| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |

Ni puerta ni sol
Un Fuenteovejuna lozoyano
Mayrit y los viajes de agua
La morada del Diablo
Las uvas de la suerte
El Kilómetro Cero
La odisea de la Mariblanca
La osa y el arbustillo
Socialistas entre Soldaditos de Pavía
Lhardy, 5 tenedores
El origen de la Plaza de Santa Ana (y otras hierbas)
El origen de las tapas
Regalía de aposento y casas de malicia
Un cementerio en la Plaza Mayor
El chaflán del monje
Autos de fe en la Plaza Mayor
La sangre de San Pantaleón
El Héroe de Cascorro
Vida de San Isidro Labrador
Más milagros de San Isidro Labrador
El cuerpo incorrupto de San Isidro Labrador
La Virgen de la Paloma
Los reyes godos
El frágil equilibrio de Felipe IV
El dilema de los huesos de Don Diego
Los Gatos de Madrid
La Virgen de la Almudena
Las murallas de Madrid
Atentado anarquista en Madrid
Madrid, puerto de mar: primera parte
Madrid, puerto de mar: segunda parte
La madriguera del Intruso
...son de Doña Manolita
El fantasma de la casa de las Siete Chimeneas
Atis y Cibeles
Los leones de la Cibeles
La leyenda del Palacio de Linares
La verdad del Palacio de Linares
El Ángel Caído
La Casa de Fieras
La Puerta de Alcalá
Románico en El Retiro (y en otros lares)
La Calle de Alcalá, cañada real
La Virgen Negra de Madrid
El extraño caso del Dr. Velasco
El extraño caso de la hija del Dr. Velasco
Los pabellones del Campo del Moro

 

 

SOCIALISTAS ENTRE SOLDADITOS DE PAVÍA

Casa Labra, en la calle de Tetuán, nº 12 enfrente de el Corte Inglés de Sol, es una vieja taberna con más de 150 años de historia, pues se fundó en 1860. Y en ella, el 2 de mayo de 1879, un grupo de personas se reunió para comer y beber, pero no sólo para eso, sino para poner en marcha el proyecto socialista en España. Por entonces, esa reunión se consideró en los círculos de mentes biempensantes toda una conspiración, y había sido resultado de conversaciones previas mantenidas en algunos famosos cafés de la época, como los hoy desaparecidos Café Brillante y el Café de Lisboa, ambos ubicados en la Puerta del Sol. No obstante Casa Labra permanece y tiene el honor de ser el lugar donde se fundó el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), actualmente un poco de capa caída como consecuencia del desgaste ocasionado por el ejercicio del poder y por la crisis lacerante que nos aqueja (escribo esto en enero de 2013). En esas conversaciones, estas personas, portavoces de grupos trabajadores, presionaban para crear una organización política que defendiese sus derechos.

Y así, en el piso superior de Casa Labra se reunieron trabajadores de una imprenta, cuatro médicos, un científico, dos joyeros, un zapatero (sic) y un marmolista. Tras horas de debates y discursos relativos a la lucha de clases y de como plantar cara de forma eficaz a las clases oligarcas, y de hablar concienzudamente de las injusticias sociales que proliferaban por doquier (algo semejante va ocurriendo de día en día en nuestro entorno habitual), se propuso la implantación de un programa político más o menos radical que propugnase un cambio real para la clase obrera. El programa, un poco subido de tono para la época y para los patronos y las clases pudientes, incluía nada más y nada menos que el derecho a la huelga (ése mismo que algunos hoy pretenden revisar), la prohibición del trabajo infantil para niños menores de 9 años (¡cómo estaba el patio!), la construcción de escuelas gratuitas y otras mejoras para los obreros. Nada del otro mundo desde nuestro prisma (de momento), pero harto significativo desde los parámetros de aquel tiempo. El tipógrafo Pablo Iglesias, presidente de la Federación Tipográfica Española, asociación de armas tomar, fue elegido primer presidente del PSOE. Iglesias mantuvo el cargo hasta su muerte en 1925, llegando a ser diputado en las Cortes del sistema canovista. El partido fundado en Casa Labra, tras una reunión secreta, fue finalmente legalizado por el Gobierno en 1881.

La decoración actual de Casa Labra continúa siendo la original, con su vieja barra de madera, el techo pintado y los refranes de las paredes. Yo recuerdo haber ido alguna vez con mis padres a tomar un soldadito de Pavía, las celebérrimas porciones de bacalao frito, especialidad de la casa, y estar el sitio abarrotado, de tal forma que sólo se puede pedir en la barra tras ganar la posición con denuedo. Una placa a la izquierda de la entrada, en la fachada del edificio, recuerda que allí, y solamente allí, se fundó el Partido Socialista Obrero Español.

 

© by Diego Salvador desde 2006