Un centro productor carpetano de cerámica en Toledo

publicado en: Economía y Sociedad | 0

Un centro productor carpetano de cerámica en Toledo

El horno de la Alberquilla

El horno carpetano de cerámica de la Alberquilla.
Cerámica jaspeada

La Alberquilla es un asentamiento muy peculiar, pues es considerado como un centro productor de características únicas en su género de cerámica carpetana. Es un horno carpetano de cerámica. Se localiza al este de Toledo, dentro del polígono industrial de Santa María de Benquerencia, sito sobre las terrazas fluviales del Tajo.

Lo más atrayente de este yacimiento es que las estructuras de cronología carpetana parecen encajar a la perfección con un horno cerámico y otras zonas de combustión asociadas a un notable repertorio de cerámica de tipología carpetana.

Descripción del horno

Se ha atestiguado una zona excavada en el suelo, aprovechando la pendiente que forma la terraza fluvial. Del horno de producción cerámica se mantiene tan sólo una parte de la caldera, las dos cámaras de combustión y restos de la parrilla, habiendo desaparecido por completo la cámara de cocción. Los muros de las cámaras de combustión se construyeron con ladrillos de arcilla ignífuga o refractaria. La superficie y las paredes del fondo de las cámaras se revistieron de arcilla para aislarlos del terreno original. Asimismo se han excavado otras dos edificaciones cuya funcionalidad no parece tan clara como este horno.

Tipos de cerámica encontrados en la Alberquilla

El horno está acompañado en el área colindante por abundantes fragmentos de cerámica de tipo ibérico, y trozos de la vajilla romana más frecuente. La mayoría de las cerámicas presentan la inevitable pintura jaspeada en bandas. El horno, en función de su tipología y las técnicas constructivas aplicadas, ha sido fechado a partir del siglo III a.C., alcanzando sin mayores dificultades el siglo I a.C. e incluso momentos posteriores.

Entre los numerosos trozos cerámicos de tipo ibérico destacan tinajillas, platos, soportes y producciones en forma de cáliz, tipos que tienen sus paralelos bien documentados en la cerámica ibérica del denominado período Ibérico Pleno (siglos V-III a.C.), según el esquema propuesto por Mata y Bonet (1992).

Discrepancias entre la cronología del horno y la tipología cerámica encontrada

Este yacimiento cuenta con una dificultad añadida, la de enlazar la cronología de la tipología constructiva del horno con la propia producción cerámica, puesto que ésta data de los siglos V al III a.C. en todo caso muy antigua, y las características formales del horno, como la planta cuadrangular y los ladrillos de arcilla refractaria, nos trasladan a cronologías posteriores, cuando la tecnología había progresado lo suyo. Posiblemente este horno fue proyectado por algún lumbrera de la época que se sacó de la manga magnas soluciones técnicas innovadoras documentadas solamente en hornos de época romana, pero que también aparecen misteriosamente en la Alberquilla.

¿La cerámica jaspeada, propia de la cultura carpetana?

La abundante cerámica jaspeada encontrada en este yacimiento, el fósil-guía carpetano por excelencia según apuntó Cuadrado (1973), reforzaría, según Gutiérrez Cuenca et alii, la técnica del jaspeado como propia de la cultura material carpetana, pero insistiremos siempre en lo desaconsejable que es el hecho de asignar sistemáticamente por decreto-ley una cultura material a una etnia determinada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *