| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista del Mundo Actual

Asesinato de Olof Palme
La aventura del Perejil
La Marcha Verde
Franco "estabiliza" España
"Me educo con el Papus..."
Pipirijaina, Revista de teatro
La Guerra del Fletán
La Traición de Dionisio Ridruejo
El escándalo Fidecaya
Los Neocons
Los sucesos de Montejurra
Boadella en la trena
El gran invento del siglo XX
Un muro para Egon Krenz
La caída de los Ceaucescu
El Puerto de Rotterdam
Los lunes al sol
El verano del amor
El mito de las suecas
2012
Occhetto refunda el PCI
Grândola, vila morena
El general Jaruzelski
Huelga minera in the UK
La Banda de los Cuatro
Tiananmen, primavera de 1989
Divorcio de Terciopelo
El Estado ustasha
48 años de poder
Ubi sunt Noriega
El dictador Trujillo
Evita en Madrid
Las hipotecas basura
La caída de Lehman Brothers
Los Mercados
Transfuguismo en la España postfranquista
Boicot a las Olimpiadas
La Suiza del Oriente próximo
Orfeo negro
American way of life
Dien Bien Phu
Burbuja inmobiliaria
Burbuja vs Crisis
Austeridad y ajuste en la España de Rajoy
Los 10 axiomas de Chomsky
Los maquis en Arán
Las agencias de calificación
La clase política española
La olvidada guerra de Ifni
Otras burbujas
El sistema electoral en España
Del comunismo al capitalismo en China
La Revolución Verde
El MNR y la Revolución Boliviana
El Patrón-Dólar
La ley de Prensa de 1966
Globalización y rechazo
La lengua aranesa
El desastre de la Talidomida
El estigma de ser hija de Stalin

 

 

 

EL MITO DE LAS SUECAS

 

La España de los años 50 estaba sometida al yugo terriblemente purificador de la Iglesia. Los obispos se tomaron la revancha de la quema de iglesias y del anticlericalismo feroz frentepopulista. La mujer española, reposo del guerrero, vivía en un mundo impensable para el resto de su entorno europeo. En aquella época en que Europa conseguía ganar sus libertades individuales, en España no se permitía que fumaran en la calle o llevasen pantalones cortos. Era una época de represión como no se había visto nunca o casi nunca. La dictadura franquista pisoteaba sin piedad todo atisbo de libertad de cualquier índole.

El bikini era una prenda prohibida y a los hombres se les obligaba, en nombre de una timorata y supuestamente bien pensante moralidad hipócrita y farisea, en muchas playas, a llevar el pecho cubierto. En la costa catalana, las beatas de Acción Católica apedreaban a las turistas que paseaban con pantalón corto, se mesaban los cabellos, se sacudían golpes de pecho y se rasgaban las vestiduras ante tamaña demostración del poder infernal, pues el demonio andaba a la caza y captura de incautos en la Tierra y había que luchar para que no se hiciera con su botín: el mayor número posible de almas. Lo que nunca se imaginó nadie es que quizás los españoles querían ser poseídos.

El Landa y L.Vazquez con una suecaarzobispo de Sevilla increpaba vocinglero desde su vehículo oficial a las descarriadas turistas que en manga corta osaban pasar delante de su diócesis, reducto de la moral triunfante nacional-católica. Las doctrinas de Darwin eran consideradas una auténtica herejía. Y en este clima irrespirable de represión social, política, moral, España se moría de hambre, sometida a una autarquía que sojuzgaba con sus cartillas de racionamiento los estómagos de los vencidos y de muchos de los vencedores. España estaba fuera del Plan Marshall, debido a su pasado reciente filo-nazi.

Finalmente el gobierno de Franco logró romper el bloqueo internacional, a partir del Concordato con la Santa Sede y los pactos con los norteamericanos (en clara situación de inferioridad) , ambos firmados en 1953. La ayuda internacional no fue gratuita, y el monolítico régimen franquista debió hacer concesiones, entre las cuales estaba la de permitir la entrada de extranjeros sin necesidad de visado, medida que como se vio posteriormente, resultó crucial para el comienzo de la modernización y actualización sociocultural del sufrido ciudadano español.

Y hete aquí que empezaba la era del turismo. En 1956 llegaron a las costas españolas cerca de millón y medio de turistas. Gran parte de los turistas eran chicas de los países nórdicos: Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca, a las que se llamó genéricamente, "suecas", pero suecas y espaņoltambién francesas, británicas, alemanas, ...Sus hábitos sociales y culturales les conferían cierta tolerancia sexual, fruto de una educación vanguardista y revolucionaria que había arrancado desde las cenizas la Europa tras la II Guerra Mundial. España, bajo el puño de hierro de un régimen carpetovetónico y aislada geográficamente por los Pirineos, se encontraba en el Paleolítico. Las libertades que traían los extranjeros en sus maletas apenas se podían imaginar, y así se fue forjando el mito de las "suecas". La mayor parte no venían en busca de sexo, sino del sol de España. Originarias de países con muchas horas de oscuridad a lo largo del año y con muy bajas temperaturas, consideraron España como un paraíso perdido. Además era un país extremadamente barato, con lo que cada vez llegaron más turistas.

Las "suecas" se convirtieron en un mito, un sueño de libertad, que aún persiste en gran parte de la generación nacida inmediatamente después de la Guerra Civil. Si un marido quería increpar a su mujer la decía "pues me voy con una sueca", pero en realidad eran pocos los que lo hacían.

Según Umbral, "Toda sueca (de París para arriba todas son suecas) lleva dentro un hispanista en tanga que se interesa por la confección de nuestros vinos, por el baile del pueblo, por el ritual de las bodas, por el mito de la virginidad y hasta por la Guerra Civil". Otras "suecas" perseguían en España el paraíso que la generación hippy había inventado. Pero hay que reconocer a las "suecas" que nos enseñaron un mundo que por aquéllas épocas nadie podía imaginar.

Sigrid y Trueno

Sigrid, la eterna novia vikinga del mismísimo Capitán Trueno, personaje de cómic hispano aparecido en la década de los 50, es en realidad una clara trasposición del mito de las turistas suecas que por entonces asolaba España: cualquier propio que veranease en una localidad costera deseaba beneficiarse a una sueca, por su belleza y también porque venían de un mundo totalmente ajeno a lo que entonces era la recia España, donde la liberación sexual era un concepto desconocido, y las mujeres estaban para fregar y tener hijos (tal y como decía antes, el reposo del guerrero).

 

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria