| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Medieval

Eric el Rojo en la Tierra Verde
Vikingos en Sevilla
El libro de Kells
Jayyam, esencia mística del vino
La primera Rusia
Beda, el Venerable
El poderío de Tula
El juego de la Oca
San Patricio de Irlanda
El reino de Tudmir
El Ordenamiento de Alcalá
Los Khmer de Angkor
El Preste Juan
La ciudad medieval de Tombuctú
El Reino de Ghana
Los rebeldes de Bobastro
El Rey Lobo
Ain Yalut
El juego de pelota
El Infierno, ese gran invento
Los Husitas
El Althing
Una República en Almería
Historia de la Spaten
La Danza de la Muerte
Juan Sin Miedo
La Devotio moderna
El irresistible ascenso de los Visconti
La conquista de Albania
Extrema y dura
Los Infantes de Carrión
Blanca Garcés de Navarra
Caos en el Hipódromo
Crisis iconoclasta
Los feroces ultramontanos
El almirante Cheng Ho
¡¡¡Venganza catalana!!!
Las vías pecuarias
El Puente del Perdón
Disputa por el Valle de Lozoya
Relaciones entre Segovia y el Valle de Lozoya
El Cid de Lérida
Las serranas del Arcipreste
El verdadero Guy de Lusignan
Atentado contra el Rey Católico
¡A buenas horas, mangas verdes!
Espías asados en Antioquía y caníbales en Maarat

 

SAN PATRICIO DE IRLANDA

Desde años ha, tienen lugar en muchos lugares de España festejos el día 17 de marzo en honor a San Patricio, patrón de Irlanda. Las cervecerías se llenan de una muchedumbre ávida de trasegar pinta tras pinta de cerveza negra, ese pan líquido que ha alimentado a generaciones y generaciones de irlandeses a lo largo de su dilatada historia. Pero, ¿se conoce algo de San Patricio por estas latitudes meridionales?

Y seguramente poca gente sabrá que en España es patrón de la ciudad de Murcia y su antiguo Reino , debido a que la reconquista de estos territorios se produjo el día de la festividad del santo del año 1452, tras la victoria obtenida por las tropas cristianas de Juan II de Castilla en la célebre Batalla de los Alporchones (Lorca). También es patrón de la localidad granadina de Albuñol debido a que, e según la tradición, apareció una imagen del santo en la playa proveniente de los restos de un naufragio de un barco irlandés.

Patricio nació con el nombre de Maewyn alrededor del año 387 en Bennhaven Taberniae, en la actual Escocia. Su padre Calpurnio era diácono y oficial del ejército romano. Su madre era de la familia de San Martín de Tours y su abuelo había sido sacerdote, ya que en aquellos tiempos no se había impuesto aún la ley del celibato sacerdotal en todo el occidente. A los 16 años cayó prisionero de piratas irlandeses y fue vendido como esclavo. Esclavizado por el trabajo, la soledad y el sufrimiento, San Patricio se dedicó a la oración. Logró escapar tras varios años de esclavitud y en un viaje a Roma, el Papa Celestino I le encomendó la misión de evangelizar Irlanda, dividida en muchos clanes y bajo el poderoso influjo de los druidas. Desembarca en ella, consagrado ya Obispo durante el verano del año 433. San Patricio está asociado a un gran número de milagros, muchos de ellos relacionados con la lucha del santo contra los druidas, ya que estos jefes religiosos tenían mucho que perder si se arraigaba el cristianismo. A su llegada a tierras irlandesas, permaneció una temporada en Ulster donde fundó un monasterio.

Recorre todo el país, bautiza incansablemente; a su paso crea un gran número de iglesias; brotan también a su paso los milagros... Patricio logra bautizar al rey Loeghoire y a las dos princesas: Ethnac la blanca y Fidelun la rubia. Desde entonces, las conversiones se multiplican y se suceden con rapidez. Se hace necesario organizar la Iglesia de Irlanda.

Conformó en la Isla Esmeralda un clero local y varias comunidades cristianas, respetando las tradiciones y costumbres propias de sus habitantes. San Patricio estableció su sede en Armagh, que se convertirá en Iglesia metropolitana, por medio de la cual todas las cristiandades de la Isla se unirán a la Sede romana.

Murió en Irlanda hacia el año 461, en el pueblito de Down, que posteriormente fue llamado en su honor Downpatrick (Irlanda). San Patricio ha pasado a la historia de la isla porque adaptó su apostolado, a las condiciones políticas y sociales gaélicas.

Su poder evangelizador sobre los campesinos se debía al sencillo lenguaje que utilizaba para contactar con las masas. Valga como ejemplo la forma en la que Patricio tuvo que explicar una vez lo que era la Santísima Trinidad. Para que todos lo entendieran utilizó un trébol como muestra, explicando que la Santísima Trinidad, al igual que el trébol, era una misma unidad pero con tres personas diferentes (una misma hoja con tres foliolos). El trébol es hoy un símbolo irlandés.

La festividad de San Patricio es considerada como una fiesta nacional en Irlanda, y ha tenido tal acogida que no sólo se realiza en este país, sino que son muy comunes y famosos los desfiles realizados en Nueva York, Chicago, Boston, Montreal, Toronto y muchas otras ciudades de América, Europa y Australia donde se concentre una considerable cantidad de descendientes irlandeses.

Este día tiene como tema principal todo lo que sea verde, color que identifica a la población irlandesa. Además de los desfiles en los que participan tanto irlandeses como personas que no tienen la ascendencia, es muy común vestirse de verde, el consumo de comida irlandesa o que sea verde, tomar bebidas oriundas como el whiskey irlandés, el stout y cerveza teñida de verde y el uso del trébol en la ropa como símbolo que identifica a esta comunidad.

 

 

 

 

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria