| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Medieval

Eric el Rojo en la Tierra Verde
Vikingos en Sevilla
El libro de Kells
Jayyam, esencia mística del vino
La primera Rusia
Beda, el Venerable
El poderío de Tula
El juego de la Oca
San Patricio de Irlanda
El reino de Tudmir
El Ordenamiento de Alcalá
Los Khmer de Angkor
El Preste Juan
La ciudad medieval de Tombuctú
El Reino de Ghana
Los rebeldes de Bobastro
El Rey Lobo
Ain Yalut
El juego de pelota
El Infierno, ese gran invento
Los Husitas
El Althing
Una República en Almería
Historia de la Spaten
La Danza de la Muerte
Juan Sin Miedo
La Devotio moderna
El irresistible ascenso de los Visconti
La conquista de Albania
Extrema y dura
Los Infantes de Carrión
Blanca Garcés de Navarra
Caos en el Hipódromo
Crisis iconoclasta
Los feroces ultramontanos
El almirante Cheng Ho
¡¡¡Venganza catalana!!!
Las vías pecuarias
El Puente del Perdón
Disputa por el Valle de Lozoya
Relaciones entre Segovia y el Valle de Lozoya
El Cid de Lérida
Las serranas del Arcipreste
El verdadero Guy de Lusignan
Atentado contra el Rey Católico
¡A buenas horas, mangas verdes!
Espías asados en Antioquía y caníbales en Maarat

 

 

RELACIONES ENTRE SEGOVIA Y EL VALLE DE LOZOYA

Las tierras de Segovia, tras ser arrebatadas a los musulmanes, se habían dividido en tres zonas: la Universidad de Tierras, los Quiñones y el Concejo de Sepúlveda.

Los Quiñones se hallaban bajo la denominada "Sociedad de Quiñones", oligarquía militar y urbana segoviana, descendientes de los capitanes segovianos Díaz Sanz de Quesada y Fernán García de la Torre, aquéllos que conquistaron Madrid en nombre de Alfonso VI en 1083. Ambos adelantados disfrutaban de prerrogativas señoriales sobre las tierras del valle de Lozoya, y habían establecido en 1084 en Segovia los quiñones de La Trinidad, San Martín, San Esteban y San Millán, como milicias móviles defensivas (caballeros con lanza) que recorrían los caminos entre la ciudad de Segovia y las poblaciones creadas en su tierra (Rascafría, Oteruelo, Alameda, Pinilla, Lozoya). Este valle pertenecía a la Sociedad de Quiñones en virtud del privilegio otorgado por Alfonso VI a sus caudillos en razón del esfuerzo realizado en la conquista de Mayrit.

El fuero propio del pueblo de Lozoya, como población dentro de un señorío, debía de estar claramente influido jurídicamente por este hecho, pues seguramente los propietarios legales del valle (la Sociedad de Quiñones) y el propio concejo de Segovia determinaron en gran parte muchos de los puntos de los que constaba el fuero, aunque las relaciones internas jurídicas y políticas de los habitantes, así como los asuntos cotidianos, las debieron redactar los mismos pobladores lozoyanos.

Las Universidades de Tierra son uniones de Concejos, y que tienen como propósito el aprovechamiento común de recursos, pero sus competencias van más allá, pues llegan a tener prerrogativas militares, pues tienen capacidad para levantar milicias defensivas propias. Segovia estaba configurada como una de estas Universidades, y fue el pilar jurídico y organizativo sobre el que se asentó Lozoya durante muchos años. De hecho, la Universidad de Ciudad y Tierra de Segovia mantiene todavía hoy su vigencia, aunque sus posesiones se han visto reducidas a la mínima expresión. Aunque el 31 de marzo de 1873 se aprobó un régimen interior para la disolución definitiva de la Universidad, aún hoy queda alguna actividad.

De forma testimonial, todavía hoy día un representante del Sexmo de Lozoya (que es el Alcalde de Lozoya) acude a las reuniones de la Universidad de la Ciudad y Tierra de Segovia, reparte los fondos y rentas del ejercicio entre los municipios que conforman el sexmo, de forma proporcional a la extensión de sus términos municipales.

El Concejo de Segovia, que hizo caso omiso a los privilegios que otorgaban los reyes a Madrid sobre Lozoya, que demuestra la ineficacia de las decisiones reales, y que en realidad quien mandaba en el valle era la Sociedad de Quiñones segoviana, sus dueños legítimos, otorgó al municipio de Lozoya una carta de población, por la que se establecían cuatro cuadrillas de quiñones a caballo con capacidad para portar lanza, en virtud del presupuesto con que contaban para su mantenimiento. Estos Quiñones de Lozoya son el precedente más remoto de los municipios enclavados actualmente en el valle. Los concejos así sujetos a Lozoya se emanciparon de su jurisdicción en tiempos de los RRCC, quienes controlan el enorme poder concejil mediante la creación de la figura del corregidor, que va a supervisar al alcalde del municipio, y que poco a poco acaba con el poder del alcalde.

El Concejo de Lozoya y sus cuatro Quiñones se unieron para la defensa conjunta de sus intereses, naciendo el Concilio de Lozoya, cuyo propósito es el aprovechamiento común de los recursos agrícolas y ganaderos del valle, siguiendo los principios que movían a la Comunidad de Tierras de Segovia y recogido dentro del Fuero de Lozoya.

Por fin, el legítimo propietario del valle de Lozoya, la Sociedad de Quiñones de Segovia se desprende de sus prerrogativas el 28 de mayo de 1412. Quien compra todos los derechos sobre las tierras, términos, prados, pastos, sotos, ríos, aguas, abrevaderos, molinos, montes y demás heredamientos y tributos fue la Comunidad de Ciudad y Tierras de Segovia. El precio fue alto, pues pagaron 24000 maravedíes de renta anual. La verdad es que la realidad que había ocasionado la creación de la Sociedad de Quiñones había cambiado y ya no tenía razón de ser: la vieja unión de caballeros estaba anticuada y en pocos años se extingue.

Pero esto no había acabado aquí, puesto que en 1476, los Reyes Católicos conceden la propiedad del Valle de Lozoya al Concejo de Madrid, pero sólo de iure, porque la influencia segoviana seguía siendo de facto. Así que Madrid, ante el interés mostrado por Segovia en el valle de Lozoya, consentirá en deshacerse de él, previo pago de una cantidad acordada.

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria