Lugares de habitación carpetanos

publicado en: Arqueología y hábitat | 0

Lugares de habitación carpetanos

Lugares de habitación carpetanos. Restos de viviendas en el Llano de la Horca
Restos de viviendas en el Llano de la Horca

Entre los siglos V y I a.C., la arquitectura de los lugares de habitación carpetanos sufre una evolución apreciable, al igual que otras estructuras urbanas. En general, el espacio doméstico adquiere por fin una solidez bien definida, que se plasma en la construcción de edificios cimentados sobre piedra, indicador de la estabilidad de la población en un territorio más o menos fértil, basada en una economía agropecuaria, y complementada con actividades artesanas destinadas al autoabastecimiento. Esta fiebre, esta metamorfosis constructora impondrá a la larga el progresivo abandono de los incómodos fondos de cabaña que albergaron durante siglos estructuras perecederas, o al menos su construcción marginal y residual, puesto que aún se levantaron cabañas en fechas tan tardías como el siglo III a.C. Siempre hay elementos irredentos al acecho en cualquier comunidad humana que no disfrutan de los adelantos técnicos por razones no del todo esclarecidas.

En los lugares de habitación carpetanos persisten los mismos prototipos conocidos desde finales de la Prehistoria, durante los siglos VI o V a.C. De hecho, entre la mitad del siglo V e inicios del IV a.C., en el área carpetana la gente continúa ocupando habitualmente cabañas construidas con materiales perecederos. Las primeras construcciones sólidas, habitaciones de planta rectangular, con zócalos de piedra sin trabajar y alzados de adobe, son tardías, e iniciadas a comienzos del siglo III a.C. y constan de habitaciones independientes entre sí. Los núcleos domésticos o familiares están formados por una o más estructuras en las que a veces se detectan, además de su función de vivienda, otras actividades privadas. Estas formas de vida se mantendrán sin grandes cambios hasta época romana.

Frente a la precariedad arquitectónica detectada antes del siglo III a.C., contrasta el hecho de que la cerámica, en cambio, sea de buena factura técnica, predominando en general en los yacimientos las cerámicas a torno, que demuestra una dilatada y fructífera tradición alfarera en las comunidades prerromanas. Pero este grado de desarrollo técnico que muestran las producciones cerámicas no tiene parangón en otras tecnologías, como la metalurgia, que suele ser doméstica, elaborada de forma artesanal en espacios dedicados a ese fin. Se han documentado pequeños hogares, hornos o tortas de fundición. Son los diferentes lugares de habitación carpetanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *