| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Medieval

Eric el Rojo en la Tierra Verde
Vikingos en Sevilla
El libro de Kells
Jayyam, esencia mística del vino
La primera Rusia
Beda, el Venerable
El poderío de Tula
El juego de la Oca
San Patricio de Irlanda
El reino de Tudmir
El Ordenamiento de Alcalá
Los Khmer de Angkor
El Preste Juan
La ciudad medieval de Tombuctú
El Reino de Ghana
Los rebeldes de Bobastro
El Rey Lobo
Ain Yalut
El juego de pelota
El Infierno, ese gran invento
Los Husitas
El Althing
Una República en Almería
Historia de la Spaten
La Danza de la Muerte
Juan Sin Miedo
La Devotio moderna
El irresistible ascenso de los Visconti
La conquista de Albania
Extrema y dura
Los Infantes de Carrión
Blanca Garcés de Navarra
Caos en el Hipódromo
Crisis iconoclasta
Los feroces ultramontanos
El almirante Cheng Ho
¡¡¡Venganza catalana!!!
Las vías pecuarias
El Puente del Perdón
Disputa por el Valle de Lozoya
Relaciones entre Segovia y el Valle de Lozoya
El Cid de Lérida
Las serranas del Arcipreste
El verdadero Guy de Lusignan
Atentado contra el Rey Católico
¡A buenas horas, mangas verdes!
Espías asados en Antioquía y caníbales en Maarat

 

 

LAS VÍAS PECUARIAS

Desde los lejanísimos tiempos en que nuestros antepasados domesticaron animales y plantas (hablamos del Neolítico), agricultores y ganaderos iniciaron una lucha denodada que culminó en rivalidad inveterada, que se ha intentado resolver a lo largo del tiempo. Los animales domesticados ponían en peligro los sembrados al atravesar los campos y devorar las cosechas. El cuento bíblico de Caín y Abel está relacionado, puesto que uno era agricultor y el otro ganadero. Y vean lo que ocurrió, a pesar de ser hermanos.

En la España medieval, abundaban los rebaños de oveja merina, cuya lana, de gran calidad, era muy apreciada en toda Europa. La otra raza ovina hispana, la oveja churra, se reservaba en mayor medida para la producción de carne. La lana era uno de los puntos fuertes económicos (si no el que más) del reino de Castilla, cuyos mercados más importantes eran Medina del Campo y Burgos.

Según avanzan los reinos cristianos desde el norte y la frontera se va desplazando hacia el sur, se va alejando también la zona en la que se producen enfrentamientos bélicos contra el Islam, región que se convierte en tierra de nadie. Esta región poco poblada, se va repoblando con labradores que roturan las mejores y más productivas tierras, y que prohibían, apoyándose en sus fueros fronterizos concedidos por los monarcas, el paso a los ganaderos y sus rebaños. Como la riqueza castellana descansaba en el trigo y la lana, los reyes promulgaron leyes para defender a ambos colectivos, que conservaban la rivalidad desde los tiempos de Caín y Abel, y establecieron caminos para el paso del ganado por entre las tierras cultivadas para facilitar la trashumancia y el paso entre unos pastos y otros situados habitualmente en zonas de difícil roturación. Estos caminos son las Vías Pecuarias, que se denominan de manera diferente en función de su anchura máxima. Así:

•  Cañada Real: 90 varas castellanas de anchura (75,22 m)

•  Cordel: 45 varas castellanas (37,71 m)

•  Vereda: 25 varas castellanas (20,89 m)

•  Colada: menos de 25 varas castellanas.

Pero es posible que el colectivo ganadero saliese ganando, pues la lana interesaba en demasía a la Hacienda Real, que llenaba bastante más sus arcas que el trigo. Así pues, las agrupaciones de pastores y ganaderos se fusionaron en la "Real sociedad de ganaderos de La Mesta" (el Honrado Concejo), según el privilegio de Alfonso X el Sabio, de 1273, aunque su denominación y reglamentación es de época de Alfonso XI, 1347. Con la creación de la Mesta se intentaban evitar conflictos entre agricultores y ganaderos, conflictos generados por el paso de los rebaños por tierras de cultivo 2 veces al año, que producían daños irreparables, pues los animales se llevaban por delante toda planta verde y no tan verde que encontraban.

La trashumancia es el desplazamiento anual de los rebaños desde las zonas altas destinadas a pastos en verano a zonas bajas en las que el ganado pasa el invierno. La dificultad de las zonas de montaña para su uso agrícola explica la utilización que hacen los ganaderos de las mismas para alimentar a sus rebaños, sobre todo de ovejas.

El sistema trashumante se basa en la adaptación de los desplazamientos de los rebaños a los ciclos climáticos, de forma que durante el invierno, los ganados permanecen en los valles, más cálidos, en las dehesas y tierras bajas del sur y oeste de la Península. Estas regiones se conocen como invernaderos o "extremos", y a finales de la primavera se desplazan hacia las montañas del norte y el este, denominados "agostaderos".

Además de las vías pecuarias propiamente dichas, existían una serie de elementos adicionales que completaban y asistían a esta red de caminos ganaderos. Estos son:

•  Descansaderos : ensanchamientos de la vía pecuaria donde los rebaños descansaban o pasaban la noche.

•  Abrevaderos : podían ser artificiales, como los pozos con pilones o bien se hacen coincidir con el paso de arroyos, ríos o lagunas.

•  Majadas : es similar al descansadero, solo que en esta ocasión es el lugar donde los rebaños pasan la noche.

•  Mojones o hitos : señalizan el itinerario de las vías pecuarias.

•  Contaderos : pasos estrechos en los que las cabezas de ganado son fácilmente cuantificables; pueden tomar la forma de puentes o ser simplemente estrechamientos.

•  Chozos : viviendas de los pastores trashumantes durante su estancia en los lugares de pastos.

 

 

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria