| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista del Mundo Actual

Asesinato de Olof Palme
La aventura del Perejil
La Marcha Verde
Franco "estabiliza" España
"Me educo con el Papus..."
Pipirijaina, Revista de teatro
La Guerra del Fletán
La Traición de Dionisio Ridruejo
El escándalo Fidecaya
Los Neocons
Los sucesos de Montejurra
Boadella en la trena
El gran invento del siglo XX
Un muro para Egon Krenz
La caída de los Ceaucescu
El Puerto de Rotterdam
Los lunes al sol
El verano del amor
El mito de las suecas
2012
Occhetto refunda el PCI
Grândola, vila morena
El general Jaruzelski
Huelga minera in the UK
La Banda de los Cuatro
Tiananmen, primavera de 1989
Divorcio de Terciopelo
El Estado ustasha
48 años de poder
Ubi sunt Noriega
El dictador Trujillo
Evita en Madrid
Las hipotecas basura
La caída de Lehman Brothers
Los Mercados
Transfuguismo en la España postfranquista
Boicot a las Olimpiadas
La Suiza del Oriente próximo
Orfeo negro
American way of life
Dien Bien Phu
Burbuja inmobiliaria
Burbuja vs Crisis
Austeridad y ajuste en la España de Rajoy
Los 10 axiomas de Chomsky
Los maquis en Arán
Las agencias de calificación
La clase política española
La olvidada guerra de Ifni
Otras burbujas
El sistema electoral en España
Del comunismo al capitalismo en China
La Revolución Verde
El MNR y la Revolución Boliviana
El Patrón-Dólar
La ley de Prensa de 1966
Globalización y rechazo
La lengua aranesa
El desastre de la Talidomida
El estigma de ser hija de Stalin

 

 

 

ASESINATO DE OLOF PALME

El 28 de febrero de 1986, Olor Palme, jefe del Gobierno sueco caía abatido a tiros en una calle de Estocolmo . El crimen no fue resuelto convirtiéndose para Suecia en el 'enigma del siglo'.

Eran las 23.21h. Olof Palme caminaba por una calle junto a su mujer después de haber salido del cine. En ese momento, un desconocido se acercó, abrió fuego contra el primer ministro y huyó . Palme se desploma sobre el suelo y poco después de media hora se certificaba su muerte en el hospital.

La balsa de aceite ya no lo era tanto, decidieron los suecos. Durante varios días la televisión silenció su programación habitual y sólo emitió imágenes relacionados con el magnicidio. Se preguntaba a los ciudadanos de a pie sobre el hecho y la idea más repetida era: "Esto no pasa en Suecia. Es propio del sur de Europa o de los países del tercer mundo, pero aquí... aquí esto no puede haber sucedido".


El estupor se apoderó de la población. Y un dolor profundo, un sentimiento de ataque brutal a lo más íntimo de su ser y sus tradiciones, en su tranquilidad y su neutralidad activa envolvió a los suecos, que hasta ese momento y desde hacía décadas se habían sentido fuera del mundo real y de sus maquinaciones políticas.

El pueblo sueco, orgulloso de esa 'sociedad libre' en la que su jefe de Gobierno podía pasear sin protección, quedó sumido en una profunda conmoción .

Palme era el político más conocido fueras de las fronteras de su país por vocación universalista, con una proyección especial hacia el Tercer Mundo, su defensa del desarme y condena a la guerra de Vietnam. La derecha sueca no le perdonó la propugnación de estos principios y pasó a considerarle un 'traidor'.

Desde 1986, cientos de investigadores han tratado de resolver el caso, descubrir quién asesinó a Olof Palme y por qué. Desde entonces sólo ha habido un acusado , Christer Pettersson, un sueco alcohólico y toxicómano detenido en 1988 y absuelto por falta de pruebas. Pettersson murió en septiembre del 2004 tras dedicar los últimos años de su vida a confundir a la sociedad sueca con declaraciones contradictorias.

Como muchos suecos, la esposa de Palme, Lisbet Palme sigue pensando que Pettersson mató a su esposo. Sin embargo, junto a la hipótesis del asesino solitario hay todo tipo de teorías, unas más verosímiles que otras, cuya abundancia sólo subraya el hecho de que los investigadores siguen hoy tan extraviados como antes.

La policía siguió en su momento la pista del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), al que en 1985 Palme declaró grupo terrorista; la de los servicios secretos surafricanos, que tenían motivos para matarlo por su papel fundamental en la condena de la ONU al apart-heid ; la pista iraní, basada en el supuesto malestar de los ayatolás por la decisión de Estocolmo de congelar una venta de armas a Teherán. Ninguna ha dado resultado. Todas sin ningún éxito. Un factor que arroja bastantes dudas sobre la pericia de la policía sueca o de sus deseos de encontrar elementos objetivos para dilucidar el asesinato es la aparición del supuesto casquillo de bala que mató a Palme. La persona que lo halló, un corresponsal extranjero de origen indio llamado Alfred Tavares, fue posteriormente acusado por la policía de seguridad de ser en realidad un espía del Gobierno de Nueva Delhi. Tampoco se puede descartar que el casquillo fuera plantado en la acera de enfrente del lugar de los hechos por el o los asesinos para dificultar las pesquisas de la policía, que buscó infructuosamente el revólver del crimen en el lago Malaren.

También se habló de que podía haber sido una locura de un hombre solo. Esta teoría cae por su propio peso pues se necesitaba información de sus salidas y entradas y -recordemos- que era una persona "conocida" por la pareja.

El mandatario sueco se granjeó muchos enemigos por sus posiciones firmes contra las dictaduras y a favor del pacifismo, el desarme, la justicia social y el desarrollo del Tercer Mundo, lo que lleva a otra línea de investigación centrada en la CIA y los Estados Unidos por razones obvias. Pero nada había por ahí. Más bien los norteamericanos colaboraron con la policía sueca dando otros nombres. Hablaron de un complot encabezado por alguien perteneciente a una embajada europea que utilizaría como brazo armado a un antiguo policía argentino (dado que la munición encontrada pertenecía al mismo tipo de arma que se utilizó allí durante la dictadura). Esta persona fue también interrogada pero salió a la calle por falta de pruebas también, pues no se encontró en su domicilio ni armas ni munición. Caminos que en resumen, conducían a ninguna parte.

En 2000 el número de investigadores se redujo a una decena. El crimen quedará prescrito el 28 de febrero de 2011, 25 años después del asesinato.

Suecia ha cambiado mucho desde el asesinato de Olof Palme. La ilusión de un paraíso terrenal se rompió en mil pedazos y la sociedad sueca encontró una serie de problemas similares a los del resto de la Europa de su entorno.

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria