Organización territorial romana en Hispania según Plinio el Viejo

publicado en: Territorio | 0

La organización territorial romana en Hispania según Plinio el Viejo. Plinio el Viejo, cuando se extiende a sus anchas sobre la compleja situación jurídica de las ciudades bajo el yugo romano (colonias, ciudades romanas, ciudades de derecho latino, ciudades tributarias, etc, etc…), utiliza adjetivos que terminan en –ensis, -anus, e –itanus, que implican nombre de ciudadanos, y no de topónimos. Además Plinio reconoce niveles de organización política superiores a las ciudades, y en Hispania distingue regiones a las que nombra con un apelativo colectivo correspondiente a un pueblo o bien por nombres de pueblo declinados en genitivo plural: Cantabrorum, Cessetania, Contestania, Ilergetum,…, formas que aparecen junto a la palabra regio. Quizás en las zonas a las que se refiere el naturalista romano, se recuerda con cierta nostalgia el nombre de ancestrales territorios ocupados por tribus, pueblos, etnias, etc, etc.

Sin embargo, Plinio usa otras formas para referirse a diferentes colectivos, esta vez, sin la palabra regio y con términos que acaban en –ia: Carpetania, Celtiberia y Lusitania. Lusitania concuerda con una denominación de provincia romana, Celtiberia se refiere vagamente a las tierras que comprenden las cuencas altas del Guadiana, Tajo y Duero. Carpetania sí que parece referirse a algún viejo nombre tribal muy determinado y que pervive en el recuerdo de sus pobladores, y que debería pertenecer a las regiones según el punto de vista conceptual de Plinio.

Plinio el Viejo

 Plinio observa organizaciones políticas diferentes para la Hispania que está bajo influencia ibérica, donde el autor incluye la mayoría de las regiones, excepto las de Astures y Cántabros, y la zona celtibérica, de estructura jerárquica distinta sobre todo en el caso del conventus Clunienses. Clasifica en Galicia y Asturias como conventus romanos, a los Astures, Lucenses y Bramares y dependientes de estas organizaciones superiores, se manifiestan oppida, civitates, y populi, que en su mayoría son denominaciones de pueblos en plural.

En resumen, Plinio presenta un cuadro coherente del panorama ideológico desplegado por Augusto y sus más estrechos colaboradores, a pesar de la diferencia de época, puesto que Plinio escribe al final de la época julio-claudia y durante la etapa flavia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *