Almuzara, «Tela», Campo del Moro…¡si es todo lo mismo!

publicado en: Hijos de Mayrit | 0

En el Fuero de Madrid de 1202 aparece el término almuzara, posiblemente un lugar de esparcimiento y lúdico donde se realizaban juegos y torneos. La voz procede del árabe al-musara, lugar de recreo alrededor de la ciudad, un sitio extramuros donde se pasea y celebran torneos o justas. Dicho Fuero prohíbe llevar armas de punta afilada in almuzara, arrabal, villa, mercado y concejo, que de afuera hacia adentro, son las zonas en que se dividía la ciudad medieval. Almuzara es un lugar extramuros para pasear, pero las gentes medievales lo consideraban parte de la ciudad. A lo largo de la Historia, también se le ha dado otros significados. En el Diccionario latino-árabe de Leyden (siglo XII), tiene asignado el significado de “stadium”, “lugar de esparcimiento público en las afueras de la ciudad por el que se acostumbra a correr a caballo o a pasear a pie”.

Suele ser un espacio llano y próximo a algún cauce de agua. Oliver Asín (1959), Torres Balbás (1959, 1985), y más recientemente, M. Retuerce (2004) emplazan la almuzara madrileña en lo que hoy son los jardines del Campo del Moro, entre el alcázar (hoy Palacio Real) y el río Manzanares. Se basan en la existencia de un castigo pecuniario señalado en el fuero madrileño de 1202, ese conjunto de ordenanzas municipales que sustituyó a comienzos del siglo XIII al fuero de Toledo, aquel por el se rigió Madrid desde su conquista. La multa en cuestión es de 4 morabetinos (moneda de la que proceden los maravedíes) para los individuos que portasen armas afiladas “en la almuzara”. Pero es que en 1219 se habla de otra multa, esta vez de dos morabetinos a toda persona que “corriere en el coso con lanza o con astil agudo”, según Mazzoli-Guintard.

2.- Campo del Moro. Fuente de las Conchas
El campo del Moro en la actualidad. El Palacio Real al fondo

Los mencionados jardines del Campo del Moro son llamados así porque se dice que en este lugar acampó en 1109 el califa almorávide Alí ben Yusuf, en un infructuoso intento de reconquistar Madrid. Es una franja bastante ancha, en uno de cuyos extremos, el que da a la Cuesta de la Vega, se emplazó un extenso espacio denominado La Tela cuando gobernaban los Habsburgo, señalado en el Plano de Teixeira de 1656. La Tela no era más que un campo donde se celebraban torneos, justas y festejos de diversa índole, hasta su traslado al Parque del Buen Retiro, seguramente gracias a los buenos oficios del Conde-Duque de Olivares. Oliver Asín duda que el nombre de “Tela” esté relacionado con la voz árabe talaq, que P. de Alcalá traduce como “corredera de caballos” y “corredera de hombres”, en cuyo caso tendría el mismo significado que al-musara. C. Priego, en cambio saca la almuzara del campo del Moro y se la lleva al sur, y no al oeste, como los autores anteriores. Para Priego, el lugar de paseo de los madrileños se hallaría en las proximidades de la Plaza de la Cebada y de la iglesia de San Andrés.

Por textos árabes conocemos que también hubo almuzara en Córdoba, zona extramuros situada a orillas del río Guadalquivir, que unas veces aparece señalada como campo de batalla, en otras ocasiones como lugar donde se reúne el pueblo a rezar, en otras como simple lugar de paseo, y en fin, como sitio adecuado y propicio para acampar un ejército. En Zaragoza también aparece documentada una almozara (con “o”, no con “u”), que Pascual Madoz describió como la más fecunda del territorio zaragozano, llena de huertas, viñedos y árboles frutales. La almozara zaragozana aparecía a los pies de la Aljafería, entre el palacio y el río Ebro. Alcalá de Henares también tuvo, según las fuentes, su propia almuzara, pero no se ha conservado en ningún topónimo complutense. En el fuero cristiano de Alcalá, una ordenanza se hace eco de su existencia, pues prohíbe a los caballeros alcalaínos salir “a la almuzara con lanza o astil agudo”, lo que parece indicar que es un lugar de paseo tanto a caballo como a pie. De paseo, no para andar jugando con objetos peligrosos.

Si quieres saber más del Madrid islámico, ya puedes conseguir mi obra Hijos de Mayrit en formato ebook a bajo precio en Amazon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *