| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista del Mundo Actual

Asesinato de Olof Palme
La aventura del Perejil
La Marcha Verde
Franco "estabiliza" España
"Me educo con el Papus..."
Pipirijaina, Revista de teatro
La Guerra del Fletán
La Traición de Dionisio Ridruejo
El escándalo Fidecaya
Los Neocons
Los sucesos de Montejurra
Boadella en la trena
El gran invento del siglo XX
Un muro para Egon Krenz
La caída de los Ceaucescu
El Puerto de Rotterdam
Los lunes al sol
El verano del amor
El mito de las suecas
2012
Occhetto refunda el PCI
Grândola, vila morena
El general Jaruzelski
Huelga minera in the UK
La Banda de los Cuatro
Tiananmen, primavera de 1989
Divorcio de Terciopelo
El Estado ustasha
48 años de poder
Ubi sunt Noriega
El dictador Trujillo
Evita en Madrid
Las hipotecas basura
La caída de Lehman Brothers
Los Mercados
Transfuguismo en la España postfranquista
Boicot a las Olimpiadas
La Suiza del Oriente próximo
Orfeo negro
American way of life
Dien Bien Phu
Burbuja inmobiliaria
Burbuja vs Crisis
Austeridad y ajuste en la España de Rajoy
Los 10 axiomas de Chomsky
Los maquis en Arán
Las agencias de calificación
La clase política española
La olvidada guerra de Ifni
Otras burbujas
El sistema electoral en España
Del comunismo al capitalismo en China
La Revolución Verde
El MNR y la Revolución Boliviana
El Patrón-Dólar
La ley de Prensa de 1966
Globalización y rechazo
La lengua aranesa
El desastre de la Talidomida
El estigma de ser hija de Stalin

 

 

 

EVITA EN MADRID

Eva Duarte de Perón nació en Los Toldos, Argentina, 1919 y murió a la temprana edad de 32 años en Buenos Aires en 1952. Era hija ilegítima de Juan Duarte y de Juana Ibarguren, vivió pobremente en su pueblo natal hasta que a los dieciséis años marchó a Buenos Aires. En la capital argentina trabajó como actriz en pequeños locales y en la radio, y a partir de 1935 comenzó a gozar de cierta popularidad. En tales circunstancias conoció al coronel Juan Domingo Perón, e inició con él una relación íntima, casándose con él en 1945. Fue Primera Dama de Argentina entre 1946 y la fecha de su fallecimiento.

En calidad de tal, intentó intervenir activamente en la política argentina, pero su actuación estaba obstaculizada por la prohibición legal que existía para que las mujeres pudieran actuar en política. Perón, Evita y otros dirigentes peronistas planearon una gira internacional para 1947, que pudiera auparla a un primer plano político. Realizó una gran gira europea entre junio y agosto de 1947, incluyendo la aislada España de Franco. La situación de penuria del pueblo español no le era ajena. Cuando viajó a España, nuetro país pasaba los peores momentos del aislamiento internacional del régimen franquista. Su visita estuvo precedida por la concesión del gobierno peronista al régimen español de un crédito millonario para la compra de trigo, maíz, carne, legumbres, etc.

Desde luego el motivo de la gira era claramente político y social, pues deseaba ejercer de embajadora de buena voluntad y conocer los sistemas de ayuda social instalados en Europa tras la catastrófica Guerra Mundial con la intención de instalar un nuevo sistema de obras sociales en la propia Argentina, que fuese realmente eficaz.

España fue la primera etapa del largo viaje de Eva Perón a Europa, permaneciendo 18 días en nuestro país. Tuvo como escalas españolas Villa Cisneros, Madrid, Toledo, Segovia, Galicia, Sevilla, Granada y Barcelona. Es más que probable que a Evita le desagradase la forma con que el régimen de Franco trataba a los obreros y en general a la gente de extracción humilde. No podía olvidar sus orígenes y su depauperada infancia. Con la mujer de Franco, Carmen Polo no mantuvo en ningún momento buenas relaciones, ya que ésta se empeñó en mostrarle lugares como el Madrid de los Austrias y borbónico, y los grandes palacios madrileños, cuando Evita lo que realmente deseaba era conocer los hospitales públicos y los miserables barrios obreros.

La noche del 9 de junio, el día de su su primer encontronazo con la mujer de Franco, el gobierno había organizado una gala en el palacio de El Pardo y allí Evita recibió varios regalos: un tapiz con una reproducción de El Greco, una colección de cerámica toledana, un abanico de oro y marfil, un collar de plata, un mantón de Murcia y perfumes. El programa del día siguiente fue agotador. Por la mañana, con una pequeña comitiva encabezada por el marqués de Chinchilla, la llevaron al Escorial y se lo hicieron recorrer palmo a palmo, sin olvidar el Pudridero, donde yacen los restos de casi todos los reyes de España. A Eva la sorprendió ese inmenso monumento vacío y - a su juicio - desaprovechado, y después de almorzar en el salón de Embajadores hizo el siguiente comentario: -"¿Por qué no dedican este enorme y sombrío edificio a algo útil? Por ejemplo, colonia para niños pobres. Se ven tantos..."

Los encontronazos entre las dos mujeres fueron constantes. A Franco no le gustó nada la situación y fue consciente, dentro de su habitual perspicacia política, de que las cosas podían complicársele. La visita de Eva Duarte de Perón no era una simple visita de cortesía, ni los resultados que obtuviera de ella serían gratuitos. Y él no estaba acostumbrado a eso, sino al ordeno y mando desde que estalló la guerra civil española, primero desde el liderazgo del denominado bando nacional, y después desde la jefatura del Estado.

En Vigo, ante una multitud que coreaba los nombres de Franco y de ella misma, Eva les espetó micrófono en mano: - En Argentina trabajamos para que haya menos ricos y menos pobres. ¡Hagan ustedes lo mismo!. Franco debió quedarse de uralita, ante el desparpajo de una populista convencida como Evita.

La última noche que Eva pasó en España, Franco le ofreció una cena de gala en el Patio de los Naranjos del Palacio de la Diputación. Durante la comida una orquesta interpretaba música regional española y, a petición del propio Franco, tangos argentinos. Fuera del palacio la muchedumbre jaleaba su nombre y reclamaba la presencia de la bella y joven visitante en el balcón. Eva ironizó una vez más: -¿Quiere un consejo? - le dijo al Generalísimo - Cuando necesite reunir a una multitud como ésta, mándeme llamar.

Franco se sentía todopoderoso, pero Evita, a sus 28 años, estaba convencida de que no había cosa que no pudiera hacer ni palabras que no pudiera decir. Franco descansó de seguro, cuando la primera Dama argentina, esa invitada presuntuosa e incómoda, abandonó España. Y seguro que Carmen Polo, todavía más.

De regreso a Argentina, Evita resumió su experiencia española en esta frase:

"A la mujer de Franco no le gustaban los obreros, y cada vez que podía los tildaba de "rojos" porque habían participado en la guerra civil. Yo me aguanté un par de veces hasta que no pude más, y le dije que su marido no era un gobernante por los votos del pueblo sino por imposición de una victoria. A la gorda no le gustó nada".

 

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria