El poblado carpetano de La Gavia

publicado en: Arqueología y hábitat | 0

El poblado carpetano de La Gavia

Las excavaciones en el poblado carpetano de la Gavia, asentamiento situado sobre un cerro en la Villa de Vallecas (Madrid) han sacado a la luz cuatro fases de ocupación: Paleolítico, II Edad del Hierro, tardoantigüedad y guerra civil española. La que corresponde a la II Edad del Hierro, posee vestigios de poblamiento continuado desde el siglo IV a.C. hasta el I d.C.

Poblado carpetano de la Gavia. Vista aérea

Las obras del AVE

Las obras del tren de alta velocidad (AVE) Madrid-Barcelona fue la causa de la actuación arqueológica sobre este asentamiento. El urbanismo del enclave se adaptó a la superficie de la cima del cerro, y sus habitantes rodearon con una muralla el perímetro de la elevación, que forma una especie de peninsulilla junto al arroyo de Las Barranquillas. Hubo dos calles que se adaptaron a la forma elipsoidal del cerrete. Se han detectado estructuras a las afueras del poblado que pudieron ser utilizadas para actividades artesanales, y otras, en cambio, podrían relacionarse con actividades agrícolas y ganaderas. Pérez de Barradas, Obermaier y Wemert recogieron en 1919 útiles de sílex tallados aquí. Fuidio (1934) se refiere a numerosos fragmentos de cerámica anaranjada con decoración de pintura en círculos, y algún fragmento de terra sigillata.

El núcleo subsidiario de Casas de Murcia

A un Kilómetro escaso, sobre el pequeño cerrete de Casas de Murcia se han encontrado también restos de cerámicas pintadas, que sugieren la utilización de este espacio cercano por los habitantes de la Gavia, a modo de dependencias auxiliares. ¿Una segunda vivienda de fin de semana?. Muy próxima al núcleo principal nos parece para estos menesteres, más bien pudieron contener instrumental adecuado para actividades agropecuarias.

El hábitat

En la Gavia han sido constatados restos de estructuras similares a otros asentamientos del ámbito carpetano: zócalos de piedra recrecidos con paramentos de adobe, postes y vigas de madera para sujetar la techumbre a dos aguas de ramaje mezclado con barro. El yeso, material omnipresente en la zona, se utilizó en este poblado exclusivamente para cubrir los bancos y tal vez los zócalos de piedra, ya que su uso como argamasa no se conoció hasta época romana. Los suelos de las viviendas estaban formados por tierra apisonada. Se han encontrado restos de escaleras y bancos, un silo para almacenar cereal y algunos hogares en el centro de las viviendas excavadas.

La cerámica

Entre la cerámica importada documentada en la Gavia destacan varias vasijas de barniz negro ático, procedentes de Grecia, del siglo IV a.C., y las campanienses, o barniz negro itálico, con fechas estimadas entre finales del siglo II a.C. y la mitad del siglo I a.C. Entre estas últimas destaca el hallazgo de una lucerna. Y más productos de importación: alfares de barniz rojo púnico, y algunas otras que sitúan la fase principal del yacimiento entre los siglos IV al II a.C. Del siglo I d.C. parecen ser los fragmentos de terra sigillata.

Entre la cerámica local, aparecen los siguientes descubrimientos. La mayor parte de los fragmentos cerámicos pertenecían a grandes recipientes, como tinajas jaspeadas y otras estampilladas y con incisiones, de época romana republicana, que sirvieron como almacén. Como novedad se han encontrado piezas afines con la cerámica de la Meseta Norte, en concreto, algunas de tonos grisáceos que imitan brillos metálicos, y otras más decoradas con motivos numantinos pintados. También ha aparecido un tipo de cerámica pintada romana de tradición indígena, conocido como “Meseta Sur”, sobre todo cuencos y platos pertenecientes a la vajilla doméstica.

Objetos metálicos

Entre los objetos metálicos siderúrgicos del yacimiento vallecano, encontramos muchos clavos, manejados en carpintería doméstica, pero los restos mejor conservados pertenecen a cuchillos curvos afalcatados, similares a las falcatas  ibéricas, pero de menor tamaño. También se han localizado fíbulas de bronce.

Datación y poblamiento

A la luz de estos hallazgos materiales, los investigadores, con ayuda de técnicas de datación absoluta, han llegado a concluir que la vida en el poblado pudo iniciarse hacia el siglo IV a.C. (fecha en que se datan los artefactos excavados más antiguos) y perduró hasta el siglo I de nuestra era. Sus primeros pobladores eligieron un pequeño espolón desde el que se visualizaba la cercana vega del río Manzanares. Estuvo rodeado por un muro y sus características estructurales son las propias de los núcleos amurallados de los valles fluviales del centro peninsular en la II Edad del Hierro, según ha propuesto Dionisio Urbina.

Pero la Gavia tiene la peculiaridad de permanecer incólume y habitada, al menos hasta el siglo I a.C., y vio como enclaves semejantes, como Plaza de Moros, se hundían en la miseria y desaparecían violentamente en tiempos de la Segunda Guerra púnica y de los acontecimientos que siguieron y que desembocaron en la conquista romana de la Meseta. Con toda probabilidad los romanos permitieron la continuidad de un poblado con estas características defensivas por no constituir a su juicio peligro alguno o bien por el escaso interés del invasor en estas regiones depauperadas. La Gavia no fue abandonada por destrucción, sino paulatinamente, consecuencia del avance de nuevas modas y condiciones socioeconómicas que permitieron moderados avances en el hábitat y maneras de vivir de la población.

Centro comercial

La Gavia pudo ser un incipiente centro comercial (de hecho ahora lo es) que distribuía los productos que llegaban al área aprovechando la vía fluvial del Tajo, como sugiere la presencia de cerámicas áticas, campanienses y púnicas de barniz rojo. Pero también debieron existir ciertos intercambios comerciales con la Meseta Norte, utilizando los pasos montañosos del Sistema Central, no en vano han sido halladas numerosas piezas cerámicas características del valle del Duero, como las de tipo numantino.

Poblado carpetano de la Gavia. Actual centro comercial

Romanización

Los arqueólogos que han excavado este yacimiento durante la última década del siglo XX y la primera del XXI, proponen que la romanización sería más tardía de lo que sugiere la temprana presencia de cerámica campaniense. Dionisio Urbina las considera como productos exóticos en poblaciones que aún conservan una forma de vida indígena. Podrían proponerse como un objeto de lujo o prestigio en determinadas familias con ánimo de distanciarse de otras rivales o simplemente  de los convecinos con menos posibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *