| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |

Ni puerta ni sol
Un Fuenteovejuna lozoyano
Mayrit y los viajes de agua
La morada del Diablo
Las uvas de la suerte
El Kilómetro Cero
La odisea de la Mariblanca
La osa y el arbustillo
Socialistas entre Soldaditos de Pavía
Lhardy, 5 tenedores
El origen de la Plaza de Santa Ana (y otras hierbas)
El origen de las tapas
Regalía de aposento y casas de malicia
Un cementerio en la Plaza Mayor
El chaflán del monje
Autos de fe en la Plaza Mayor
La sangre de San Pantaleón
El Héroe de Cascorro
Vida de San Isidro Labrador
Más milagros de San Isidro Labrador
El cuerpo incorrupto de San Isidro Labrador
La Virgen de la Paloma
Los reyes godos
El frágil equilibrio de Felipe IV
El dilema de los huesos de Don Diego
Los Gatos de Madrid
La Virgen de la Almudena
Las murallas de Madrid
Atentado anarquista en Madrid
Madrid, puerto de mar: primera parte
Madrid, puerto de mar: segunda parte
La madriguera del Intruso
...son de Doña Manolita
El fantasma de la casa de las Siete Chimeneas
Atis y Cibeles
Los leones de la Cibeles
La leyenda del Palacio de Linares
La verdad del Palacio de Linares
El Ángel Caído
La Casa de Fieras
La Puerta de Alcalá
Románico en El Retiro (y en otros lares)
La Calle de Alcalá, cañada real
La Virgen Negra de Madrid
El extraño caso del Dr. Velasco
El extraño caso de la hija del Dr. Velasco
Los pabellones del Campo del Moro

 

 

EL KILÓMETRO CERO

A los pies del edificio de Gobernación, en la Puerta del Sol, se halla embutido en el bordillo de la acera una plaquita que señala el punto de partida desde donde se miden todas las distancias en las carreteras nacionales de España.

Madrid fue capital del reino desde que Felipe II así lo decidiese, en la segunda mitad del siglo XVI. Anteriormente, la Corte Real se trasladaba de una ciudad a otra, es decir, era itinerante. Pero Felipe II, que pasó gran parte de su vida en ese magnífico refugio-chabolo que se construyó para su particular asueto, el palacio-monasterio de San Lorenzo de El Escorial, cerca de Madrid, deseaba una capital ubicada aproximadamente en el mismo centro geográfico del país, más o menos equidistante de los puertos de mar peninsulares, lo que facilitaría un mejor control de las diferentes regiones. Y Madrid cumplía a la perfección esas condiciones.

Ya en época de Felipe V, el primer Borbón que sostuvo la corona hispánica en sus sienes, durante la primera mitad del siglo XVIII, se construyeron seis carreteras principales que partían de Madrid, con mojones de piedra que señalaban la distancia entre éstos y la capital. En ese momento se estableció que el punto de inicio de esas vías era la Puerta del Sol de Madrid, el punto de partida "cero". No decimos Kilómetro, porque en esos tiempos, las distancias se medían en leguas. Por tanto, en realidad la Puerta del Sol era la "legua cero", y no "kilómetro cero".

Después, según avanzó el siglo de la Ilustración, bajo el reinado de Carlos III, estas carreteras se llamaron N (de nacional), y se les asignaron números romanos desde el I al VI. Actualemente siguen siendo denominadas de esta manera.

En 1950 se instaló la placa que indica el kilómetro cero frente a Gobernación (ex-Casa de Correos), que indica el punto exacto de donde parten las carreteras nacionales. La placa es de granito y latón, muestra el mapa de la Península con un anillo que señala específicamente la Puerta del Sol, y desde donde irradian seis líneas que se dirigen hacia el litoral. En el centro de la placa dos flechas apuntan hacia Este y Oeste. En la parte inferior izquierda se halla el emblema de los Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, y a la derecha el antiguo escudo de Madrid, con un grifo y corona cívica. La placa actual sustituyó en 2009 a la de 1950, en estado bastante cochambroso ya debido a las inclemencias naturales y humanas.

Esta placa se supuso durante varios años que marcaba el centro geográfico de Madrid, hasta que en 1978 se calculó que en realidad este punto se hallaba detrás del Museo del Prado. Pero es que en el momento en que escribo estas líneas (enero 2013), se estima que el centro se halla en la intersección de las calles de Goya y Serrano, pero no hay ninguna señal que indique este hecho. Como la ciudad permanece constantemente en movimiento, ese punto debe cambiar constantemente. El que no se modifica es el punto geográfico que señala el centro de la Península, que no es otro que el Cerro de los Ángeles, situado a algunos km al sur de Madrid.

Además de ser kilómetro cero de las carreteras radiales nacionales, la Puerta del Sol también es la referencia para numerar los portales de todas las calles de la ciudad, de tal forma que el número 1 de cualquier vía urbana madrileña es el que está más cercano geográficamente a la Puerta del Sol. La numeración aumenta en función de la lejanía de la gran plaza madrileña.

 

© by Diego Salvador desde 2006