| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |

Ni puerta ni sol
Un Fuenteovejuna lozoyano
Mayrit y los viajes de agua
La morada del Diablo
Las uvas de la suerte
El Kilómetro Cero
La odisea de la Mariblanca
La osa y el arbustillo
Socialistas entre Soldaditos de Pavía
Lhardy, 5 tenedores
El origen de la Plaza de Santa Ana (y otras hierbas)
El origen de las tapas
Regalía de aposento y casas de malicia
Un cementerio en la Plaza Mayor
El chaflán del monje
Autos de fe en la Plaza Mayor
La sangre de San Pantaleón
El Héroe de Cascorro
Vida de San Isidro Labrador
Más milagros de San Isidro Labrador
El cuerpo incorrupto de San Isidro Labrador
La Virgen de la Paloma
Los reyes godos
El frágil equilibrio de Felipe IV
El dilema de los huesos de Don Diego
Los Gatos de Madrid
La Virgen de la Almudena
Las murallas de Madrid
Atentado anarquista en Madrid
Madrid, puerto de mar: primera parte
Madrid, puerto de mar: segunda parte
La madriguera del Intruso
...son de Doña Manolita
El fantasma de la casa de las Siete Chimeneas
Atis y Cibeles
Los leones de la Cibeles
La leyenda del Palacio de Linares
La verdad del Palacio de Linares
El Ángel Caído
La Casa de Fieras
La Puerta de Alcalá
Románico en El Retiro (y en otros lares)
La Calle de Alcalá, cañada real
La Virgen Negra de Madrid
El extraño caso del Dr. Velasco
El extraño caso de la hija del Dr. Velasco
Los pabellones del Campo del Moro

 

 

LHARDY, 5 TENEDORES

Lhardy es uno de los restaurantes más antiguos de Madrid, pues fue fundado en 1839 en la Carrera de San Jerónimo, 8. Ha llovido mucho desde entonces. En ese año, todavía toreaba Cuchares, había aguadores en las calles y acababa de ver la luz la zarzuela. Aquel año se fundó también la Caja de Ahorros de Madrid, se repitió en el balcón de la villa el abrazo de Vergara que puso fin definitivamente a la primera Guerra Carlista y comenzaron a publicarse las primeras revistas ilustradas de España.

Durante sus más de 170 años, han pasado por sus salones los personajes más importantes de la capital, que han degustado primero sus deliciosos pasteles a la usanza de la refinada confitería francesa, para posteriormente disfrutar de uno de los restaurantes más exclusivos y elegantes de la Villa y Corte. Todavía mantiene una tienda a pie de calle, decorada "a la decimonónica", donde se venden todavía pasteles y el famoso consomé caliente de Lhardy. Esta costumbre de tomar el caldo en los meses de invierno pretende reanimar el espíritu, restaurer en francés original, palabra de la que proviene el vocablo "restaurante". Cocido y croquetas también tienen merecida fama. Existe además una pequeña vitrina redonda de cristal, donde se pueden abrir unos pequeños compartimentos y servirse los variados hors d'oeuvres (entremeses). también podemos contemplarnos en el gran espejo que cuelga en un extremo del local, igual que ha reflejado las imágenes de tantas y tantas personas a lo largo de sus muchas décadas de existencia.

En el exterior de la tienda, una puerta da acceso a las escaleras que suben al piso superior donde se halla el restaurante. En sus pintorescos salones han comido celebridades de todo pelaje, desde reyes hasta afamados escritores. La sala más famosa es el Salón Japonés, construido en una época en que lo oriental estaba de moda. Contunúa siendo el lugar predilecto de muchas celebrities (como dicen en los programas televisivos de moda).

la fachada exterior de Lhardy fue reformada en 1880, y fue el decorador Rafael Guerrero quien quiso mantener el ambiente hogareño anterior, pero añadiendo nuevos elementos como los paneles de caoba que se trajeron desde Cuba.

El fundador del local fue un francés de origen suizo, Émile Huguenin, que había aprendido el oficio de repostero en Besançon y que se perfeccionó como cocinero en Paris. Desplazado a Burdeos, coincidió con muchos exiliados españoles, de ideología liberal. Posiblemente el hispanófilo Prosper Merimée propuso a Huguenin buscar fortuna en Madrid y allí se instaló como pastelero, negocio que después se transformó en restaurante, al que denominó Lhardy, nombre que puede proceder de la imitación del Café Hardy en París. Sea como fuese, el caso, es que a la muerte del fundador en 1887, su hijo Agustín adoptó el apellido Lhardy como propio. Agustín Lhardy dirigió el restaurante hasta 1918, año en que lo traspasó a su yerno Adolfo Termes. Posteriormente, éste lo vendió a dos socios Milagros Novo y Javier Pagola, cuyos descendientes directos continúan llevando el negocio actualmente.

 

© by Diego Salvador desde 2006