| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista del Mundo Actual

Asesinato de Olof Palme
La aventura del Perejil
La Marcha Verde
Franco "estabiliza" España
"Me educo con el Papus..."
Pipirijaina, Revista de teatro
La Guerra del Fletán
La Traición de Dionisio Ridruejo
El escándalo Fidecaya
Los Neocons
Los sucesos de Montejurra
Boadella en la trena
El gran invento del siglo XX
Un muro para Egon Krenz
La caída de los Ceaucescu
El Puerto de Rotterdam
Los lunes al sol
El verano del amor
El mito de las suecas
2012
Occhetto refunda el PCI
Grândola, vila morena
El general Jaruzelski
Huelga minera in the UK
La Banda de los Cuatro
Tiananmen, primavera de 1989
Divorcio de Terciopelo
El Estado ustasha
48 años de poder
Ubi sunt Noriega
El dictador Trujillo
Evita en Madrid
Las hipotecas basura
La caída de Lehman Brothers
Los Mercados
Transfuguismo en la España postfranquista
Boicot a las Olimpiadas
La Suiza del Oriente próximo
Orfeo negro
American way of life
Dien Bien Phu
Burbuja inmobiliaria
Burbuja vs Crisis
Austeridad y ajuste en la España de Rajoy
Los 10 axiomas de Chomsky
Los maquis en Arán
Las agencias de calificación
La clase política española
La olvidada guerra de Ifni
Otras burbujas
El sistema electoral en España
Del comunismo al capitalismo en China
La Revolución Verde
El MNR y la Revolución Boliviana
El Patrón-Dólar
La ley de Prensa de 1966
Globalización y rechazo
La lengua aranesa
El desastre de la Talidomida
El estigma de ser hija de Stalin

 

 

 
EL ESTADO USTACHA

La Ustase o Ustasha fue una organización nacionalista croata, aliada del nazismo y fundada en 1928 por Ante Pavelic. Se caracterizó por el uso continuado de la violencia terrorista para alcanzar su fin último: la independencia de Croacia y la formación de un Estado croata, basando su política en la diferenciación racial y la supremacía étnica del pueblo croata, al que consideraban germano. Decían defender el honor del pueblo croata por las continuas vejaciones a las que eran sometidos por el Gobierno central yugoslavo, mayoritariamente dominado por los serbios.

Durante la Segunda Guerra Mundial y tras la invasión nazi del Reino de Yugoslavia, parte de Croacia fAnte Pavelicue anexionada por Italia y Hungría y, el resto, fue ocupado por Alemania e Italia permitiendo la creación, junto con Bosnia-Herzegovina y una parte de Dalmacia, del Estado Independiente de Croacia (NDH). La Ustasa gobernó de manera autoritaria el nuevo estado títere creado por los alemanes, y que fue presidido por Ante Pavelic, quien impuso un régimen de partido único. El sueño nacional de la independencia y la unión de todas las provincias croatas, comprendida la antigua Bosnia croata de antes de la ocupación turca en 1463, al fin realizados, entusiasmó momentáneamente a la mayoría de los croatas, que se veían a sí mismos libres de la opresión serbia. Pero fue una situación dramáticamente dictatorial impuesta por Pavelic y sus protectores nacional-socialistas de Berlín.

No obstante, antes de dirigirse a los ustashis, cuya influencia en el país era limitada, los alemanes habían ofrecido el poder a Macek, el líder del Partido Campesino Croata y miembro del gobierno yugoslavo antes y después del golpe de Estado organizado por el serbio Markovic. Pero, Macek rechaza esta oferta por considerar que sería una marioneta del ocupante.

Poco después de la toma del poder por Pavelic y los ustashas, empieza el ajuste de cuentas en Croacia y Bosnia, contra los chetniks serbios que sembraban el terror en toda Yugoslavia de desde 1930, contra los representantes del régimen serbio-yugoslavo, y contra la población civil serbia que vive en Croacia. Se producen grandes matanzas por parte de ustachas y chetniks, que se explican por el intenso odio interétnico acumulado después de 1918, y por la puesta en marcha de venganzas locales, por parte de ambos bandos. Los nazis ordenan a Pavelic la puesta en marcha de leyes racistas, como en otras partes de Europa sometidas al terror hitleriano, y que van a afectar fundamentalmente a judíos y gitanos.

