| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Contemporánea

El Estraperlo
La Mano Negra
Paco el Sastre
Asalto a Cu-Cut!
El Calígula español
El Tigre del Maestrazgo
Kalimaaaa...!
Institución Libre de Enseñanza
Ramón Franco, Hermanísimo
El Vita en México
Los nihilistas rusos
Los tesoros de los nazis
Benjamin Disraeli, escritor
El cura Merino, regicida
De los Hannover a los Windsor
Un fantasma recorre Europa...
Zollverein
Garibaldi en Sudamérica
Nacionalismo magiar bajo el Imperio Austro-Húngaro
El Tratado de Nanking
Isabel II y Francisco de Asís
En las estepas de Asia Central
¡Qué verde era mi valle!
El príncipe Piotr
Rosa de Oro
Congo, coto privado
Max Aub
New Deal contra la Gran Depresión
El Nazi noruego
La República Socialista de Chile
Prodigioso Tesla
La división administrativa de Javier de Burgos
El final del primer Reich
Fundación del Sinn Féin
La rebelión de los cipayos
Fundación de la Cruz Roja
Fundación de Liberia
El Canal de Isabel II
La política del "Big Stick"
La Gran Colombia de Simón Bolívar
La "Gloriosa" de 1868
El Nacionalismo musical ruso
El Positivismo Histórico Alemán
La Comuna de París
El origen primero de la República de Weimar
El solitario de Neuschwanstein
Semblanza de una significativa ausencia

 

FUNDACIÓN DE LIBERIA

A partir de 1783, con la independencia de los EEUU, el número de esclavos negros liberados aumentó, por los esfuerzos de manumisión iniciados durante la Revolución americana y a la abolición de la esclavitud en el norte de los Estados Unidos. Entre 1800 y 1802 estallaron cruentas rebeliones de esclavos en Virginia, brutalmente reprimidas por las autoridades y los dueños de las plantaciones. Los habitantes del sur de EEUU comenzaron a temer que los negros libres del norte animaran a sus esclavos a huir o rebelarse contra sus amos blancos.

En 1816, dueños de esclavos norteamericanos y cuáqueros (miembros de una comunidad religiosa disidente del protestantismo oficial anglicano y pacifistas por naturaleza) fundaron en una extraña alianza la Sociedad de Colonización Norteamericana (ACS). Los cuáqueros vieron mayores esperanzas para los negros y ex esclavos en África que en Norteamérica. Algunos esclavistas pensaron que la formación de una colonia africana prevendría las revueltas de esclavos. Por el interés te quiero...

Muchos abolicionistas se opusieron a estas pretensiones y tejemanejes, pues creyeron que era un intento de librar a la nación de los negros libres y al mismo tiempo fortalecer la comunidad esclavista, lo cual puede que no estuviese muy lejos de la realidad. Pero la iniciativa también contó con el apoyo de influyentes abolicionistas más moderados, como Henry Clay y Francis Scott Key, quienes opinaban que si bien la esclavitud como sistema económico y social no era sostenible y debía finalizar en algún momento, no veían muy clara la integración de los libertos a la sociedad norteamericana como opción viable. Mandándolos lejos mataban varios pájaros: se libraban de un problema en origen, introducían una quinta columna norteamericana en Africa en previsión de una futura división del continente entre potencias occidentales y quedaban la mar de bien como una institución filantrópica delante de la porción de la opinión pública americana que no estaba de acuerdo con la esclavitud.

La ACS, apoyada económicamente por el Gobierno de EEUU, con una ayuda de 100,000 dólares aprobados por el Congreso, organizó una expedición en la que 88 negros libres y tJoseph Jenkins Roberts, primer presidente de Liberiares agentes de la ACS navegaron hasta el Oeste de Africa a bordo del navío Elizabeth, el "Mayflower de Liberia", el 6 de febrero de 1820. El pequeño grupo se instaló en una isla cercana a la costa de la británica Sierra Leona, pero en menos de un año, la población de esta colonia primigenia fue diezmada por la malaria. La ACS compró a los británicos parte de Sierra Leona, y aquí se estableció la colonia. Ya hemos visto que los libertos eran un problema y como no se sabía muy bien que hacer con los esclavos afroamericanos libertos, esta podría muy bien ser una solución.

Los afroamericanos emigraron de forma voluntaria en algunos casos o incluso forzados en otros, gradualmente a la nueva colonia, formando un grupo del que descienden muchos de los actuales liberianos de clase alta. Liberia significa "país de los libres" en homenaje a su liberación de la esclavitud. Fue en realidad una avanzadilla de los EEUU en Africa. Había que estar a las duras y a las maduras. La capital de la nueva colonia se llamó Monrovia, en honor al presidente estadounidense Monroe, el de la política condensada en la frase "América para los americanos", en la que no vamos a entrar ahora.

Durante las cuatro décadas siguientes, entre 15,000 y 20,000 esclavos libertos y africanos rescatados de buques eslavistas ilegales se unirían a los habitantes de la colonia, que sufrió graves penurias a causa de enfermedades y conflictos con las tribus locales, que como hemos dicho, no andaban muy de acuerdo con el nuevo status establecido por los recién llegados, "expulsados" de forma más o menos amable por los blancos.


Pero el 26 de julio de 1847, los colonos proclamaron la independencia de la colonia liberiana, pero aunque los colonos procedentes de EEUU consideraban Africa como la tierra prometida, no se mezclaron con la sociedad africana existente, a la que consideraban inferior e incivilizada, intentando en muchas ocasiones dominarla y someterla. Se referían a sí mismos como "americanos" y así eran considerados por las autoridades británicas de la vecina colonia de Sierra Leona. Los "americanos" ocuparon el litoral, mientras que los africanos indígenas habitaban las zonas del interior, manteniendo ambas comunidades una desconfianza mutua. Los afroamericanos eran en realidad portadores de religión, cultura y costumbres que más tenían que ver con las europeas (trasplantadas a su vez al norte de América) que con las africanas. Quizá en estas profundas diferencias entre autóctonos y alóctonos esté el origen de las cruentísimas guerras civiles que ha sufrido el país a finales del siglo XX y comienzos del XXI, y que han dado un vuelco al status sociopolítico liberiano, hasta entonces dominado por los miembros del grupo descendiente de los "americanos".

 

 

 

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria