La polémica sobre la identidad carpetana

publicado en: Historiografía y fuentes | 2

La polémica sobre la identidad carpetana

Según el arqueólogo Torres Rodríguez hay dos tendencias en los estudios sobre las características del pueblo carpetano, que originan cierta polémica sobre la identidad carpetana:

Postura normativista e historicista[1].

Polémica sobre la identidad carpetana. Familia carpetana idealizada

Se estudian las características materiales y se comparan con las de pueblos limítrofes, pero sin deducir el funcionamiento y la articulación de la sociedad. Sus representantes se basan en los fósiles-guía, la cerámica jaspeada en este caso, que individualiza a los carpetanos como pueblo. El hallazgo de las cerámicas de estilo ibérico en los yacimientos supondría la influencia de pueblos más desarrollados tecnológicamente, sin tener en cuenta la propia idiosincrasia y evolución interna de los grupos carpetanos. Este tipo de estudios además aprecia en demasía los datos de las necrópolis, los rituales funerarios y el poblamiento. Se tiende a la mera descripción del objeto, y ausente la dificultosa interpretación, se presentan una serie de incógnitas estructurales:

  • Se identifica un grupo con su cultura material, sin intentar siquiera un mínimo conocimiento del funcionamiento interno de la sociedad estudiada.
  • Cuando se modifica la morfología de un objeto, es interpretado como un cambio cultural de procedencia foránea en la colectividad, obviando las metamorfosis internas que se puedan producir en la sociedad sin que se plasmen en la cultura material o las mutaciones en el registro arqueológico que no supongan transformaciones en las creencias y modus vivendi del grupo.
  • En todo caso no se cuestionan las causas que han producido las alteraciones en el registro arqueológico. Han ocurrido sin más.

Como consecuencia, la manifiesta incapacidad para definir la hipotética o presunta identidad carpetana, y la respuesta más extendida es la de considerar la Carpetania como un cruce de influencias externas y encrucijada de tradiciones donde es difícil definir elementos culturales internos.

Dinámica interna de la sociedad carpetana

Una segunda tendencia que trata de explicar la verídica dinámica interna de la sociedad carpetana de la Segunda Edad del Hierro, que da un paso adelante respecto a la anterior. Las interpretaciones parten del profundo análisis de las fuentes grecorromanas y del registro arqueológico. Las alianzas personales entre los jefes tribales avalan y aseguran las relaciones comerciales y el sistema de trashumancia en la Carpetania, según Sánchez-Moreno (2002). En fin, este investigador muestra la Carpetania como una sociedad viva y activa, y supera la tan traída y llevada unidad territorial y cultural, acercándose a la marcada división en bandas o cuadrillas, en clanes, que el registro arqueológico se encarga de revelar con mayor asiduidad y eficazmente.

Otros planteamientos desde un punto de vista arqueológico

Otros planteamientos arqueológicos se asientan en la ausencia de evidencias demostrables de jerarquización social o distinciones en la riqueza de las tumbas de las necrópolis o comparan estas necrópolis con aquellas que sí que las diferencian. Los muertos carpetanos en su mayoría son muy democráticos: todos igual… de pobres… Dentro de esta “tercera vía”, Dionisio Urbina defiende un “autoctonismo[2] representado por la evolución del hábitat, simbolizada por la convivencia de asentamientos en llano con poblados en alto, que desplazarían con el tiempo a los asentamientos en llano originales.

[1] Historicismo: tendencia filosófica, inspirada en las ideas de Benedetto Croce y Leopold von Ranke, que considera toda la realidad como el producto de un devenir histórico.

[2] Autoctonismo: corriente que defiende la importancia del sustrato receptor sobre las culturas foráneas. Los nuevos elementos sólo se adoptan donde dan una transformación conveniente a esta sociedad, en especial a las élites.

2 Respuestas

  1. Misael Carpio

    Todo comenzó por saber la historia del apellido Carpio, que me remontó a Bernardo del Carpio. Lo cual evidenció que era un apellido de origen toponímico, hay muchos lugares en España llamados “El Carpio”. No es muy verosímil que el significado de este apellido derive del griego karpos que es semilla. después encontré este libro: “Del origen y principio de la lengua castellana, o romance que oy se usa en la lengua castellana” de Bernardo Aldrete donde dice que al río Guadalquivir anteriormente se le conocía como Carpias, según dice el autor ahí radicaron los carpesios y carpetanos y que las carpias eran las ciudades que hacían los romanos para defender la ribera del río. Mi pregunta es: Tiene alguna relación -aunque sea etimológica- el apellido Carpio con la Carpetania o carpetanos?

    • diesalvado2

      Buenas tardes, Misael.
      En primer lugar, muchas gracias por su consulta. Por lo que yo sé, la raíz carp* tanto de carpetanos como de carpio podría proceder del fenicio kart*, relacionado con lugares de habitación. De hecho, el nombre de la ciudad de Cartago etimológicamente proviene de la voz Kart-Haddash, que significaba “ciudad nueva”. Destacados arqueólogos y antropólogos españoles consideran que los carpetanos son los “habitantes de los escarpes”. En cuanto a Carpio, hay numerosas alusiones en castellano a lugares en alto. Bernardo del Carpio vendría a significar que este personaje habitaba en un alto, en un cerro, promontorio o escarpe. Y como he dicho antes, pueden proceder de la misma raíz. Por ello, creo que sí, que hay relación entre el apellido Carpio y los antiguos carpetanos en cuanto a la raíz del nombre, que estaría relacionado con la vivienda en lugares altos. Espero haber satisfecho su curiosidad. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *