| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Medieval

Eric el Rojo en la Tierra Verde
Vikingos en Sevilla
El libro de Kells
Jayyam, esencia mística del vino
La primera Rusia
Beda, el Venerable
El poderío de Tula
El juego de la Oca
San Patricio de Irlanda
El reino de Tudmir
El Ordenamiento de Alcalá
Los Khmer de Angkor
El Preste Juan
La ciudad medieval de Tombuctú
El Reino de Ghana
Los rebeldes de Bobastro
El Rey Lobo
Ain Yalut
El juego de pelota
El Infierno, ese gran invento
Los Husitas
El Althing
Una República en Almería
Historia de la Spaten
La Danza de la Muerte
Juan Sin Miedo
La Devotio moderna
El irresistible ascenso de los Visconti
La conquista de Albania
Extrema y dura
Los Infantes de Carrión
Blanca Garcés de Navarra
Caos en el Hipódromo
Crisis iconoclasta
Los feroces ultramontanos
El almirante Cheng Ho
¡¡¡Venganza catalana!!!
Las vías pecuarias
El Puente del Perdón
Disputa por el Valle de Lozoya
Relaciones entre Segovia y el Valle de Lozoya
El Cid de Lérida
Las serranas del Arcipreste
El verdadero Guy de Lusignan
Atentado contra el Rey Católico
¡A buenas horas, mangas verdes!
Espías asados en Antioquía y caníbales en Maarat

 

LA DEVOTIO MODERNA

Devotio es una manifestación exterior de los sentimientos de piedad religiosos. Frente a una mística especulativa, difundida por el maestro Eckhart y en España por Juan Tauler, de tipo más intelectual surge la Devoción del Corazón que es la devotio moderna, que no tiene nada de especulativa sino que surge del interior del propio individuo, subjetiva.

La oscuridad de la obra del dominico alemán Juan Eckhart, que roza en muchas ocasiones el límite mismo de la ortodoxia, tenía demasiadas resonancias panteístas para no suscitar desconfianzas. Finalmente, algunas de sus proposiciones fueron condenadas y algunas otras declaradas confusas, a pesar de lo cual su obra se difundió sin obstáculos y ejerció una extraordinaria influencia, sobre todo a través de discípulos como Juan Tauler y Enrique Suso, quienes defendieron la ortodoxia de las doctrinas de su maestro, criticaron el uso heterodoxo que de ellas se hacía, y suavizaron algunas de sus expresiones que provocaban, más por la forma que por su fondo, la desconfianza de los teólogos.

La Devotio moderna es una corriente espiritual surgida a finales del s. XIV extendidGeert Groota principalmente por obra de Geert Groote y de su discípulo Florens Radewijns, y que pretende dar respuesta a los problemas de una época de gran crisis generalizada. Esta corriente intimista se canalizó en la asociación de los Hermanos y Hermanas de la vida común y en la congregación agustiniana de los canónigos regulares de Windesheim. Groot, preocupado por la reforma de la Iglesia y la lucha contra las herejías, propone una reforma personal, lograda a través de la caridad, la recepción de los sacramentos, la piedad y la dirección espiritual, todo lo cual debe culminar en un permanente diálogo del alma con Dios.

La figura más representativa y que ejerció el mayor influjo es el renano Tomás de Kempis (1380-1471). Su producción literaria es considerable y comprende libros devotos, sermones y tratados sobre la vida religiosa. La obra de Kempis que refleja a la perfección esta corriente es su "Imitación de Cristo", y constituye la más acabada síntesis de la "devotio moderna".

La Devotio moderna se caracteriza por:

  • Interioridad. Sus practicantes son amantes de la soledad y del silencio.
  • Afectividad. Derivada de san Agustín, elaborada luego por los canónigos regulares victorinos, los cistercienses y los Hermanos Menores
  • Ascética. Se insiste en el esfuerzo de la voluntad
  • Imitación o seguimiento de Cristo
  • Biblismo. Kempis recomienda una lectura meditativa de la sagrada Escritura.
  • Oración metódica: El carácter antiespeculativo lleva a la metodización de la oración. Surgen métodos para orar: la meditación y el examen de conciencia. En el examen de conciencia y en la piedad metodizada es donde se fundamenta la vida espiritual de las comunidades.
    Thomas de Kempis

Lo que más urge a los devotos es una vida virtuosa dentro de la existencia cotidiana; reaccionan contra una teología demasiado especulativa. Como espiritualidad marcadamente afectiva, la devotio moderna atiende sobre todo al fervor, a la oración ardiente, al deseo de Dios.

La devotio moderna, estimuló una religión de carácter privado que primaba, más que las solemnes ceremonias que a finales de la Edad Media habían llegado a un punto de extrema vacuidad, una relación íntima con la Divinidad. Mucho antes que la crítica a ceremonias e imágenes desembocara en el siglo XV en su desaparición, la devotio moderna propició la creación de pequeños retablos y tablitas transportables y fácilmente adaptables a habitaciones y oratorios que pudieran moverse según las necesidades de su devoto propietario. Este aspecto es un rasgo esencial de buena parte de las imágenes flamencas motivado también para facilitar la transportabilidad de la obra por motivos comerciales.

La devotio moderna se mostró muy floreciente en el siglo XV, no sólo en los PaísErasmo de Rotterdames Bajos, sino también en otros países europeos. En el siglo XVI empezó a decaer hasta desaparecer por completo o dejarse absorber por otros nuevos movimientos, como la Reforma protestante. A pesar de su indudable éxito, se le reprochan ciertas lagunas, como la carencia de sentido eclesial, poco espíritu apostólico, cierto antihumanismo y una falta de adaptación a los tiempos nuevos. Además proponía un verdadero programa de reforma, del hombre, en primer lugar, y de la Iglesia también; tuvo una enorme influencia en la Reforma del siglo XV y en los reformadores de la siguiente centuria, en todas sus divergentes variedades, desde Erasmo a Lutero y a san Ignacio de Loyola.

 

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria