| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
La Meseta
 

- Soria y el Burgo de Osma -

Excursión apretada por tierras de la antigua Celtiberia. Tiermes, Numancia y Uxama son antiguas ciudades celtíbero-romanas, cada una con sus peculiaridades. Tiermes tiene restos de viviendas, murallas, acueducto y conductos de agua excavados en la roca, túnel a través del acantilado hasta la población, necrópolis y un museo. Es la antigua Termancia, ciudad de los arévacos, que, como Numancia planteó seria resistencia a las legiones romanas en el siglo II antes de Cristo. Los restos desenterrados son célticos y romanos. La llamada Casa del Acueducto constaba de un peristilo impluvium o estanque de agua de lluvia, rodeado por viviendas, algunas de ellas con pinturas murales. Las murallas romanas datan del siglo III d. C. Al oeste de la ciudad, el sector céltico está protegido por un acantilado abrupto y murallas. Cercana a las ruinas de Termancia se encuentra la iglesia románica de Santa María de Tiermes.

Muy cerca de Soria capital, en el pueblo de Garray, se encuentran las ruinas de Numancia, la capital de los arévacos, que soportó un asedio durante años y cayó ante Escipión Emiliano en 133 a. C. tras un concienzudo sitio, durante el cual los romanos rodearon la ciudad celtibérica con una muralla, torres y siete campamentos, con lo cual prácticamente la asfixiaron. De la ciudad romana quedan restos de baños romanos, conductos de agua, viviendas, calles, cisternas, silos, habitaciones subterráneas, bodegas, muros interiores y algunos de la muralla exterior.

Uxama (Burgo de Osma) fue un oppidum (fortaleza de origen céltico) de los arévacos, con una amplia necrópolis de incineración. Participó en las guerras civiles romanas en el siglo I a. C., al lado de Sertorio, contra el Senado romano, y adquirió gran importancia por su situación en la Vía Asturica desde Astorga a Zaragoza. Fue la ciudad más importante de la región después de Clunia. Se conservan el Foro, baños, depósitos, canales de agua, casas, calles, villas lujosas y la necrópolis celtibérica.

Soria en origen debió ser lugar fronterizo que unía Aragón y Navarra con Castilla. Desde 1136 fue ciudad castellana. Es una de las mayores ciudades románicas peninsulares, de la que se pueden destacar las siguientes iglesias románicas urbanas: San Juan de la Rabanera, ruinas de San Nicolás, Colegiata de San Pedro, Monasterio de San Juan de Duero (con su claustro mudéjar con influencias sicilianas), Santo Domingo.

El Burgo de Osma es un conjunto urbano con imagen de villa episcopal (como demuestra la catedral de la que destaca sobre todo la torre barroca, aunque el claustro continuó siendo de estilo románico), e incluye el palacio, la calle Mayor, porticada, que lleva a la catedral, y murallas. Los restos del castillo (s, XI-XII), se alzan sobre un cerro que domina la población y las ruinas de Uxama. Atención al pequeño cañón que forma el río Avión y al monte que domina el Burgo, señalado con tres cruces.

En una aproximación a la mágica Sierra de la Demanda, podemos visitar Hinojosa de la Sierra, cuyo castillo se encuentra en estado absolutamente ruinoso. Y podemos seguir una ruta de sepulcros antropomorfos excavados en piedra, como los de las peñas cercanas a Duruelo. En Quintanar de la Sierra, atravesando el pueblo y subiendo por los pinares hacia el monte, nos encontramos con más tumbas antropomorfas y los restos del ábside de una iglesia rupestre. El entorno, un bosque de pinos transmite una gran sensación de tranquilidad. Las tumbas forman a veces grupos de tres o cuatro (quizás una familia), y en otros casos se encuentran aisladas y alineadas según tamaños, de niños a adultos.

 
© by Diego Salvador desde 2006