| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Medieval

Eric el Rojo en la Tierra Verde
Vikingos en Sevilla
El libro de Kells
Jayyam, esencia mística del vino
La primera Rusia
Beda, el Venerable
El poderío de Tula
El juego de la Oca
San Patricio de Irlanda
El reino de Tudmir
El Ordenamiento de Alcalá
Los Khmer de Angkor
El Preste Juan
La ciudad medieval de Tombuctú
El Reino de Ghana
Los rebeldes de Bobastro
El Rey Lobo
Ain Yalut
El juego de pelota
El Infierno, ese gran invento
Los Husitas
El Althing
Una República en Almería
Historia de la Spaten
La Danza de la Muerte
Juan Sin Miedo
La Devotio moderna
El irresistible ascenso de los Visconti
La conquista de Albania
Extrema y dura
Los Infantes de Carrión
Blanca Garcés de Navarra
Caos en el Hipódromo
Crisis iconoclasta
Los feroces ultramontanos
El almirante Cheng Ho
¡¡¡Venganza catalana!!!
Las vías pecuarias
El Puente del Perdón
Disputa por el Valle de Lozoya
Relaciones entre Segovia y el Valle de Lozoya
El Cid de Lérida
Las serranas del Arcipreste
El verdadero Guy de Lusignan
Atentado contra el Rey Católico
¡A buenas horas, mangas verdes!
Espías asados en Antioquía y caníbales en Maarat

 

EL LIBRO DE KELLS

La Biblioteca del Trinity College fundada en 1601, es una de las grandes bibliotecas del mundo para la investigación, posee la mayor colección de manuscritos y libros impresos de Irlanda. Actualmente el número de volúmenes asciende a casi tres millones repartidos en ocho edificios. La sala principal de la Antigua Biblioteca, la Long Room, tiene casi 65 metros de largo, y contiene cerca de 200.000 libros de los más antiguos de la Biblioteca.

La joya de la Universidad son las muy elaboradas paginas que componen uno de los libros más bellos del planeta... el Book of Kells, cuyas casi 700 paginas fueron escritas e ilustradas a mano hacia el año 800.

El libro contiene los cuatro evangelios, escritos en latín, y sus ilustraciones son magnificas, con detalles tan pequeños que apenas pueden verse a simple vista, y que es considerado la obra cumbre del arte medieval, y por que no decirlo, la obra cumbre del arte celta de todos los tiempos, especialmente por sus grabados, de una complejidad enorme y muy numerosos. Un ex bibliotecario del Trinity College, Peter Brown, escribió a este respecto: "Su texto está lleno de errores de todo tipo y muy pocos han sido corregidos. Errores ortográficos, errores en la gramática latina e, incluso, errores que demuestran la incapacidad (de los artistas) para entender el significado del latín". El texto está acompañado por notas preliminares y explicativas.

El color azul del manuscrito fue extraído, tal vez, del polvo de lapislázuli afgano, una gema muy apreciada en la antigüedad, mientras que el color rojo podría tener su origen en "exóticos" insectos importados desde el sur de Europa.

Se sabe también que sus páginas son pergaminos hechos con la piel de más de 200 terneros.

La miniatura y el arte de adornar de los libros religiosos con pinturas coloristas venía ya desde tiempos helenísticos. El término miniar, hace referencia al coloreado en púrpura (minium) de una página entera o bien de las iniciales o de otros detalles, como bien podemos apreciar en cualquiera de las letras capitales del libro de Kells.

Se cree que fue elaborado por tan solo dos escribas, entre ellos el propio San Columba (según algunos autores), una de las figuras más importantes del cristianismo irlandés y escocés, en la isla escocesa de Iona, donde monjes irlandeses habían establecido un monasterio, y fue trasladado a Irlanda por temor a los saqueos vikingos.

De alguna manera acabó en la abadía de Kells en el condado de Meath, a 60 kilómetros al oeste de Dublín. La abadía fue constantemente atacada por los vikingos, sobre todo durante el siglo X, pero los monjes lograron preservar el libro hasta el 1006, cuando fue robado del santuario.

Se recuperó unos meses más tarde, en una zanja cercana. La cubierta había sido arrancada, probablemente por contener piedras preciosas incrustadas. El resto del libro presentaba algunos daños, pero se logró salvar. Sin embargo, debido al arranque de la cubierta, algunas ilustraciones del comienzo y el final desaparecieron. El libro permaneció en Kells hasta que en 1660 el obispo de la ciudad lo donó al Trinity.

 

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria