| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista del Mundo Actual

Asesinato de Olof Palme
La aventura del Perejil
La Marcha Verde
Franco "estabiliza" España
"Me educo con el Papus..."
Pipirijaina, Revista de teatro
La Guerra del Fletán
La Traición de Dionisio Ridruejo
El escándalo Fidecaya
Los Neocons
Los sucesos de Montejurra
Boadella en la trena
El gran invento del siglo XX
Un muro para Egon Krenz
La caída de los Ceaucescu
El Puerto de Rotterdam
Los lunes al sol
El verano del amor
El mito de las suecas
2012
Occhetto refunda el PCI
Grândola, vila morena
El general Jaruzelski
Huelga minera in the UK
La Banda de los Cuatro
Tiananmen, primavera de 1989
Divorcio de Terciopelo
El Estado ustasha
48 años de poder
Ubi sunt Noriega
El dictador Trujillo
Evita en Madrid
Las hipotecas basura
La caída de Lehman Brothers
Los Mercados
Transfuguismo en la España postfranquista
Boicot a las Olimpiadas
La Suiza del Oriente próximo
Orfeo negro
American way of life
Dien Bien Phu
Burbuja inmobiliaria
Burbuja vs Crisis
Austeridad y ajuste en la España de Rajoy
Los 10 axiomas de Chomsky
Los maquis en Arán
Las agencias de calificación
La clase política española
La olvidada guerra de Ifni
Otras burbujas
El sistema electoral en España
Del comunismo al capitalismo en China
La Revolución Verde
El MNR y la Revolución Boliviana
El Patrón-Dólar
La ley de Prensa de 1966
Globalización y rechazo
La lengua aranesa
El desastre de la Talidomida
El estigma de ser hija de Stalin

 

 

 
LOS LUNES AL SOL

El paro estructural se produce cuando los trabajadores no pueden acceder a nuevos sectores laborales. Los cambios tecnológicos, la depreciación de los productos de una rama industrial, crean una cantidad de parados muy superior a los demás tipos. El índice de desempleo es en estos casos muy superior entre los trabajadores no cualificados.


Como causas del desempleo en España se pueden citar la elevada temporalidad, su escasa flexibilidad, la insuficiente apertura tecnológica de las empresas y de políticas de incentivación por parte del Gobierno y, otro aspecto muy importante, el todavía bajo nivel de empleo femenino (muy por debajo de los niveles de otros países europeos). Parece mentira que después de más de 30 años de democracia persistan factores como éstos en un país ciertamente desarrollado como el nuestro, cuya porcentaje de inscritos en el desempleo no tiene parangón con nuestros vecinos europeos.

La temporalidad es una de las principales causas del alto desempleo que hay en España. Los contratos temporales agudizan la segmentación del mercado de trabajo y la diferenciación salarial entre los trabajadores indefinidos -con costes de despido relativamente elevados- y temporales -con costes de despido bajos o nulos-. Por lo general, los trabajadores temporales son menos productivos que los contratados indefinidamente. Este aspecto negativo repercute en la competitividad de las empresas, entre otras razones, por la escasa experiencia en el puesto de trabajo y la menor inversión de los empresarios en la formación de estos trabajadores respecto a los indefinidos. Igualmente, la elevada siniestralidad laboral de los contratados temporalmente es muy superior a la del resto de los trabajadores.

En el análisis del desempleo español tiene también una notable influencia la mejora tecnológica. La tecnología está claramente relacionada con la eficiencia de las empresas. Cuanto más desarrollo tecnológico tenga un país, mejores suelen ser sus tasas de empleo, ya que sus empresas suelen ser más eficientes. Los países con poco desarrollo y poca tecnología suelen caracterizarse por los salarios bajos de sus trabajadores. La inversión en tecnología y formación tecnológica del trabajador, conseguirá empresas más eficientes y competitivas, con lo que una mayor parte de trabajadores cualificados se integrarían en un mercado laboral menos susceptible al desempleo estructural. Es absolutamente necesario que la mayor parte posible del tejido laboral de un país esté constituido por trabajadores de alta cualificación. España, sin duda alguna, aún debe mejorar y mucho, en este aspecto, que me parece fundamental: formación permanente del trabajador, pero no sólo por parte de las empresas e instituciones, sino fomentar el "autoafán" por la cultura y el aprendizaje contínuos, desde las primeras etapas de la vida. El autoestudio, en resumidas cuentas. Sí, esta última idea es bastante utópica e probablemente irrealizable, pero básica en su concepción.

En el apartado de escasa flexibilidad, podemos citar la baja movilidad geográfica de los trabajadores desempleados. No existen incentivos que motiven a los trabajadores a cambiar su lugar de residencia para trabajar. En España los salarios suelen ser bajos, incentivo insuficiente en muchas ocasiones para cambiar de lugar de residencia.

En España, como en cualquier país, la tasa de paro refleja una relación directa con la evolución económica y con aspectos estructurales internos e incluso sociales. Los datos muestran que economías abiertas, flexibles y muy liberalizadas, como pueden ser la de Irlanda, Nueva Zelanda, Estados Unidos o Reino Unido, presentan tasas de paro muy bajas. Estos países componen el denominado modelo anglosajón, con una mínima normativa, mucha flexibilidad y unos costes de despidos bajos. Por su parte, otra economía con mucho empleo y poco paro es Holanda, un país muy abierto a los mercados internacionales. En todos estos casos, las reformas laborales siempre han ido orientadas a reducir las intervenciones políticas. Estos datos son inmediatamente anteriores a la gran crisis planetaria que sufrimos cuando escribo estas líneas (septiembre de 2009), pero no cambian sustancialmente la situación. España ahora tiene un porcentaje altísimo de desempleo y continúa una imparable destrucción de empleo, agravada por el brutal parón del sector de la construcción, que fue durante varios años motor del "milagro" económico español. No se pueden construir "castillos en el aire"...Y nuevamente aparece el factor del trabajador poco cualificado.

Además, la economía española se enfrenta también al problema derivado del hecho de que no fue capaz de incrementar su productividad durante el período de fuerte crecimiento (1995-2007) y tiene ante sí "dificultades reales", según subrayaba el INSEE (Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos) en junio de 2009. Lo de siempre: en general, no se reinvierten las ganancias en el tejido empresarial, sino que se evaporan en gastos suntuosos y superfluos. El aumento del empleo femenino (insuficiente a pesar de todo, como hemos visto antes), la llegada de trabajadores extranjeros y la bajada del paro estructural explican cuál es la base del crecimiento español de los últimos años, que no se vio acompañado de un aumento de la productividad, según la fuente.

Después del estallido de la crisis financiera mundial y la consecuente crisis económica mundial, se hacen evidentes los desequilibrios de la economía española, "especialmente vulnerable", según la evaluación de estos expertos franceses. Estos "desequilibrios" serían fundamentalmente una mala atribución sectorial de recursos (en empleo y capital), el deterioro de la competitividad y el aumento del déficit corriente.

Hogares y empresas se endeudaron mucho entre 1997 y 2007. El aumento de la deuda familiar se dirigió sobre todo a la inversión en construcción residencial (los "castillos en el aire"). A los mismos sectores a los que benefició el aumento de la demanda -sobre todo el turismo, el transporte y la construcción-, son aquellos en los que no se pudo dar una recuperación de la productividad e incluso contribuyeron a aumentar el déficit español en este ámbito.

El INSEE recomienda que se reduzca la importancia de los sectores de construcción, comercio, transporte y turismo en la economía española, aunque reconoce que la escasa movilidad geográfica de los trabajadores españoles hace difícil reasignaciones sectoriales del empleo.

En resumen, como causas del desempleo estructural podemos apuntar las siguientes:
     

  • Falta de cualificación profesional. En un porcentaje elevado, el paro se debe no tanto a las fluctuaciones económicas o a los progresos de la automación, sino a que muchos trabajadores son víctimas de una descualificación profesional.
  • El proceso tecnológico. Una de las mayores preocupaciones actuales del trabajador se deriva del hecho de que el proceso tecnológico tiende a eliminar puestos de trabajo en beneficio de la máquina. La renovación de las fabricaciones y la necesidad de las empresas de lanzar nuevos productos al mercado, originan simultáneamente mutaciones en la esfera de utilización del trabajo. Desde el punto de vista social, las posibilidades se basan en una formación profesional continuada y en una educación permanente, como factores claves para evitar distorsiones en el cuerpo social, ya que el desempleo provocado por el avance técnico constituye más una falta de adaptación y de preparación que de posibilidades de empleo.
  • Falta de control sobre las leyes económicas. Los trabajadores que, aislada o colectivamente, se hallan en desempleo, parten normalmente desarraigados de los núcleos rurales o de los sectores sociales en que se desenvolvía su vida, aplastados por las leyes económicas, sobre las que no ejercen control alguno.

El paro español tiene, una causa clásica debida al alto coste laboral en relación con nuestra productividad, y otra parte keynesiana, es decir, debida a la debilidad de nuestra demanda de trabajo. A su vez, el paro keynesiano puede ser de dos tipos: un paro keynesiano estructural debido a la falta de tejido productivo (como es, en parte, el paro andaluz); y un paro keynesiano puro causado por falta de demanda efectiva para la capacidad productiva instalada (como es, ahora, parte del paro catalán). Hay, pues, tres grandes causas macroeconómicas del paro, mutuamente interrelacionadas.

Resulta inconcebible a muchos niveles que un país pueda aguantar sin movilizarse con una tasa de paro como la que soporta España en Noviembre de 2011, alrededor del 22%..., con unas elecciones a la vuelta de la esquina ¿Se acuerdan de "Los Lunes al sol"?

     

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria