| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Medieval

Eric el Rojo en la Tierra Verde
Vikingos en Sevilla
El libro de Kells
Jayyam, esencia mística del vino
La primera Rusia
Beda, el Venerable
El poderío de Tula
El juego de la Oca
San Patricio de Irlanda
El reino de Tudmir
El Ordenamiento de Alcalá
Los Khmer de Angkor
El Preste Juan
La ciudad medieval de Tombuctú
El Reino de Ghana
Los rebeldes de Bobastro
El Rey Lobo
Ain Yalut
El juego de pelota
El Infierno, ese gran invento
Los Husitas
El Althing
Una República en Almería
Historia de la Spaten
La Danza de la Muerte
Juan Sin Miedo
La Devotio moderna
El irresistible ascenso de los Visconti
La conquista de Albania
Extrema y dura
Los Infantes de Carrión
Blanca Garcés de Navarra
Caos en el Hipódromo
Crisis iconoclasta
Los feroces ultramontanos
El almirante Cheng Ho
¡¡¡Venganza catalana!!!
Las vías pecuarias
El Puente del Perdón
Disputa por el Valle de Lozoya
Relaciones entre Segovia y el Valle de Lozoya
El Cid de Lérida
Las serranas del Arcipreste
El verdadero Guy de Lusignan
Atentado contra el Rey Católico
¡A buenas horas, mangas verdes!
Espías asados en Antioquía y caníbales en Maarat

 

LA PRIMERA RUSIA

El aspecto más controvertido e importante de la historia de los varegos es el contacto entre suecos y eslavos orientales que traería consigo el nacimiento de la primera Rusia.

Según Ladero Quesada, debió haber una tendencia a la consolidación política de las poblaciones eslavas en los centros preurbanos que proliferaban a lo largo de las vías fluviales, ya en el siglo IX d.C. Surgían gracias a la sedentarización de la agricultura y al desarrollo de actividades comerciales (esclavos, productos agrarios y del bosque, pieles, manufacturas) beneficiadas por las grandes rutas de Norte a Sur, por donde circularán y consolidarán los varegos (vikingos). En algunos poblados (goroda) dominan aristocracias militares rodeadas de sus clientelas (druzina): Novgorod, Smolensko, Vladimir, Kiev, ... son aglomeraciones de muros, casas y calles de madera. La presencia varega catalizaría su cristalización política, puesto que aquí encontraron las circunstancias idóneas para ejercer como mercenarios y mercaderes. Introdujeron numerosas influencias y principios de organización institucional entre las poblaciones autóctonas eslavas, consiguiendo el control de las ciudades-estado y se eslavizaron, por lo que, a mediados del s. X, sus descendientes estaban plenamente integrados y fusionados con la población de aquella Rusia primitiva, y formaban parte de la aristocracia.

URurikn siglo antes, el legendario príncipe varego Rurik unificaba la Rusia del Norte en torno a Novgorod según la más antigua crónica rusa, y gobernó aquella fusión de eslavos y vikingos en la que es innegable que éstos últimos fueron absorbidos por los primeros. Posteriormente, su hijo Oleg el Sabio (879-912) conquista el sur, anexiona Kiev, desde ahora cabeza política y sede principal de la dinastía. El cristianismo, en su versión ortodoxa, progresa desde 866 y por ende, la influencia bizantina, transmitida también a través de los escandinavos que forman en la "guardia varega" del basileus bizantino. En el s. IX, en pleno siglo de expansión y auge de Bizancio, hay una reconquista de territorios y una gran labor evangelizadora para cristianizar a los eslavos y a los varegos que convivían con ellos.

Con Oleg, empieza una nueva relación con Bizancio. Esta relación esta fuertemente marcada por el carácter religioso de la vida pública del pueblo ruso. La composición religiosa es la siguiente: los varegos poseen un paganismo diferente al de los eslavos, paganismo éste más agresivo por tratarse de un pueblo eminentemente guerrero. Oleg, impulsado por la élite de los varegos, toma tal actitud contra el cristianismo, que queda en la historia como perseguidor de los cristianos, al igual que sus sucesores.

Los guerreros de Oleg fueron siempre tanto varegos como eslavos, y a todos ellos se les denominó ros'. La Crónica de Néstor nos habla de que en 907, Oleg fleta una escuadra en el mar Negro, que vence a la flota bizantina, viéndose el basileus León VII obligado a firmar un tratado de paz con el varego ese mismo año. Los comerciantes varegos se ven muy favorecidos por la exención de impuestos en el comercio con Bizancio. El emperador además concede el privilegio de habitar en un barrio de Constantinopla, que desde entonces será el barrio ruso y mediante el cual aumentará indirectamente la influencia bizantina en el pueblo ruso.

Igor (912-944) sucedió a Oleg, alternó las relaciones comerciales con Bizancio y los ataques a la capital del Imperio, hasta que en tiempos de Olga (945-965) triunfaba la influencia bizantina al convertirse aquella princesa al cristianismo en el 955 con el nombre de Elena en un viaje que hizo a Constantinopla. 

Esta historia me induce a pensar que tal vez Vickie el Vikingo, era más varego que vikingo, pues en muchas ocasiones en la famosa serie de dibujos animados, los hombres de Flake, el pueblo de Vickie, se proclaman suecos y en múltiples viajes recorren las grandes vías fluviales que les llevan a través de enormes bosques hacia el Este, donde robaban, comerciaban y se contrataban como mercenarios, como en los episodios donde ayudan a una ciudad búlgara contra el asedio de los Hombres-apisonadora.

 

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria