| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
El Norte
 

- Valle de Ordesa -

El Parque Nacional del Valle de Ordesa y Monte Perdido fue declarado como tal en 1918 . El macizo del Monte Perdido (3355 m) es el macizo calcáreo más alto de Europa, y de donde derivan los valles de Ordesa, Añisclo, Escuaín y Pineta. La zona de influencia del parque comprende los términos municipales de Torla, Broto, Fanlo, Tella-Sin y Bielsa. Son pueblos de típica arquitectura de montaña, con tejado de losa y paredes de piedra, grandes chimeneas y cocinas-hogares. Torla es la localidad más cercana al parque, y de donde parten autocares que acercan a los múltiples turistas que llenan el parque en sus inicios hasta la cascada de la Cola de Caballo. El acceso de vehículos de motor es cada vez más restringido, a fin de proteger y conservar este excepcional lugar. Es altamente recomendable realizar una marcha de dos días que comience en el mismo límite del parque viniendo desde Torla y acabando en el mismo sitio al día siguiente. Madrugar en los Pirineos es fundamental. Desde el límite que comento, se coge una senda que transcurre entre un denso bosque y que acaba en lo que fue el antiguo aparcamiento. Aquí tenemos la opción de ascender por la Senda de los Cazadores (de unos 1000 m de desnivel) hasta la Faja de Pelay, sendero que transcurre a media ladera del valle de Ordesa hasta la Cascada de la Cola de Caballo, o continuar por el valle hacia la misma cascada. La Senda es un ascenso durísimo y requiere cierta preparación física si no se quiere sufrir más de la cuenta, así que lo más prudente es continuar por el centro del valle, que, como siempre en temporada alta parece lo que parece, aunque el camino hasta el final del valle se recorra en unas tres horas. El recorrido es de una gran belleza, contemplando el contraste entre la extrema aridez de los desiertos kársticos calizos y la permanente presencia de agua saltando en cascadas (como las Gradas de Soaso) y la vegetación exuberante del amplio valle. Al llegar a la Cola de Caballo se puede ascender hacia el Refugio de Goriz donde se puede pernoctar, o en acampada libre o simplemente vivaqueando. Para remontar el desnivel hasta el refugio se puede subir por un camino de burros en forma de Z o por clavijas prácticamente verticales. Al día siguiente, cuando los guardas del parque van conminando a levantar el campamento (a eso de las 7 de la mañana), se continúa camino hacia la Brecha de Roldán, pasando antes por la Gruta helada de Casteret. previo a la brecha existe un paso peligroso de unos 25 m, las clavijas de la Brecha, superadas las cuales se alcanza ya sin problemas la Brecha de Roldán (unos 3000 m de altitud), que hace frontera con Francia. Se desciende por territorio francés hasta el refugio de Serradet, y desde aquí, dejando de lado el circo de Gavarnie, continuamos bajando hacia el valle de Bujaruelo, en un descenso prolongado hacia una larga pista forestal que nos conduce tras 10 Km (estos ya son los conocidos "km basura" que toda marcha montañera conlleva) hasta el límite del parque de Ordesa. Después de este periplo lo inteligente es tomarse unas cuantas jarras de cerveza para celebrarlo.

Otra marcha, ésta partiendo de Broto y bastante más modesta, es la que nos lleva en un duro ascenso hasta el pueblo abandonado de Yosa, cuyas ruinas nos hacen pensar en otro tiempo sin autovías ni electricidad ni tipo alguno de adelanto.

Y un último apunte cultural para finalizar esta sugerente escapada. La cultura y tradiciones del Parque están íntimamente ligadas a las de la comarca del Sobrarbe, tierra llena de atractivos, donde la historia medieval de la Reconquista hacia el sur se halla grabada en los restos de castillos, casas-fortaleza y ermitas. El Sobrarbe fue junto a la Jacetania, comarca enormemente vinculada a la gestación del Reino de Aragón.

© by Diego Salvador desde 2006