| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
El Norte
 

- La Selva de Irati -

La selva de Irati es una zona de espesos hayedos, que se dibujan a través de densos bancales de niebla. Hacia el sur de la región de Irati, estos bosques húmedos y umbríos son sustituidos por robledales, y al este por masas de pino albar. La Selva de Irati ha sido protegida, pero no es suficiente para la conservación del conjunto del territorio y asegurar una gestión adecuada. Pero no sólo el pisaje natural es digno de admirar, sino que también el patrimonio cultural navarro está representado en la zona, en forma de restos arqueológicos, como el dolmen de Arrako (Edad del Bronce) y arquitectura religiosa y popular y formas de vida tradicional. Un ejemplo es el valle del Roncal, dividido en siete municipios, de los cuales el más conocido es Isaba, donde los lugareños fabrican un pacharán excelente para su propio consumo y para el de aquellos que se acercan a degustarlo. De Isaba se dice que fue capital del naciente reino navarro en el siglo VIII, con el rey Iñigo Arista. En tiempos más actuales, el valle roncalés se ha mantenido con la explotación maderera y el ganado ovino, aunque actualmente está mucho más en boga otra actividad lucrativa bastante más lucrativa como es el turismo. Es la villa más turística del valle y cuenta con buen surtido de establecimientos hosteleros y comerciales. Su edificio más interesante es la iglesia de San Cipriano, del siglo XV.

Ochagavía es una villa pintoresca del vecino Valle de Salazar, que cuenta con calles empedradas y casas de piedra con cubiertas de teja plana y aleros salientes.Se conservan seis puentes de piedra.

De la Selva de Irati y sus aledaños, lo más sobresaliente es realizar excursiones a pie, recorriendon con calma sus espléndida masas forestales y respirando el aire húmedo que sabe a niebla. En el Valle de Belagoa se puede realizar una marcha en dirección al Puerto de Urdaite, recorriendo una cresta fronteriza con Francia. Después del ascenso, se baja por entre hayedos hacia la ermita de Arrako, cerca a la cual se encuentra el dolmen del mismo nombre. Otra marcha por el mismo valle, nos lleva desde el collado de la Garbisa, a través de bosques de hayas hasta el pico Iturriburua, divisando hacia el este tierra aragonesa (Valle de Linza). En el descenso hacia el collado de Maze se atraviesa la selva de Obieta donde las hayas ocupan la parte alta de la montaña y el pino silvestre la parte baja y media de la misma.

Ya en la Selva de Irati propiamente dicha, desde el collado de Picatúa, se toma un camino que discurre por la ladera norte de Abodi, entre hayedos. Cerca a la cresta de Abodi, la vegetación se degrada a praderas de alta montaña, y desde aquí se desciende hacia el santuario del monte Muskilda, Santa María de Muskilda, donde se asciende en romería desde Ochagavía a fines de abril y el 8 de septiembre.

© by Diego Salvador desde 2006