¿Alcazaba? ¿Almudayna? ¿Medina? ¿Realmente qué hubo en Mayrit?

publicado en: Cajón desastre (que lo es) | 0

En las ciudades medievales islámicas, y por tanto, en las ciudades andalusíes, existía un espacio amurallado, residencia del poder local, cuyo representante mantenía el orden y ejercía el poder político y militar. Este espacio amurallado es denominado en las fuentes árabes de varias maneras: qasaba (alcazaba), qasr (alcázar, palacio), dar al-imara (casa del emir), hisn (castillo sensu stricto). En la Alhambra de Granada es muy clara la separación entre la alcazaba y el resto del complejo.

La alcazaba madrileña omeya, residencia del representante del poder central de Córdoba, se ha buscado desde siempre debajo del Palacio Real, sin éxito hasta el momento. Ya hemos visto como Fernando Valdés cuestiona esta teoría, por lo demás, muy extendida entre los investigadores e historiadores de la realidad madrileña medieval. La “tesis oficial” es que en este solar, al norte de la colina de la Almudena, se construyó primero un castillo omeya, después el alcázar cristiano, posteriormente el Alcázar Habsburgo y finalmente, el Palacio Real. Pero muchos sugieren cautela en cuanto al lugar exacto del viejo alcázar omeya, puesto que lo consideran de mayor tamaño que el espacio tradicionalmente asignado al alcázar. Cristina Segura, por ejemplo, es de la opinión de que el alcázar islámico debía ocupar el actual Palacio Real, la plaza de Oriente y la calle Bailén. M. Retuerce Velasco no sitúa exactamente el alcázar islámico donde está el Palacio Real, sino que sugiere una ubicación alternativa en algún lugar dentro de la colina de Palacio, o en el cerro de las Vistillas.

A mi juicio la postura de Valdés ha hecho recapacitar posteriormente a los  investigadores. No todos opinan a pies juntillas que el Palacio Real actual sea el heredero directo del primer alcázar omeya. Quizás un primo lejano de una fortificación más meridional, en la zona que ocupa actualmente la Catedral de la Almudena, la explanada de la Almudena y el tramo entre las calles Mayor, Factor y Rebeque, aproximadamente, que serían el primitivo hisn de Muhammad I. Pero el hisn ¿ocuparía toda esta zona, o sólo parte de ella? Pues no parece claro, una vez han crecido nubarrones negros al respecto.

El Alcázar de los Austrias sí parece heredero directo, a pesar de las numerosas transformaciones habsburguesas, del alcázar de los reyes castellanos bajomedievales.  M. Retuerce acepta la planta del alcázar islámico a partir de la cuadrangular del edificio de los reyes de Castilla y de los Austrias, y que su disposición irregular, se debía a la adaptación a la topografía circundante. Para este mismo autor, una muralla uniría el primitivo alcázar con la madina, con el recinto urbano. Las excavaciones de la Plaza de Oriente parecen dar la razón a los que abogan por una disposición de dos recintos amurallados unidos por otra muralla, en dos cerros vecinos. Según esta hipótesis, uno de los cerros estaría ocupado por el castillo, el cerro del Palacio, y el otro, el de la Almudena, por un recinto de carácter civil que estaría al servicio, en un principio, de la guarnición militar del alcázar. Estos dos cerros estarían separados en tiempos por el arroyo del Arenal, un barranco que no generaría un desnivel tan acusado como el del arroyo de San Pedro. Las murallas que hipotéticamente unían ambos recintos, se adaptarían al relieve topográfico. La existencia del barranco del Arenal supuso un foso de carácter natural entre ambos recintos, y aislaba el castillo septentrional propiamente dicho. Y entre ambas estructuras, un amplio espacio vacío, del que ya hemos hablado bastante, y que quedaba encerrado por murallas al oeste y al este: el Campo del Rey. Si esto es así, no sabemos si el alcázar de época omeya fue anterior a la alcazaba o medina, y si ya existía una fortificación previa, ¿por qué erigió Muhammad I otra vecina, en el actual cerro de la Almudena? Como ya dijo Valdés en su momento, no hay noticias de un alcázar de época islámica en el solar del Palacio Real. Las noticias más antiguas respecto a un emplazamiento fortificado en este lugar corresponden al último cuarto del siglo XIV. Este autor ve imposible reconstruir una secuencia contínua entre la primera fortaleza islámica y el Palacio Real justo en el mismo lugar.