La característica más reseñable del régimen de Pavelic fue el sangriento intento de creación de una Croacia étnicamente pura, que condujo a la persecución y exterminio de todas las etnias minoritarias u opuestas a su régimen. La limpieza étnica que se practicó durante las diferentes guerras de desintegración de la antigua Yugoslavia, tienen aquí un siniestro precedente. Era la misma política que habían practicado los serbios dentro del reino yugoslavo contra croatas católicos y bosnios musulmanes, pero desde el otro punto de vista, el cristiano ortodoxo. Las víctimas serbias de 1941, no serán obra exclusiva de los ustashas de Pavelic, sino también de los musulmanes de Bosnia, que vengaban a las miles de víctimas musulmanas asesinadas entre 1918 y 1939 por las bandas chetniks.

Pavelic, originario de Hercegovina, obtuvo masivo apoyo musulmán al iniciar su gobierno. Pero tan sólo unos meses después de iniciar su sombrío régimen, tanto croatas como musulmanes, comienzan a abandonarlo progresivamente para enrolarse en las milicias guerrilleras de Josip Broz (Tito). De este modo, el oscuro régimen ustasha se vuelve también contra cualquier ciudadano croata contrario a Pavelic, a los que acaba convirtiendo en enemigos del Estado. Entre la oposición a Pavelic se encuentran los comunistas croatas y el mayoritario Partido Campesino Croata, cuyo líder Vladko Macek se consume en prisión. El entusiasmo inicial del pueblo croata desapareció en poco tiempo ante la crueldad de sus gobernantes.

Los nazis ofrecen de nuevo el gobierno a Macek, quien en un acto de dignidad personal, se empeña en rechazar, decisión que causó a priori gran daño al pueblo croata, que podría haberse librado de PaVladko Macekvelic y sus secuaces. Con la capitulación de Italia en 1943, los nazis refuerzan sus tropas en los Balcanes. Pavelic perdió la oportunidad de abandonar la protección alemana y de acercarse a los aliados facilitándoles el desembarco en Croacia. El régimen radicaliza sus posiciones nacionalista y clerical: la guerra en Yugoslavia entre 1941 y 1945, tuvo también una connotación religiosa, además de étnica, pues los católicos croatas y los musulmanes de Bosnia organizaron matanzas entre las minorías ortodoxas serbias de Croacia y Bosnia, y los serbios ortodoxos hicieron lo propio contra los católicos y musulmanes. Las actividades contra los ortodoxos contaron con el visto bueno del clero. El número final de serbios ortodoxos muertos durante este periodo se calcula en unos 250000.

El 8 de mayo de 1945, día de la capitulación de Alemania, Pavelic abandona Zagreb junto a su ejército de croatas fieles, y prefiere rendirse a los ingleses en Austria, antes que a los ejércitos soviéticos. En 1949 escapó hacia Argentina, donde fundó un gobierno ustacha en el exilio. En este periodo, sufrió varios intentos de asesinato (por la policía de Tito, que le busca intensamente) y en 1957 decidió refugiarse en Paraguay de donde, para evitar su detención y extradición tras ser condenado a muerte en rebeldía, escapó hacia España, donde permaneció hasta su muerte a finales de 1958.

Tras la derrota de las potencias del Eje por el bando aliado, la resistencia yugoslava, basada principalmente en la oposición serbia al régimen e invasión Nazi, expulsó al Ustachá deJosip Broz Titol poder y Croacia volvió a formar parte del Estado yugoslavo como una de las repúblicas federadas a la nueva Yugoslavia en 1945.

Los objetivos de la Ustasa se vieron cumplidos con su resurgimiento tras la muerte de Tito, y el incremento de su violencia terrorista fue una de las múltiples causas que provocaron el odio entre las diferentes comunidades de Yugoslavia. A finales de los años ochenta surgieron varios grupos paramilitares en la República Yugoslava de Croacia que se hacían llamar a sí mismos Ustachá.

 

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria