| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |

Ni puerta ni sol
Un Fuenteovejuna lozoyano
Mayrit y los viajes de agua
La morada del Diablo
Las uvas de la suerte
El Kilómetro Cero
La odisea de la Mariblanca
La osa y el arbustillo
Socialistas entre Soldaditos de Pavía
Lhardy, 5 tenedores
El origen de la Plaza de Santa Ana (y otras hierbas)
El origen de las tapas
Regalía de aposento y casas de malicia
Un cementerio en la Plaza Mayor
El chaflán del monje
Autos de fe en la Plaza Mayor
La sangre de San Pantaleón
El Héroe de Cascorro
Vida de San Isidro Labrador
Más milagros de San Isidro Labrador
El cuerpo incorrupto de San Isidro Labrador
La Virgen de la Paloma
Los reyes godos
El frágil equilibrio de Felipe IV
El dilema de los huesos de Don Diego
Los Gatos de Madrid
La Virgen de la Almudena
Las murallas de Madrid
Atentado anarquista en Madrid
Madrid, puerto de mar: primera parte
Madrid, puerto de mar: segunda parte
La madriguera del Intruso
...son de Doña Manolita
El fantasma de la casa de las Siete Chimeneas
Atis y Cibeles
Los leones de la Cibeles
La leyenda del Palacio de Linares
La verdad del Palacio de Linares
El Ángel Caído
La Casa de Fieras
La Puerta de Alcalá
Románico en El Retiro (y en otros lares)
La Calle de Alcalá, cañada real
La Virgen Negra de Madrid
El extraño caso del Dr. Velasco
El extraño caso de la hija del Dr. Velasco
Los pabellones del Campo del Moro

 

 

LAS MURALLAS DE MADRID

Si alguien pensaba que en Madrid nunca hubo un amurallamiento de la ciudad tipo Ávila, se equivoca de medio a medio, porque sí que las hubo, y de gran altura, según atestigua la leyenda del Gato, aquel joven intrépido que ayudó a Alfonso VI a ocupar una pequeña ciudad fortificada manchega, Mayrit, a la cual era incapaz de hincar el diente el valiente rey castellano (lo de "Valiente" es el apodo con que ha pasado a la Historia, aunque fue famoso también por sus cuitas con el Cid Campeador).

Las primeras defensas de Madrid se remontan a época islámica, al siglo IX, siendo restauradas y ampliadas por los cristianos en el siglo XII, ante las nuevas necesidades procedentes de la expansión de la ciudad. De aquellos lejanos tiempos poco queda, sólo algunos tramos aquí y allá, que han sido excavados con cuidado. Y estos restos aparecen donde menos se lo espera uno: en paredes de tabernas del viejo Madrid, sótanos de restaurantes y hoteles y hasta en plantas bajas de casas particulares.

Situación de los restos de murallas medievales de Madrid

El tramo amurallado de mayor longitud conservado es de época musulmana, al sur de la catedral de la Almudena, enfrente de la Hornacina de la Virgen de la Almudena, en el parque Muhammad I, donde podemos contemplar un largo tramo de muralla. Las murallas que ordenó construir el emir cordobés Muhammad I en la segunda mitad del siglo IX medían entre tres y cinco metros de altura, y entre cada 20 metros de murallas, se alzaban torres de vigilancia. El parque Muhammad I, que es donde se pueden contemplar estas ruinas y los cimientos de ladrillo excavados y algunos restos más de viviendas árabes, está cerrado durante la semana, permitiéndose el acceso al público los fines de semana.

Bajo la plaza de Oriente, encontramos un aparcamiento público, que contiene restos de cosntrucciones islámicas. Para verlas, descender por las escaleras de acceso situadas frente a la Botillería del Café de Oriente. Están situadas frente a la plaza de aparcamiento nº 42, tras un panel de cristal. En este caso es un resto musulmán de atalaya o torre de vigilancia que data del siglo XI, denominado Torre de los Huesos, por haberse encontrado en sus inmediaciones restos de osamentas humanas, pertenecientes a la necrópolis islámica de Huesa del Raf. Estos vestigios defensivos fueron de lo poco que se salvó cuando se construyó el aparcamiento, debido fundamentalmente a algunas entidades culturales, que se opusieron a la total destrcucción de tan importante yacimiento medieval.

