| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista del Mundo Actual

Asesinato de Olof Palme
La aventura del Perejil
La Marcha Verde
Franco "estabiliza" España
"Me educo con el Papus..."
Pipirijaina, Revista de teatro
La Guerra del Fletán
La Traición de Dionisio Ridruejo
El escándalo Fidecaya
Los Neocons
Los sucesos de Montejurra
Boadella en la trena
El gran invento del siglo XX
Un muro para Egon Krenz
La caída de los Ceaucescu
El Puerto de Rotterdam
Los lunes al sol
El verano del amor
El mito de las suecas
2012
Occhetto refunda el PCI
Grândola, vila morena
El general Jaruzelski
Huelga minera in the UK
La Banda de los Cuatro
Tiananmen, primavera de 1989
Divorcio de Terciopelo
El Estado ustasha
48 años de poder
Ubi sunt Noriega
El dictador Trujillo
Evita en Madrid
Las hipotecas basura
La caída de Lehman Brothers
Los Mercados
Transfuguismo en la España postfranquista
Boicot a las Olimpiadas
La Suiza del Oriente próximo
Orfeo negro
American way of life
Dien Bien Phu
Burbuja inmobiliaria
Burbuja vs Crisis
Austeridad y ajuste en la España de Rajoy
Los 10 axiomas de Chomsky
Los maquis en Arán
Las agencias de calificación
La clase política española
La olvidada guerra de Ifni
Otras burbujas
El sistema electoral en España
Del comunismo al capitalismo en China
La Revolución Verde
El MNR y la Revolución Boliviana
El Patrón-Dólar
La ley de Prensa de 1966
Globalización y rechazo
La lengua aranesa
El desastre de la Talidomida
El estigma de ser hija de Stalin

 

 

 

 

2012

Los mayas desarrollaron un sofisticado sistema matemático. Muy interesados en los ciclos de la naturaleza y los del universo, fueron grandes astrónomos y su forma de medir el tiempo no estaba relacionada ni con los ciclos lunares ni con los estacionales; de hecho sólo se sincronizaba aproximadamente con el año solar.

Tras la invasión española en el siglo XVI el calendario dejó de emplearse y se piensa que existían tres calendarios mayas: el Tzolkin para uso religioso (dividido en 20 períodos de 13 días), el Haab para uso civil (dividido en 18 períodos de 20 días cada uno más 5 días extras al final para la oración, lo cual daba un total de 365 días) y finalmente el conocido como " Cuenta Larga " que simplemente contaba los días desde una fecha de inicio. No existe acuerdo sobre cual fue la fecha elegida para iniciar este último calendario, ni por qué razones, la mayoría de los expertos cree que se trata de 13 de agosto del 3114 antes de Cristo, pero existen fuertes discrepancias al respecto. Pero hay que darle un poco de morbillo al cotarro, que a pesar de la crisis, el calentamiento global y las decenas de guerras locales, terrorismo, hambre, etc, etc, en Occidente se nos ve un poco aburridos.

Se cree que el formato que empleaban para contar los días no era flexible, sino que estaba limitado a 1.872 millones de días, de modo que teniendo en cuenta la fecha de inicio, este calendario alcanzaría su valor máximo en torno al 23 de diciembre del 2012.

Ahí es donde empiezan las predicciones agoreras. Los mayas veían al universo adscrito a ciclos diurnos, lunares, estacionales y solares. Por lo que tiene sentido pensar que el calendario "Cuenta Larga", al igual que muchos otros (como el chino), fuese así mismo cíclico, ciertamente largo, pero un ciclo. No existen razones para pensar que los mayas creyesen que el final de este calendario supusiese el fin del tiempo (al igual que a nadie se le ocurriría pensar que su fecha de inicio marque el nacimiento del mundo). Si según los mayas se acaba el calendario, el ser humano siente la necesidad de creer o de crear la probabilidad certera en un apocalipsis para llenar algun vacío interior.

Hay expertos en culturas mesoamericanas que recalcan que los mayas no profetizaron el fin del mundo para dentro de un lustro, sino un mero «cambio de ciclo».

Como ocurrió hace mil años, la proximidad del fin del milenio provoca una ola de inquietud ante los tiempos que se avecinan. Mientras para unos el fin del mundo es la extinción de laNostradamus Humanidad, para otros es el ascenso a un nivel superior o un cambio radical en la manera en que vivimos, también están las interpretaciones religiosas y proféticas de todo tipo.

El famoso Nostradamus, maestro del temor apocalíptico, también predijo el fin del mundo con una fecha exacta, el 21 de diciembre de 2012 , al igual que lo hicieron antes que él los mayas.

A pesar de que no sabemos lo que se cierne sobre la humanidad en esta fecha -una gigantesca colisión cósmica, una catástrofe medioambiental, un enfrentamiento religioso o una transformación más sutil-, para muchos será cuando se produzca un cambio fundamental en nuestro planeta.

Y si no teníamos bastante con los mayas y este buen señor, para colmo por esas fechas pasará cerca de la tierra un cometa, y parece que habrá un período de gran actividad solar y... Y con la información y la desinformación que nos proporciona a partes iguales Internet para qué queremos más. Vamos que tenemos todas las papeletas para irnos al garete. Claramente de nuevo el milenarismo nos ataca, ya desde hace décadas, durante esos años inmediatamente anteriores y posteriores a la mítica fecha del 2000. Pero ya hubo un síndrome milenarista que fue superado y con nota.

No obstante, actualmente, la actividad solar ha alcanzado uno de los niveles más altos en el último millar de años. En el último siglo la cantidad de manchas en el Sol ha aumentado considerablemente. Simultáneamente, en los últimos años se ha observado un pronunciado calentamiento del clima. Es probable que la actividad humana haya contribuido en ese proceso, sin embargo, muchos científicos consideran que el cambio climático es una consecuencia de los procesos que se producen en el Sol. Parece que en el año 2012, el Sol comenzará un nuevo ciclo y ese año la Tierra podría ser víctima de una tormenta solar. Las guerras, revoluciones, los avances científicos, espirituales y técnicos, el incremento de los suicidios y las catástrofes, en cierta forma están relacionados con la actividad solar. Entonces los mayas, ¿pudieron pronosticar un aumento de la actividad solar? No olvidemos que eran consumados astrónomos.

La llegada del primer milenio de nuestra era supuso desesperación, congoja, terror y profecías milenaristas que suponían el fin de los tiempos alrededor del año 1000 d.C. Y una vez superada tan molesta fecha, el monje Raúl Gleber escribía en Dijon (Francia) en 1003, cosas como ésta: "(...) era como si toda la tierra, habiéndose liberado de lo viejo, quisiera vestirse con un nuevo manto, el manto blanco de las iglesias.". Gleber habla de la fiebre reconstructora y constructora en toda Europa Occidental después de la fatídica fecha, de esa ola artística que se conoció como Arte Románico. De una renovación de la Humanidad, al menos en Occidente, que era la que temblaba en ese momento al son de su propio milenarismo, ya que otras c¡vilizaciones se rigen por otro sistema de contar el tiempo, y tendrán sus propios síndromes milenaristas, y a su debido tiempo, si es que no han tenido ya más de uno (los chinos segruo que sí).

El asunto del 21 (ó 22 ó 23, que todas las he visto escritas) de diciembre de 2012 también tiene interpretaciones más optimistas. Se dice que la humanidad ingresa en una nueva etapa. Como dice el último día no significará el arribo de ninguna calamidad; en cambio, implica una nueva conciencia cósmica y una transición espiritual hacia la nueva civilización, o el comienzo de una nueva etapa en la vida del hombre. A ver si es verdad y nos deshacemos de unas cuantas zarandajas, que falta nos hace.

En fin que los creyentes (en la fecha fatídica o no, según se mire) no se ponen de acuerdo sobre si en el año 2012 tendrá lugar el fin de la civilización, o si en cambio la humanidad se elevará a un nivel superior. Lo mismo comienza la colonización de Marte, como en la celebrada película "Desafío Total"...Por supuesto Hollywood ha entrado en el debate con el espectacular film "2012", que nos cuenta la fecha de marras en clave catastrofista. ¿Cómo no?.

 

 

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria