| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Medieval

Eric el Rojo en la Tierra Verde
Vikingos en Sevilla
El libro de Kells
Jayyam, esencia mística del vino
La primera Rusia
Beda, el Venerable
El poderío de Tula
El juego de la Oca
San Patricio de Irlanda
El reino de Tudmir
El Ordenamiento de Alcalá
Los Khmer de Angkor
El Preste Juan
La ciudad medieval de Tombuctú
El Reino de Ghana
Los rebeldes de Bobastro
El Rey Lobo
Ain Yalut
El juego de pelota
El Infierno, ese gran invento
Los Husitas
El Althing
Una República en Almería
Historia de la Spaten
La Danza de la Muerte
Juan Sin Miedo
La Devotio moderna
El irresistible ascenso de los Visconti
La conquista de Albania
Extrema y dura
Los Infantes de Carrión
Blanca Garcés de Navarra
Caos en el Hipódromo
Crisis iconoclasta
Los feroces ultramontanos
El almirante Cheng Ho
¡¡¡Venganza catalana!!!
Las vías pecuarias
El Puente del Perdón
Disputa por el Valle de Lozoya
Relaciones entre Segovia y el Valle de Lozoya
El Cid de Lérida
Las serranas del Arcipreste
El verdadero Guy de Lusignan
Atentado contra el Rey Católico
¡A buenas horas, mangas verdes!
Espías asados en Antioquía y caníbales en Maarat

 

 

LOS INFANTES DE CARRIÓN

Desde "El cantar de Mío Cid", estos caballeros han salido muy mal parados, por ser cobardes, rastreros, egoístas, malvados, violentos, y para colmo, más malos que la quina. Y todo por ser leoneses en una obra que canta las excelencias del héroe castellano más grande de todos los tiempos, Rodrigo Díaz de Vivar. Castilla quería y debía desligarse del reino de León para poder vivir su propia epopeya, y el poema del Campeador era una buena forma propagandista de lograrlo. Y para ello, los leoneses, de quienes los Infantes eran representantes, debían pasar por ser los malos de la película.

Según el CanAfrenta de Corpestar, D. Fernando y D. Diego González, primero y cuarto hijos de los condes de Carrión, Don Gonzalo y doña Teresa, pidieron casarse con las dos hijas del Cid, doña Elvira y doña Sol, petición que les fue concedida por el rey. En cierto suceso con un león, en el que aparecía implicado el propio Don Rodrigo Díaz, los infantes tuvieron actitud cobarde y por tal reprendidos. Ofendidos en lo más profundo de su honor y ego, se desquitaron de mala manera, y deshonraron y violentaron a las hijas del Cid en el robledal de Corpes. En el subsiguiente combate de desquite, los partidarios del Cid en representación de su patrón, derrotaron a los infantes, regresando los vencedores con las hijas del Cid a Valencia. Finalmente, las hijas del Cid casaron con los príncipes de Navarra, D. Ramiro, y Aragón, D. Sancho. Hasta aquí la ficción literaria.

Don Ramón Menéndez Pidal, insigne medievalista español, identificó como personajes perfectamente reales e históricos a los infantes, hijos del conde Gonzalo Ansúrez, dentro del linaje de los Banu Gómez, condes de Saldaña y Carrión durante los siglos X y XI. Los infantes presumían en el Poema del Mío Cid de pertenecer a la familia de los Banu Gómez, que desde finaes del siglo IX, y durante más de 200 años, fueron condes por obra y gracia de la generosidad de los reyes de León, que confiaron el gobierno de una gran parte de las tierras palentinas desde sus fortalezas de San Román de Entrepeñas, Saldaña y Carrión de los Condes.

Pero parece que la realidad fue otra, en contradicción con las tesis del maestro Pidal. No existieron los tales Fernando y Diego González. Los únicos que aparecen de la familia de los condes de Carrión con los nombres de Fernando y Diego, son dos hijos de Ansur Díaz, apellidados por lo tanto Ansúrez, y hermanos de los condes Pedro y Gonzalo Ansúrez. Vamos, que mucha consistencia histórica no tienen. Si cotejamos los datos del Cantar de Mío Cid con lo que sabemos del linaje de Banu Gómez, condes de Carrión, no es posible encajar lo que aquel dice con hechos históricos contrastados. Es de notar como el juglar autor del Cantar desconoce u obvia deliberadamente el árbol genealógico de los Banu Gómez, pues la inexactitud de los datos familiares de los supuestos infantes de El Cid (Escultura en Burgos)Carrión es total; sólo coincide en haber atribuido, no sabemos si casualmente, a sus protagonistas dos nombres personales, Diego y Fernando, por otra parte muy comunes en la época, que coinciden con dos hermanos miembros del linaje.

Si Menéndez Pidal admite que los infantes de Carrión del Cantar son los mismos hermanos Diego y Fernando González, de quienes el juglar afirma que son “de natura de condes de Carrión” como hijos del conde don Gonzalo Ansúrez, en la realidad histórica, bien documentada en los diplomas de la época, los dos únicos hermanos que llevan los nombres de Diego y Fernando no son hijos de Gonzalo Ansúrez, sino hermanos del tal Gonzalo Ansúrez, hijos los tres del conde Ansur Díaz.

Otra contradicción mayor si cabe entre la historia y la hipótesis de Pidal es que el tal Diego Ansúrez, (no existe ningún Diego González o hijo del conde don Gonzalo), había muerto aproximadamente una decena de años antes de que el Cid ocupara Valencia, donde tuvieron lugar las legendarias bodas.



 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria