| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
La Meseta
 

- Viaje a La Alcarria-

El nombre de esta página no es nada original, incluso se podría hablar de plagio a Cela, pero es sin duda, el título más adecuado para este periplo de dos días.

Comenzamos en Brihuega, en el corazón de la comarca de la Alcarria Alta. Fue declarada en 1973 Conjunto Monumental Histórico-Artístico por su casco antiguo. Entre los variados monumentos de la villa destacaré los siguientes. El castillo de Peña Bermeja fue construido por los árabes y ampliado por los cristianos. Recinto amurallado bien conservado que incluye el tanatorio y cementerio municipales, y una capilla de estilo cisterciense, decorada con motivos mudéjares.

También los árabes dejaron huella en la imponente muralla, de la que se conservan actualmente vestigios en todo el perímetro del pueblo, incluidas algunas puertas de acceso.

La Real Fábrica de Paños y sus Jardines: la Fábrica fue fundada en 1750 por Fernando VI, y su curiosa geometría circular hace que sea visible desde cualquier lugar de la villa. Su interior está en ruinas.

Brihuega se caracteriza por la abundancia de manantiales subterráneos que proveen a la localidad de numerosas fuentes, la más espectacular de las cuales es la de los Doce Caños.

 

Las Cuevas Arabes, laberinto de túneles y escondrijos subterráneos construidos por los árabes como forma de entrar y salir discretamente del enclave, y a las que se accede actualmente desde la Plaza del Coso. Actualmente alberga tinajas donde reposa el vino dulce de la zona.

Brihuega tiene la estructura típica de los pueblos de La Alcarria: calles estrechas y sinuosas, protegidos por aleros, balcones y arquillos que comunican las calles entre sí, y calles porticadas. Encontramos soportales en la Plaza de Herradores, Calle Mayor, Plaza del Coso

En Civica, situada junto al valle del Tajuña, se puede apreciar una gran roca tallada, con escaleras, rellanos, balaustradas y agua por todas partes, que surge de las rocas y baja de los montes cercanos. Es una especie de "parque Güell", pero en miniatura, a mi modo de ver.

 

De Cifuentes destaca el conjunto del Castillo de Don Juan Manuel (s. XIV), la Plaza Mayor y la Iglesia del Salvador, con la puerta de Santiago, que trata de emular las esculturas de la gran catedral románica compostelana.Es llamada así por ser la villa de las 100 fuentes, por decirlo de alguna manera, pues da a entender que el agua brota de múltiples aberturas en los cerros que rodean la población. Numerosas casonas del siglo XV y una sinagoga que actualemte es propiedad privada, nos hablan de la convivencia medieval de cristianos y judíos. Fue el lugar de nacimiento de la Princesa de Eboli, colaboradora y amante de Felipe II.

Torija cuenta con un magnífico castillo que en el momento de escribir estas líneas, se encuentra en total reconstrucción.

Si por algo es conocida la villa de Hita es por ser el lugar de origen de un ilustre vecino, Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, quien en el s.XIV se desmarcó de las habituales hagiografías de santos con el Libro del Buen Amor, donde relata en algunos de sus pasajes las andanzas del autor en la sierra de Madrid y la lucha entre Don Carnal y Doña Cuaresma. En 1965 los restos del casco antiguo fueron declarados Conjunto Histórico Artístico. La Puerta de Santa María, que da entrada a la Plaza Mayor, es la superviviente de la antigua muralla levantada por el Marqués de Santillana.

 

De Jadraque lo único que hemos visitado en esta viaje de dos días ha sido el Castillo llamado del Cid, que domina desde un cerro, la propia villa de Jadraque, bien conocida por los mesones especializados en cabrito al horno y todo el entorno a su alrededor.

 
© by Diego Salvador desde 2006