| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
La Meseta
 

- Monasterios burgaleses y riojanos -

Este es un viaje esencialmente románico, pero con alguna incursión en otras épocas. La localidad de Covarrubias es un buen comienzo para este periplo, donde se puede pasear por sus calles empedradas y visitar el Torreón de Fernán González o de Doña Urraca (siglo X). El acceso a la población se hace bajo el arco sobre el que está el Archivo del Adelantamiento de Castilla. El monumento más notable es la Colegiata dedicada a los santos Cosme y Damián.

Entre Coruña del Conde y Peñalba de Castro se hallan las ruinas de la gran ciudad romana de Clunia, que cubren por completo la cima de una altiplanicie. La ciudad contaba con unos 30.000 habitantes. el teatro, tallado en la ladera que hay a la entrada de la ci udad, tenía una capacidad para 9000 espectadores. Otros restos son los baños públicos, una villa palaciega y mosaicos, foro, viviendas, baños pri vados, depósitos, basílica y puente. La aldea de Quintañilla de la Viñas ofrece al visitante la pequeña ermita de época visigótica de Santa María de Lara (s. VII). La iglesia se levantó en el emplazamiento de una villa romana y una necrópolis. Quedan algunas columnas romanas y en el muro exterior puede apre ciarse un relieve de piedra en tres franjas.

En el término municipal de Ibeas de Juarros se encuentra el yacimiento de época paleolítica de la sierra de Atapuerca, fundamental para comprender la evolución de la humanidad desde hace casi un millón de años. Los principales yacimientos son la Sima de los Huesos, la Galería y la Gran Dolina.

El monasterio de San Pedro de Arlanza se comenzó a construir en 912 y se terminó en el siglo XII. Fue la última morada del conde Fernán González. Sobre las viejas estructuras se construyó con los estilos románico y gótico. Actualmente el monasterio se halla en ruinas, pero en proceso de restauración. El entorno es espectacular, pues se encuentra situado a orillas del río, en el hermoso valle del Arlanza.

En San Millán de la Cogolla (Rioja) se encuentran dos monasterios, el de arriba o Suso y el de abajo o Yuso. El monasterio de Suso se construyó a comienzos del siglo X, y las influencias mozárabes son evidentes en los arcos de herradura del interior. Se levantó en una ladera y se usaron como capillas grutas talladas en la roca. Allí se encuentran las tumbas de los Siete Infantes de Lara y de su ayo, el druida Nuño Rasura. De este monasterio proceden las Glosas Emilianenses (s. X), los manuscritos más antiguos escritos en castellano. Gonzalo de Berceo, el primer poeta en lengua castellana fue monje en Suso, donde además se encuentra la tumba del eremita San Millán, fundador del cenobio. En el monasterio de Yuso, de construcción renacentista y barroca, se encuentran las Glosas encontradas en Suso. Al monasterio de Nuestra Señora de Valvanera se accede por una pista que sube entre el bosque camino de las cumbres del San Lorenzo, centro de culto ancestral de la sierra de la Demanda. Es una abadía de monjes benedictinos. Además de admirar el entorno en el que se asienta, no perderse la ermita dieciochesca antes de llegar al lugar y contemplar una serie impresionante de tallas que representan a santos, arcángeles y toda la familia celestial. Uno no puede evitar escalofríos al caminar a través de estas imágenes de madera barrocas.

Del antiguo monasterio de San Quirce, perdido en la despoblada llanura castellana, sólo queda su iglesia, la mejor conservada entre las de los grandes monasterios burgaleses. De propiedad particular, San Quirce se erigió no sólo en un espacio de frontera, sino también en un tiempo intermedio entre el del románico del norte, muy influenciado por el del Camino, y el de la expansión hacia el sur a la reconquista de la cuenca del Duero, antes de que Silos irradiase con fuerza las construcciones posteriores. El eclecticismo de San quirce lo refleja su escultura.

En Vizcaínos de la Sierra se puede visitar su iglesia parroquial, típica de las del grupo de la Sierra de la Demanda: construcciones recias que exhiben poderosas torres cuadradas, galería porticadas meridionales y escultura tardía influenciada por Silos. A este grupo pertenece también la iglesia de San Cristóbal, en la población de Canales de la Sierra, situada en la vertiente riojana de la Sierra de la Demanda. Cercana a ésta, en Mansilla de la Sierra, encontramos la pequeña ermita de Santa Catalina, alzada sobre la orilla de un pantano. Ha pasado de ser agreste, en medio de la Sierra, a lacustre, siendo un ejemplo más de la integración del románico en el paisaje que le rodea.

El claustro del monasterio de Santo Domingo de Silos, con su arquitectura limpia, su escultura insuperable y su ciprés axial es uno de los más altos lugares del espíritu y una de las más manifestaciones más extraordinarias del románico considerado en su totalidad. De época románica, el monasterio conserva además del claustro, la Portada de las Vírgenes, restos de algunos muros de la iglesia y diversas piezas reunidas en un museo. El claustro fue comenzado por el llamado Primer Maestro de Silos, de nombre desconocido peo obra portentosa, y terminado por el Segundo Maestro de Silos, que sigue los moldes románicos conocidos aunque trata de no romper la unidad del claustro. Silos es un alto lugar espiritual construido por el hombre donde la paz y la serenidad alcanzan niveles inusuales.

 
© by Diego Salvador desde 2006