Dentro de la misma Botillería del Café de Oriente, bajando por una escalera hacia los servicios, hay una habitación con puertas de vidrio, conocida como "El Aljibe". El suelo de cristal permite la observación detallada de los cimientos de la muralla islámica. Las primitivas ruinas han sido rodeadas por los dueños del local con un pozo moderno, pero también ánforas de los siglos XV y XVI e incluso alguna romana, del siglo III d.C.

Pero también hay vestigios de las murallas árabes de Madrid bajo el Foster's Hollywood en la popular plaza de Ópera, 3 (cuyo nombre oficial es Plaza de Isabel II). Se encuentra justo antes de llegar a los servicios. Al menos los americanos han tenido el detalle de dejarnos nuestro patrimonio arqueológico en paza en este caso.

Pero hay más restos, de los que les diré los que son visitables y los que no. Todos los citados hasta ahora sí que se pueden ver.

En la Plaza de la Armería (Museo de Colecciones Reales), se encuentran 70 m de muralla árabe, que se incorporarán al Museo, cuya apertura al público se prevé para 2015. Por tanto, este tramo de momento no es visitable.

En la Calle Don Pedro 10-12 (Real Academia de Ingenieros), se halla un lienzo de 30 m de muralla cristiana. Solamete se puede visitar con permiso especial.

En la Calle de los Mancebos, 5, podemos contemplar sin problemas (vamos, que es visitable) una pequeña sección de muralla cristiana, protegida por una verja de hierro.

En el Bar Aroca (Plaza de los Carros, 3), se puede ver otro tramo de muralla cristiana dentro del afortunado local

También se puede visitar en la Calle del Almendro 15-17, en un solar ajardinado, unos 16 m de lienzo de muralla cristiana, pero en muy mal estado.

En el patio del inmueble de la Calle de la Cava Baja, 30, otro tramo de muralla cristiana, de 19 m de longitud. No se visita, excepto si algún vecino se apiada de nosotros y nos abre el portal a través del portero automático si le explicamos los motivos de nuestra estancia allí.

En la Posada del Dragón (Cava Baja, 14), bajo el suelo acristalado podemos contemplar también una pequeña sección de la muralla cristiana.

También en la Cava Baja, ahora en el nº 12, dentro del local de la Posada del León de Oro, bajo el comedor, cuyo suelo acristalado permite contemplar un tramo espectacular de la muralla cristiana que incluye parte de un cubo de defensa insertado en la misma.

En el patio del inmueble de la Calle de la Cava Baja, 10, otro tramo de la muralla del segundo recinto fortificado del Madrid cristiano. Está al fondo del recibidor, bajo cubierta de crsital de longitud. Como ocurre en el nº 30 de la misma calle, no se visita, excepto si algún vecino se apiada de nosotros y nos abre el portal a través del portero automático si le explicamos los motivos de nuestra estancia allí.

Pero sí que podemos ver algo en el Mesón La Escondía, en la Plaza de Puerta Cerrada, 6: otro trozo de muralla cristiana en el sótano.

Y queda todavía otra muralla, pero de época muy posterior. En la Ronda de Segovia, 95 (cerca de la Puerta de Toledo), podemos encontrar los restos de una sección de gran tamaño de la denominada cerca de Felipe IV. Según crecía la ciudad y se expandía más allá de las viejas murallas árabes y cristianas medievales, el Rey Felipe IV ordenó la construcción de una nueva muralla circundante, pero no con fines defensivos, sino para controlar la entrada y salida de Madrid, a fin de recaudar más eficazmente tasas de tránsito (que las arcas estaban muy necesitadas, y había que sostener constantes guerras en el exterior, encuadrada sobre todo en esa Guerra Mundial europea del siglo XVII que fue la Guerra de los Treinta Años) y controlar el paso de facinerosos (ya había muchos en Madrid por entonces) y portadores de enfermedades contagiosas. Esta cerca de Felipe IV se construyó en 1625, y se mantuvo hasta 1868, cuando hubo que desbordar los límites impuestos por Felipe por motivos demográficos. El perímetro de esa vieja muralla se corresponde actualmente a "rondas" y "bulevares" del Madrid de nuestros días (ronda de Toledo, de Valencia, Paseo del Prado, Recoletos...), y constituyen una primera circunvalación capitalina.

© by Diego Salvador desde 2006