| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
La Meseta
 

- Románico de Zamora y Toro -

Zamora es la antigua Oceloduri, población vaccea, que después fue ocupada por los romanos. De la Zamora medieval se conservan tramos amurallados (en la Edad Media se la conoció como "la bien cercada" y frases como "Zamora no se tomó en una hora" nos hablan de la importancia de sus defensas) y un castillo que ha sufrido diversas remodelaciones. Pero Zamora es una de las grandes capitales del Románico hispano. En el siglo XII, en medio de la euforia de la repoblación y de las riquezas procedentes de Al-Andalus, cada barrio zamorano levantaba su propia parroquia. Pero el edificio románico más impresionante es la Catedral, de la que destaca sobre cualquier otro componente un cimborrio, claramente hermanado con el de la catedral vieja de Salamanca y el de la colegiata de Toro. El antecedente primero de estos cimborrios es la cúpula de Santa Sofía de Constantinopla, pero además aquí está cargado de gran simbolismo. Otros edificios románicos de la ciudad zamorana son las iglesias de Santa María Magdalena, San Cipriano, San Juan de Puerta Nueva, Santa María la Nueva, Santiago del Burgo, Santa María de la Horta, San Claudio de Olivares, Santiago el Viejo, ...

Las solitarias ruinas del Monasterio de Santa María de Moreruela son de las más impresionantes del Románico español que siguen en pie. Las dimensiones de lo que queda del antiguo cenobio evidencian lo que debió ser en sus mejores tiempos. Si se tiene suerte de visitarlas en un día de niebla, el efecto es fantasmagórico.

Toro, como Zamora, se construyó a orillas del río Duero, y tiene también varios monumentos románicos, el principal de los cuales es sin duda alguna la Colegiata de Santa María la Mayor, cuyo cimborrio recuerda al de la catedral zamorana, pero aquí, las escamas pétreas se han sustituido por simples tejas. Por lo demás, tanto su planta como su alzado se inspiran en las catedrales de Zamora y Salamanca. La Portada de Majestad, ya de estilo gótico, se construyó a fines del siglo XIII y muestra restos de policromía; en sus arquivoltas aparecen ángeles, apóstoles, diáconos, confesores, obispos, santas, músicos que representan a los Ancianos del Apocalipsis y la exterior el Gran Juicio. En el tímpano, un conjunto escultórico que muestra la glorificación de la Virgen, a lo que se añaden las esculturas de reyes, profetas y ángeles de las jambas y los ricos capiteles.

 

 

 
© by Diego Salvador desde 2006