| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
El Norte
 

- La montaña asturiana -

La ruta senderista más famosa de Asturias es la Ruta del Cares, desde Poncebos a Posada de Valdeón (21 Km) o a Caín (9 Km), donde lo suyo es que bajo una persistente lluvia, uno transporte como viandas el queso de Cabrales y la sempiterna sidra. La senda bordea el río Cares, el cual se vislumbra lejano, al fondo de la garganta, en un paraje espectacular. Como siempre pasa con estos lugares famosos, en temporada alta parece la Gran Vía un sábado por la tarde.

Desde Puente Poncebos también podemos ascender hasta el pueblo de Bulnes, por el único camino que comunicaba ambas aldeas, una senda espectacular para seres humanos y ganado, que tiene algún momento vertiginoso que otro. Y digo comunicaba, ya que desde hace unos años, existe la posibilidad de utilizar también un funicular que sube a través del interior de la montaña, cuyo trayecto dura 7 minutos y que rseulta bastante caro, la verdad: 24 euros ida y vuelta (precios junio 2015). Si ascendemos por el camino de toda la vida, nos posiciomanos en el barrio de abajo de Bulnes en 1hora y media, y diez minutos más si ascendemos hasta el Castillo (el Barrio de Arriba). En Bulnes existe un mirador que encara hacia el famoso Pico Urriellu, también conocido como el Naranjo de Bulnes, la altura más conocida de Los Picos de Europa.

De vuelta en Poncebos, podemos ascender por sendero o por una empinada carretera asfaltada de 1,5 Km a la aldea de Camarmeña, donde tenemos otro mirador del Pico Urriellu.

Otro clásico de la montaña asturiana es el paseo entre o alrededor, o donde te dejen las autoridades que protegen los lagos de Covadonga, Enol y Ercina. Tampoco tiene desperdicio la imponente subida (ésta en coche particular, según el horario permitido, autobuses o en taxis de servicio público) desde Cangas de Onís hasta los Lagos.

Partiendo desde la aldea de Tielve se puede realizar una ruta hasta El Estremu, lugar cercano a la carretera a Arenas de Cabrales. Durante 4 horas, el recorrido de esta travesía es cómodo y de gran belleza. También desde Tielve, y suele ser con niebla, se puede realizar una marcha de 5 horas y media hasta Arenas de Cabrales, atravesando Peña Crimienda, desde donde tendremos una extraordinaria vista sobre el profundo río Duje, Tielve y los más destacados riscos del Macizo Oriental y Central de los Picos de Europa (y de nuevo, si la niebla no lo impide). El descenso hasta Arenas de Cabrales es por un camino de fuerte empedrado, como una calzada romana en fase de desaparición. El camino también lo hemos realizado a la inversa, pero solamente hasta la llamada Cruz de Pruvia, con un desnivel de 680 m, que se hace muy cuesta arriba, nunca mejor dicho, por la supuesta calzada romana. Muchos senderos parten de Arenas de Cabrales, pero hay uno especialmente agradable que sube hasta las Eras del pueblo (a 1 hora y media ida y otro tanto la vuelta).

En Poo de Cabrales, a poco más de 2 km por carretera de Arenas de Cabrales, podemos visitar un pequeño puente medieval, un puente romano, el palacio de Cernuda (de gestión privada) y la iglesia de Santa María Magdalena.

Asentado en el límite con el Macizo Oriental de Los Picos de Europa está el pueblo de Sotres, desde donde podemos ascender a las cresterías de Cabeza Sonllanu, de 1401 m de altura y con un desnivel de 350 m, lo cual en una hora se ha ventilado.

DE PONCEBOS A BULNES

 

 

© by Diego Salvador desde 2006