| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Costa Mediterránea y Canarias
   

- San Miguel de La Palma-

Este es el nombre oficial de la Isla Bonita, aunque casi nadie la conoce por esta denominación. La Palma es, sin lugar a dudas, el paraíso de los senderistas. Por la limpieza y claridad de su cielo ha sido elegida como el mejor lugar para la instalación del complejo astrofísico ubicado en Roque de los Muchachos. La isla consta de muy variados espacios naturales, desde la franja litoral de clima subtropical, zonas de altura media dominadas por los bosques de laurisilva hasta los paisajes de montaña de clima continental, sin olvidar que los numerosos conos volcánicos nos recuerdan el origen volcánico de la isla. En todo caso, una visión muy completa de paisajes variados en poca extensión de terreno.

El Parque Nacional de la Caldera de Taburiente es de extraordinario interés, por lo grandioso de la singular formación geológica. La Caldera tiene varios accesos por carretera a los miradores y una cuidada red de senderos señalizados para marchas pedestres. Un ejemplo de miradores que se asoman a la Caldera son el Lomo de Chozas y La Cumbrecita, a los que se accede por carretera desde la localidad de El Paso. Una de las marchas clásicas a pie dentro del Parque Nacional es el recorrido del Valle de Las Angustias, partiendo desde el Mirador de los Brecitos, y descendiendo hasta la ciudad de Los Llanos de Aridane. El Roque de los Muchachos es el punto más elevado de la isla (2426 m) y en el ascenso hacia allí se pueden contemplar los distintos ecosistemas debidos a la altura y los paisajes que éstos conforman. Se pueden realizar marchas a pie siguiendo los senderos de las crestas de la caldera: el GR-131 en su recorrido desde el Roque hasta el Pico de la Nieve, que bordea por su parte superior el Parque Nacional.

El verdadero pulmón de la isla está en el bosque de laurisilva de Los Tilos, la masa forestal más importante de Canarias, exuberante vegetación fósil de la Era Terciaria, de gran humedad y escasa luminosidad del ambiente que las envuelve. El Sauco, la Adelfa del Monte y el Haya romana son especies exclusivas de la laurisilva. Excursiones cortas desde el centro de visitantes nos llevan a miradores de espectaculares vistas como La Baranda y El Espigón Atravesado. Pero la marcha fundamental de la zona es la visita de los Nacientes de Marcos y Cordero, desde el centro de visitantes de Los Tilos por el Barranco (870 m desnivel) o desde la Casa del Monte. Los Nacientes son las fuentes que recogen el agua de la Caldera de Taburiente, que queda canalizadas. Cercano a la población de Los Sauces (próxima al bosque de laurisilva) se encuentra el mirador de San Bartolo.

La Ruta de los Volcanes es otra de las visitas obligadas a la isla. Se puede partir desde el Refugio de El Pilar, alcanzando en 45 minutos el Hoyo Negro, y nos conduce a través de la Cumbre Vieja hasta la población de Fuencaliente (o Los Canarios), en cuyas cercanías se pueden visitar los volcanes de San Antonio y Teneguía (este último apareció en 1971).

Un apunte de arqueología: las cuevas de Belmaco, donde se han encontrado petroglifos (incisiones en piedra), supuestamente realizados por los antiguos aborígenes guanches, vencidos por los conquistadores castellanos a finales del s. XV y comienzos del XVI.

La capital de La Palma es Santa Cruz, bella ciudad marinera que guarda un pasado notable, del que destaca la iglesia de El Salvador, y el Ayuntamiento de la Plaza de España. A destacar las balconadas de los edificios que dan al paseo marítimo.

 

 
   
© by Diego Salvador desde 2006