| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |

Ni puerta ni sol
Un Fuenteovejuna lozoyano
Mayrit y los viajes de agua
La morada del Diablo
Las uvas de la suerte
El Kilómetro Cero
La odisea de la Mariblanca
La osa y el arbustillo
Socialistas entre Soldaditos de Pavía
Lhardy, 5 tenedores
El origen de la Plaza de Santa Ana (y otras hierbas)
El origen de las tapas
Regalía de aposento y casas de malicia
Un cementerio en la Plaza Mayor
El chaflán del monje
Autos de fe en la Plaza Mayor
La sangre de San Pantaleón
El Héroe de Cascorro
Vida de San Isidro Labrador
Más milagros de San Isidro Labrador
El cuerpo incorrupto de San Isidro Labrador
La Virgen de la Paloma
Los reyes godos
El frágil equilibrio de Felipe IV
El dilema de los huesos de Don Diego
Los Gatos de Madrid
La Virgen de la Almudena
Las murallas de Madrid
Atentado anarquista en Madrid
Madrid, puerto de mar: primera parte
Madrid, puerto de mar: segunda parte
La madriguera del Intruso
...son de Doña Manolita
El fantasma de la casa de las Siete Chimeneas
Atis y Cibeles
Los leones de la Cibeles
La leyenda del Palacio de Linares
La verdad del Palacio de Linares
El Ángel Caído
La Casa de Fieras
La Puerta de Alcalá
Románico en El Retiro (y en otros lares)
La Calle de Alcalá, cañada real
La Virgen Negra de Madrid
El extraño caso del Dr. Velasco
El extraño caso de la hija del Dr. Velasco
Los pabellones del Campo del Moro

 

 

EL ÁNGEL CAÍDO

El Ángel Caído es una fascinante escultura ubicada en el madrileño parque del Retiro, en la rotonda que hay entre el Paseo del Duque de Fernán Nuñez y el Paseo de Cuba. Representa a Lucifer, quien en la magna obra del poeta inglés del siglo XVII, John Milton, "El Paraíso Perdido", era uno de los ángeles de mayor enjundia del Cielo, el "portador de la luz", cuyo orgullo y envidia le llevaron a una lucha perdida de antemano, que le valió ser expulsado del Cielo por Dios y condenado al Infierno.

La modeló Ricardo Bellver (1845-1924), brillante alumno de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, durante un estancia con beca en Roma en 1876. Remitió la escultura en escayola para su aprobación por las graves autoridades de tan augusta institución, recibiendo la Medalla de Primera Clase en la Exposición Nacional de Bellas Artes, de Madrid (1878). Dado el enorme éxito de la obra, y por su propia calidad intrínseca, se envió a París, donde se fundió en bronce, obteniendo el Primer Premio en la Exposición Universal de París, siendo aclamada con entusiasmo. No era para menos.

En aquella época, el Duque de Fernán Nuñez adquirió la obra y quiso colocarla en un lugar de honor, en un cruce de caminos que se construía en el Retiro. ¡Pero con la iglesia hemos topado, amigo Sancho! Para muchas mentes bien pensantes de la época era inconcebible erigir un monumento a Lucifer, y menos en un espacio público. Fernán Nuñez no se arredró ante la carpetovetónica acometida y trató de convencer al público y a las autoridades competentes que lo mejor para una obra tan magistral es que pudiese contemplarse en un espacio público. Así que se montó sobre un pedestal rodeado por una fuente de la que manaba agua a través de 8 cabezas que semejaban gárgolas. El magnífico monumento fue inaugurado en 1885.

Bellver concibió su Ángel Caído como un joven alado y desnudo, agónico y enroscado por una serpiente que le arrastra hacia el Averno. La estatua tiene sus leyendas. Dicen que se erige en un lugar elevado exactamente 666 m sobre el nivel del mar. 666 es el número de la Bestia, habitualmente relacionado con Satanás y el Anticristo. Marco y Peter Besas, autores del sorprendente libro "Madrid Oculto", decidieron comprobar esta magnitud, y la altitud que descubrieron no era 666 m, sino 665,424 m. En todo caso, sorprendente.

La serpiente que rodea a Lucifer no es una serpiente corriente y moliente. No es fácil verlo, ya que la escultura está lo suficientemente alta como para no poder fijarse en esos detalles, pero tiene 7 cabezas, quizás porque el 7 representa plenitud, en este caso la plenitud del Mal, el mal absoluto.

Durante la Guerra Civil del 36, recibió impactos de bala, que todavía pueden verse, si logramos acercarnos lo suficiente con unos prismáticos.

¿Es la única estatua dedicada a Lucifer en el mundo? Lucifer era un ángel específico, con jerarquía propia dentro de los ángeles, expulsado del Cielo por rebelarse contra Dios, pero es distinto a Satanás, el Diablo, aunque a veces se confundan los términos.

En Santa Cruz de Tenerife existe también un "Monumento al Ángel Caído". En Turín (Italia) existe una fuente que dicen representa a Lucifer, el ángel portador de la luz. En Aachen (la antigua Aquisgrán), en Alemania, hay un gracioso conjunto escultórico en el que aparece un diablo frustrado en el suelo mientras una campesina parece regañarle, pero no es Lucifer, sino el Diablo. En La Habana sí que hay otra estatua en homenaje al Ángel Rebelde, que sí que representa a Lucifer. Este no ha sido todavía derribado por la ira de Dios, ya que aparece en pleno momento de ira, con el puño levantado y maldiciendo. Y alguno más habrá por ahí que no hemos logrado identificar.

© by Diego Salvador desde 2006