| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
La Meseta
 

- Ciudad Rodrigo, La Sierra de Gata y Las Hurdes -

Se puede tener como centro de operaciones de este periplo Ciudad Rodrigo (la Miróbriga romana), el más importante conjunto histórico-artístico de la provincia de Salamanca, rodeado por una muralla, en parte construida en el siglo XII y ampliada en los siglos XVII y XVIII, formando parte de las fortificaciones fronterizas con Portugal. La catedral, el puente sobre el río Agueda, el ayuntamiento renacentista, el viejo castillo (hoy día parador) y algunos palacios diseminados por toda la localidad, dan un aspecto señorial a Ciudad Rodrigo. Un verraco, atribuido posiblemente al pueblo vettón, adorna la plaza que hay adyacente a los muros del castillo. A la entrada de la ciudad podemos encontrar restos de columnas romanas. En una marcha a pie desde el Molino de Valeriano, restaurado para el turismo, se continúa siguiendo el curso del río Agueda hasta las ruinas de la ciudad prerromana de la Edad del Hierro de Irueña, en el término de Fuenteguinaldo, y situada estratégicamente en una colina alzada sobre el río.

 

La estación rupestre de Siega Verde, en las márgenes del río Agueda, a Siega Verde15 Km de Ciudad Rodrigo, se descubrió a finales de los años ochenta, y es junto al enclave portugués de Foz Côa, el más importante conjunto de arte paleolítico al aire libre de Europa. Se han catalogado hasta 94 paneles con más de 500 animales representados: cévidos, bóvidos y caballos y algunes especies hoy extinguidas y propias de climas glaciales: renos, bisontes, rinocerontes lanudos. Los grabados son de temática similar a los de Foz Côa, así como las técnicas utilizadas para su perfil: piqueteado, que delimita a base de puntos el contorno de la figura, incisión, o dibujo con una fina línea trazada y abrasión o raspado, que produce surcos más anchos y profundos. Dentro de las figuras, los artistas realizaron trazos de despiece, convención para detallar la anatomía del animal representado. Se calcula que estos grabados pudieron ser tallados en el Magdaleniense (Paleolítico Superior), entre 20000 y 12000 años a.C.

 

En la población de La Fuerte de la ConcepciónAldea del Obispo, muy cercana a la frontera con Portugal, se encuentran las ruinas de la impresionante fortaleza en forma de estrella de La Concepción, construida a partir de 1640, para vigilar los movimientos de las tropas portuguesas, que libraron una guerr de independencia contra la Corona española entre 1640 y 1668. fue diseñado por el ingeniero militar coronel Moreau, y podía albergar a unos 2.000 soldados con víveres para 50 días. Cabe destacar la plaza de armas, la capilla, las salas, los almacenes, los pozos de escucha, el aljibe y su brocal, el Fortín de San José construido sobre la mayor altura para la defensa del propio fuerte, las caballerizas construidas en forma semicircular en dos pisos (sala de tropa y establos) a las que se llega por un camino cubierto, etc.. Desde 2009 y hasta aproximadamente 2013 este monumento estará en obras. Se va a rehabilitar y adaptar como posada de turismo rural. Hasta entonces el recinto estará vallado y no será posible acercarse a la fortaleza. Actualmente es de propiedad privada.

Para llegar a las fuentes del río Agueda, que forman una alta cascada, hay que trasladarse en otra apasionante marcha hasta la cumbre Jálama, situada en el tramo cacereño de la sierra de Gata que bordea con Portugal. El descenso brusco y accidentado desde este alto hacia las fuentes del río no carece de emoción y cierto peligro.

a comarca de Las Hurdes nada tiene que ver hoy con la imagen dada a raíz del viaje de Alfonso XIII en 1922 o del documental de Luis Buñuel "Tierra sin pan", de 1932. Pero si es una tierra áspera y dura, pero hermosa y sugerente. Una excursión interesante para conocer el paisaje hurdano es el camino hacia el Chorro de la Miacera, donde el agua del arroyo de la Miacera se precipita en un cambio de nivel del suelo formando el Chorro. Bordeando el arroyo en una dura subida, ascendemos a la parte superior del arroyo, desde podemos descender al pueblo de Nuñomoral, donde podremos adquirir un pan más denso que un ladrillo, imposible de digerir.

 

 

 

 
© by Diego Salvador desde 2006