El significado de vettón. Etnónimo y onomástica

publicado en: Historiografía y fuentes | 0

El significado de vettón. Etnónimo y onomástica

En este post vamos a conocer el significado de vettón como etnónimo y algo de la onomástica de este pueblo mesetario.

Las cosas de Untermann

Como bien dice Untermann (1992), un etnónimo “es el nombre propio de un etnos, de una agrupación étnica, de una tribu o de un pueblo”. Pero el mismo autor alemán señala también que “la definición de etnónimo es tan imprecisa y tan vacilante como lo son las definiciones de etnos, tribu, pueblo”.

Untermann define finalmente la unidad étnica como un grupo humano de nombre común que convive en un territorio que constituye una “comunidad económica” que comparte una serie de elementos, que resumiremos en dos:

  1. rasgos geográficos”:“la forma y la extensión del domicilio” o “una condición natural que delimite el espacio”
  2. rasgos sociales”: una“comunidad de origen”, una “comunidad religiosa” o una “comunidad política.

El lingüista alemán Jürgen Untermann, premiado con el premio Príncipe de Viana en 2010

Etimología de “vettón”

Vettones es un etnónimo latino, que corresponde a la palabra griega ´Ouéttones. Pero el origen de ambas palabrejas procede muy probablemente de un término céltico. Veamos cuál puede ser el significado de vettón.

Según García Alonso, el término Vettones se ha relacionado con la raíz indoeuropea *wegh-, que significa “mover”, “tirar”, “viajar”, de la que procede el latín veho, del que deriva nuestro “vehículo” . En céltico está atestiguado en el antropónimo galo Vecti-(rix); en galés como gweith y en irlandés antiguo como fetch, significando en ambas lenguas “viaje, tiempo, vez”. Asimismo, y como derivado semántico, tenemos la raíz, como *weik– “combatir”, y *wink– “vencer”, de donde procede el latín vinco. Así el céltico *wectis, “saqueo, batalla, hazaña”, parece englobar de alguna manera extraña los campos semánticos de estas raíces.

García Alonso, considera el etnónimo Vettones como céltico, por paralelismo con otras formas, como las irlandesas, galesas y galas, todas ellas celtas. Entonces los vettones serian, “los guerreros”, “los luchadores”, “los saqueadores”, que tiene toda la pinta de ser un etnónimo que se dieron a sí mismos estos pueblos, y ni que decir tiene que con toda la loable intención de acogotar a sus vecinos. Estrabón, muy probablemente basándose en Posidonio, cita una jugosa anécdota respecto a los vettones: lo único útil que podía hacer un hombre era luchar o dormir. Con esta rotunda premisa, parece claro que la relación entre el etnónimo “vettones” y su significado relacionado con la lucha, el saqueo, estaría más que justificada.

J.Gómez Pantoja llama a los vettones “los viajeros”, un concepto quizás relacionado con la movilidad de este pueblo fuera de su territorio solariego, en plan saqueadores, o mercenarios. Para Almagro Gorbea el término vettones significaría “Los que se mueven” o “Los nómadas”.

Para Tito Livio, vettones procedería de Vectonibus, lo que hace suponer que el etnónimo originario fuera Vectones, derivado de la raíz *vek-ti, *uikt?, lucha” y *veik, “fuerza hostil”, “energía hostil”, *uoik?, “fuerza vital”.

Onomástica vettona

En Hispania, Vetto, un cognomen hasta ahora considerado latino, aparece en Extremadura, en concreto en Oliva de Plasencia y Herguijuela (ambas, en la provincia de Cáceres)  y en Mérida  y en Malpartida de la Serena (en Badajoz).

Existe también un Vettonianus en Beja y una Vettila en Mérida. Esta frecuencia relativa de la raíz Vett- en Extremadura señala que bajo un nombre aparentemente romano se esconde uno indígena con la misma raíz que el etnónimo Vettones.

Posiblemente el etnónimo Vettones se debió imponer a otros etnónimos de pueblos del conglomerado vettón. Puede ser un nombre de origen celtibérico que se superpone a las gentes del lugar y que conforman entre todos la etnia vetona. Entonces, la etnia vettona se compone de un conglomerado de pueblos con diferentes orígenes: un substrato originario del Bronce Atlántico (“lusitano” o “proto-celta”), al que se añade una oleada de gentes “célticas” o celtíberos.

Algunos nombres que suenan mucho en la Vettonia, del tipo Boutius, son vettones. Otros, como Viriatus, son de procedencia lusitana. Reburrus y Vironus en cambio, son muy comunes también entre los astures y los cántabros. Ambatus y Celtius certifican un proceso de celtización en algún momento de su evolución.

Los gentilicios, elemento onomástico de origen celta, delimitan también el solar vettón y lo diferencian del lusitano, más enraizado en el Bronce Atlántico. Los gentilicios aluden a motes (como en los pueblos actualmente) o a la pertenencia a un clan o una gens, un grupo familiar descendente de un antepasado común. Las referencias más occidentales de estos gentilicios aparecen (de momento) en Villar del Pedroso del Campo Arañuelo, Villar de Plasencia y Cerezo, situados en territorio vettón.

Entre los vettones hay topónimos de origen protocéltico como: Bletisa o Bletisama, Capara, Lama, Obila, Salmantica o Helmantica, Turgalium y Urania, más Ulaca que, como vemos, ha conservado hasta la actualidad un curioso nombre prerromano.

Pero también entre los vettones topónimos célticos: Augustobriga,  Caesarobriga, Cottaeobriga, Deobriga, Lancia Oppidana, Ocelon, Mirobriga  y Sentice.

Debido a la influencia tartésica, algunas poblaciones vettonas tienen un nombre de origen tartésico: Lacimurgi o Laconimurgi, Lippos y Lacipaea.

En Oliva de Plasencia, en las inmediaciones de Caparra, se han encontrado epigrafías romanas donde aparecen nombres con toda probabilidad indígenas, como Malgeino o Maigecio, que corresponden al mismo cognomen pero interpretado de diferente forma según el investigador.

La inscripción:

L(ucius) DOMITIVS / T(iti). F(ilius). GA(leria). VETTO /

OTOBESANI / H(ic). S(itus). E(st). S(it). T(ibi). T(erra). L(veis). DOMITIVS

/ FORTVNAT(us) / PATRONO / D(e). S(uo). F(ecit).

Es traducida por Viu como “Lucio Domicio Gallo Vetto Otobesanio, hijo de Tito Domicio, está aquí enterrado, etc, Domicio Fortunato lo hizo de su bolsillo a su patrono”. Hurtado de San Antonio la traduce así, “Lucio Domicio Vetto, de la tribu Galeria, hijo de Tito, de Otobesanio, aquí yace, séate la tierra leve. Domicio Fortunato, a su patrono lo hizo de su dinero”. “Vetto” tiene toda la pinta de ser un nombre vettón, y posiblemente Otobesiano se refiera a la Otobesa de los vettones, que según algunos autores podría referirse a Oliva de Plasencia, aunque otros concluyen que pueda ser Liria, cercana a Valencia, en cuyo caso deberíamos hablar de migraciones individuales o familiares a la zona de Cáceres. El nombre “Vetto” aparece en otras lápidas de la zona de Oliva de Plasencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *