| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
La Meseta
 

- Las Tablas de Daimiel -

Las Tablas de Daimiel son el último representante de un tipo de humedal característico de la llanura central de la Península Ibérica: las tablas fluviales, o desbordamientos de los ríos en sus tramos medios, que favorecen el desarrollo de una amplia cubierta vegetal de plantas lacustres que constituyen un hábitat excepcional para el desarrollo de vida animal, sobretodo el de especies relacionadas con el agua. Por su relación directa con las aguas subterráneas son un buen ejemplo de las interrelaciones zonas húmedas/acuíferos. La relación ancestral y equilibrada del hombre con el humedal ha cambiado para mal en las últimas décadas, ya que a las actuaciones encaminadas a su desecación le sigue la explotación desordenada del agua que provoca la desaparición del río Guadiana. El Plan de Regeneración Hídrica del Parque ha devuelto a las Tablas su carácter vivo y dinámico. Aves palustres como los somormujos, grupo de buceadores, garzas, cigüeñas y la mayor parte de las anátidas ibéricas (vulgo patos), entre otros, son especies que habitan en el humedal, de delicado equilibrio, como hemos visto.

Cercano a la localidad de Daimiel, se encontraba en medio de una dehesa, las ruinas de un poblado dedicado a la explotación de las delicias de la vid que hasta no hace mucho estuvo habitado (fines de los años setenta y comienzos de los ochenta del siglo pasado). De este poblado-cooperativa lo más destacable e impresionante son unas bodegas subterráneas que contienen cubas gigantescas donde fermentaban los caldos extraídos de la uva de la zona. Para llegar hasta este lugar insólito y abandonado es necesario la guía de algún paisano, en concreto de un grupo de personas que regentan un albergue en el casco urbano de Daimiel y que se dedican fundamentalmente (además de a pasárselo bien), a la recuperación del patrimonio cultural de la zona.

Restos de este patrimonio se encuentran a unos 9 Km de Daimiel, en unos asentamientos de la Edad del Bronce conocidos como la Motilla de Azuer, a la orilla del río Azuer. Es una fortaleza con restos de una gran torre central rodeada por dos hileras de murallas concéntricas y viviendas, dentro de las cuales se han excavado varias tumbas de inhumación. Aunque en el interior han aparecido restos de casas y de silos, se acepta la existencia de población extramuros. Este yacimiento se encuadra en la denominada Cultura de Las Motillas. Estas motillas se caracterizan por su preocupación defensiva, en algunos casos por la elección de una situación estratégica y en casi todos por las construcciones de salvaguarda. También se ha excavado un asentamiento ibérico circular fortificado, que data del siglo IV antes de Cristo y sobre el que se construyeron varios edificios medievales.

 
© by Diego Salvador desde 2006