Entonces, el hisn de Maŷrit pudo carecer de recinto fortificado como residencia del comandante militar y de su guarnición puesto que ejemplos en Al-Andalus existen: ciudades (madinas) sin alcazaba o alcázar, recinto amurallado dentro del recinto de la madina. En algunas ciudades de la Marca Media, el alcázar, o la alcazaba, el pequeño barrio amurallado dentro de la madina, se ubicaría en extremo más alto de la ciudad. Para Mena Muñoz, la ciudadela o Almudena (o alcazaba, si no existía un alcázar como el que todos tenemos en mente, el de Toledo, o el de Segovia, un castillo enorme y complejo, como Dios manda) estaría emplazada en el ángulo noroeste de la pequeña ciudad, en donde actualemente se alza la catedral de la Almudena. Pero no siempre está la alcazaba ubicada en el lugar más alto de la población intramuros. Mazzoli-Guintard, contraria a la hipótesis de Mena pone como ejemplo la ciudad de Vascos, cuya alcazaba se encuentra en la confluencia de los dos ríos que la protegen. Luego es posible que la alcazaba, la residencia del comandante, se emplazase en un lugar estratégico de la plaza fuerte, que no necesariamente es el más alto. En la zona que estamos estudiando, los altos del Rebeque son el lugar más elevado de la zona, y no parece que aquí existiese ninguna fortaleza. Lo que sí parece plausible es que la zona de la Almudena se llama así por alguna razón. La zona donde se alza la catedral hereda un topónimo fosilizado del área ocupado por una estructura islámica característica: la al-mudayna, que no implica una ciudad como tal, sino que es un diminutivo de madina, y que significa  “alcazaba urbana”, en palabras del ilustre Oliver Asín. Y ya con esto, el jaleo es inabordable. Almudena, alcazaba, alcázar, castillo, fortaleza, madina,…aaaaargggg. ¡Qué galimatías!

La al-mudayna de época musulmana pudo referirse a la alcazaba de la ciudad: recinto amurallado en un extremo de la ciudad, donde residía el comandante militar de la plaza y su guarnición. Pero también pudo aparecer el término en época cristiana, para refererirse a la muralla islámica, que rodeaba la ciudad vieja. Fuera de Madrid, almudayna designa un barrio determinado, como en Palma de Mallorca o en Almería. En Talamanca, ocurre como en Madrid. La iglesia de Santa María de la Almudena en ambas poblaciones parece que ocuparon el solar donde estuvo la mezquita aljama, en el lugar más alto intramuros, y muy próximo a la muralla.  Tanto en Madrid como en Talamanca, Almudena (cristianizado desde el término árabe de al-mudayna) sugiere un lugar de culto, tanto, que en Madrid es la patrona de la ciudad. Es probable que en Madrid, la almudayna fuese el pequeño recinto amurallado fuera del cual se desarrollaron los hábitats urbanos que hemos llamado arrabales extramuros. Luego sería ese cuadrilátero de 4 ha que ocupa el espacio de la actual catedral de la Almudena, la explanada de la Almudena, y el espacio comprendido entre la calle Bailén en su cruce con la calle Mayor, el último tramo de la calle Mayor, la calle Factor y los altos de Rebeque, quedando posiblemente fuera de ella la práctica totalidad de la plaza de Oriente. En este perímetro habitarían los pobladores civiles y militares de Maŷrit. Estos últimos guarnecerían el castillo o alcázar cuando estaban en “horario de trabajo”. Al-mudayna podría ser equivalente a alcazaba: último reducto que resistiría en caso de ataque, zona donde vivía la guarnición, y donde se almacenaban las armas. Pero es que en Madrid se puede confundir almudayna con madina, si consideramos madina una ciudad fortificada. Y fuera de la almudayna, los arrabales exteriores ubicados en las Vistillas y hacia el este. Dos Madriles, uno de privilegiados y otro de pobres. Unos protegidos por la muralla de la almudayna, los otros, a verlas venir.

Aclaremos todo este galimatías con una conclusión breve y concisa. Como Madrid es una ciudad que ha sufrido un intenso proceso de urbanización a lo largo de su historia, se han destruido en muchos casos los vestigios de su pasado. Puede ser que sólo el área ocupada actualmente por la catedral de la Almudena sea la antigua alcazaba o almudayna, un recinto amurallado dentro de la ciudad amurallada, la madina. Los arrabales fuera de las murallas formarían parte de la madina. Pero no dejan de ser conjeturas, difíciles de comprobar. Espero que le haya quedado claro al sufrido lector.

Dejar una opinión