El santuario de Postoloboso

publicado en: Religión y creencias | 0

Santuario de Postoloboso en Candeleda

Al dios Vaelicus se le dedican unas cuantas estelas encontradas en Candeleda (Ávila). El lugar se conoce hoy como la dehesa de Postoloboso y en ella se alzó tiempo ha una ermita cristiana, bajo la advocación de San Bernardo, que entre otras cosas, sanaba la rabia canina. El denominado santuario de Postoloboso. Este hecho relaciona el topónimo actual con un término celta que significa “lobo”, y que es *vailos. El lobo suele aparecer en distintas religiones relacionado con el infierno, y el radical aparece en un dios lusitano, que posiblemente sea el mismo que el vettón, que no es otro que Endovaelicus. Así, Vaelicus y Endovaelicus serían el mismo dios, pero nombrado de manera diferente por vettones y lusitanos respectivamente. Pero hay alguna diferencia más que el mero nombre del dios. Los dedicantes a Endovaelicus aparecen con nomenclatura romana, y en cambio los devotos de Vaelicus suelen ser nombres indígenas con gentilicio incluido, como Caraeciqum, Mereticum y Pintolancum, pero desconocemos la razón. Quizás es que algunos aborígenes querían ser más papistas que el Papa, es decir más romanos que “naide”, y les dio por latinizar su onomástica. A otros, en cambio, más recalcitrantes, les gustaba más su viejo nombre céltico, aunque las dos formas fuesen válidas y describiesen en esencia un mismo hecho: un nombre de pila, una filiación y una especie de apodo o pertenencia a un clan.

El santuario de Postoloboso, situado en una zona fronteriza entre vettones y carpetanos, debió atraer a gente de los alrededores,  facilitando los contactos comerciales a través de ignotas ceremonias religiosas y jurídicas, que no debían ser más que la excusa para las lucrativas transacciones comerciales, concretadas en pantagruélicos banquetes.

Dejar una opinión