| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Costa Mediterránea y Canarias
   

- Sierra de Cazorla -

La primera visita interesante que apunto es la ruta del río Borosa. Se llega en cocCerrada de Elíashe hasta el km.17 de la carretera que va desde Cazorla a el Tranco (Sierra de Segura), donde nos encontramos con el Centro de Interpretación de la Naturaleza: La Torre del Vinagre. El inicio de la ruta es fácilmente identificable, pues existe una cadena que impide el paso de los vehículos al sendero. A unos tres kilómetros más o menos, atravesamos por primera vez el río Borosa, a través del Puente de los Caracolillos y muy cerca de éste atravesaremos otro segundo puente, abandonando la pista forerstal para internarnos en la Cerrada de Elías, encañonamiento natural del río Borosa por la que discurre una antigua senda de pescadores de gran riqueza geológica y vegetal digna de toda atención, pues encierra especies rupículas únicas.

A la salida de la Cerrada de Elías, tomamos de nuevo la pista forestal, habiendo recorrido hasta el momento aproximadamente cuatro kilómetros del total de esta ruta. Próximamente llegamos hasta la fuente de Huelga Nidillo (6km),  y a partir de aquí comienza la parte más dura de la subida, ya que tendremos que tomar una senda con una considerable pendiente que nos llevará a divisar la espectacular cascada que forma el río Borosa al poco de su nacimiento: El Salto de los Órganos.

Para llegar al Nacimiento del Río Guadalquivir, partimos de Vadillo Castril en dirección Las Navas de San Pedro, apenas pasar el cruce, y tras tomar el puente sobre el Guadalquivir, a la derecha parte un carril al comienzo asfaltado, que se dirige al Puente de las Herrerías, y desde aquí continúa el camino ahora sobre una pista forestal paralela al río en buen estado. Tras 11 Km de pista forestal llegaremos a la zona conocida como la Cañada de las Fuentes donde hay un puente. Antes de cruzarlo sale a nuestra izquierda un camino hasta el nacimiento mismo del río Guadalquivir, en un rodeado sobre los 1.300m de altitud, que en verano está completamente seco.


LA villa de Cazorla se puede considerar la capital serrana, en recuerdo de los tiempos de conquista. Sus calles, monumentos y rincones están marcados por su rico pasado y floreciente presente. Monumentos como el Castillo de las Cinco Esquinas, en la zona más elevada de la población, de origen árabe que guarda la leyenda de la princesa mora, la Tragantía. O como el Castillo de la Yedra alberga actualmente el Museo de Artes y Costumbres del Alto Guadalquivir, con una rica muestra de la etnografía serrana. A los pies del castillo, en la Plaza Vieja o de Santa María se conservan las ruinas de la iglesia renacentista del mismo nombre.

 

Cueva del Agua

A 1 Km de Cazorla, La Iruela alberga un castillo en ruinas, fortaleza legendaria aferrada a una gran roca, y desde donde se divisan los inabarcables olivares de Jaén. La iglesia de Santo Domingo de Silos también está en estado ruinoso.

El Castillo de Tíscar se sitúa sobre un inaccesible risco. A sus pies, el santuario de la Virgen de Tíscar. Este enclave se sitúa sobre el desfiladero donde se unen los barrancos de la Cañada de Tíscar y Las Fuentes y el barranco de Tíscar. En la zona baja de este desfiladero encontramos la Cueva del Agua, oquedad enorme en la que penetra la luz por su zona más elevada. En el mismo puerto de Tíscar, una torre solitaria nos indica la presencia de la Atalaya del Infante D. Enrique.

 

 

 

 
   
© by Diego Salvador desde 2006