Los musulmanes en la región de Madrid en el siglo VIII

publicado en: Hijos de Mayrit | 0

El Islam llegó en fechas tempranas a la región madrileña. Esta afirmación queda constatada por las excavaciones arqueológicas que han sacado a la luz una casa campesina en Los Navalvillares (término municipal de Colmenar Viejo). Los alrededores de Colmenar Viejo están plagados de restos de época visigoda, pero este hábitat descubierto es el más antiguo de Al-Andalus, según Juan Zozaya. Posiblemente muchas viviendas de la zona continuaron siendo habitadas por los mismos pobladores, convertidos o no al islam, que coexistirían con nuevos grupos venidos del sur. Otro vestigio que nos habla de la temprana ocupación de la región madrileña por los musulmanes es un dírham acuñado en una fecha tan temprana como el 711, que documenta la ocupación de la región en los años inmediatamente posteriores a la invasión. En concreto se encontró en las excavaciones de la aldea de Navalvillar en Colmenar Viejo.

Dirhem Navalvillar
El dírham encontrado en el yacimiento de Navalvillar (Colmenar Viejo). Imagen obtenida del panel informativo del yacimiento.

En un primer momento, y según constatamos para época visigoda, el poblamiento durante el siglo VIII, debió ser disperso, encarnado en las grandes fincas de los grandes terratenientes a quienes había tocado en suerte el reparto de las tierras conquistadas. Fue algo después, cuando se fueron creando pequeños núcleos, de mayor tamaño según nos internamos en el siglo IX y nos aproximamos a la actuación del emir edificador Muhammad I.

 

Juan Zozaya opina que la creación de enclaves de población fueron favorecidos por las encomiendas de tiempos de al-Hakam I, como Qal`at ‘Abd al-Salam (Alcalá la Vieja) o Qal`at Jalifa (Calatalifa, cerca de Villaviciosa de Odón). La primera fortaleza tomó el nombre del caudillo a quien se “encomendó” la defensa, Abd al-Salam en el caso de la vieja posición alcalaína. En cuanto a la segunda fortaleza, Jalifa es Califa (después veremos el porqué) y a él se refirió la denominación de la fortaleza sobre el río Guadarrama. Cuando las plazas fuertes se integraron dentro de la administración emiral primero y califal después, mutaron de nombre, tomando por ejemplo la alcalaína el nombre del río que controlaba, el Henares.

Aldea de Navalvillar
Vista del yacimiento visigodo de Navalvillar (Fotografía del autor)

El poblamiento pudo ser más intenso en la zona del Jarama, donde ya se habían creado numerosos asentamientos en época romana y visigoda. Y alguno que otro en período carpetano. El centro neurálgico de la zona era Talamanca. Torrecilla de Santorcas, Uceda y Cubillas de Uceda, en Guadalajara, ocuparon posiciones secundarias. Próximas a la ciudad de Madrid tenemos Algete, Cobeñas, La Marañosa, San Martín de la Vega, Paracuellos[1], Torrejón, Barajas, Mejorada del Campo, el cerro Almodóvar (Vallecas). Todos ellos fueron también centros de poblamiento islámico. A poniente, Olmos, Canales y Batres por el frente del río Guadarrama, y posiblemente el primer enclave de Alcorcón. Y más al oeste todavía, quizás fuese islámico también otro enclave en San Martín de Valdeiglesias. Madrid estaba situado en el camino que unía Mérida con Zaragoza y Lérida, que atravesaba plácidamente Calatalifa, Alcorcón, la misma Madrid, Barajas, Torrejón de Ardoz, Alcalá de Henares, Azuqueca y Guadalajara, potentes fortificaciones construidas a base de robustos sillares de sílex.

Paulatinamente, los valles vecinos se fueron poblando, generándose al mismo tiempo un sólido sistema defensivo, pues es bien sabido que un territorio se ocupa eficazmente cuando aumenta la densidad demográfica. Este sistema demográfico madrileño se basó en la existencia de estas fortalezas, que protegían vías y caminos, pero también en zonas de explotación económica de prosperidad variable.

[1] En Paracuellos hay varios topónimos relacionados con la presencia islámica en el lugar, como por ejemplo: Valdemahoma, Fuente de la Mora o Pelo de Moro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *