| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Historia Contemporánea

El Estraperlo
La Mano Negra
Paco el Sastre
Asalto a Cu-Cut!
El Calígula español
El Tigre del Maestrazgo
Kalimaaaa...!
Institución Libre de Enseñanza
Ramón Franco, Hermanísimo
El Vita en México
Los nihilistas rusos
Los tesoros de los nazis
Benjamin Disraeli, escritor
El cura Merino, regicida
De los Hannover a los Windsor
Un fantasma recorre Europa...
Zollverein
Garibaldi en Sudamérica
Nacionalismo magiar bajo el Imperio Austro-Húngaro
El Tratado de Nanking
Isabel II y Francisco de Asís
En las estepas de Asia Central
¡Qué verde era mi valle!
El príncipe Piotr
Rosa de Oro
Congo, coto privado
Max Aub
New Deal contra la Gran Depresión
El Nazi noruego
La República Socialista de Chile
Prodigioso Tesla
La división administrativa de Javier de Burgos
El final del primer Reich
Fundación del Sinn Féin
La rebelión de los cipayos
Fundación de la Cruz Roja
Fundación de Liberia
El Canal de Isabel II
La política del "Big Stick"
La Gran Colombia de Simón Bolívar
La "Gloriosa" de 1868
El Nacionalismo musical ruso
El Positivismo Histórico Alemán
La Comuna de París
El origen primero de la República de Weimar
El solitario de Neuschwanstein
Semblanza de una significativa ausencia

 

PRODIGIOSO TESLA

Nikola Tesla (1856-1943) fue inventor, ingeniero mecánico y eléctrico y un genio en el campo del Electromagnetismo. Nació en la Croacia austro-húngara, pero de etnia serbia, y más tarde logró la nacionalidad estadounidense. Como todo genio despistado, nunca prestó mucha atención a sus finanzas, y murió empobrecido a la edad de 86 años.

El prodigio de esta mente privilegiada se demuestra en los siguientes inventos que concibió:

  • Transferencia inalámbrica de energía eléctrica mediante ondas electromagnéticas. Desarrolló un sistema para enviar energía eléctrica sin cables a largas distancias.
  • Corriente alterna.
  • Armas de energía directa.
  • La Radio.
  • Bombilla sin filamento o Lámpara fluorescente.
  • Dispositivos de electroterapia.
  • Sistemas de propulsión por medios electromagnéticos.
  • Bobina de Tesla.
  • Principios teóricos del radar.
  • Submarino eléctrico.
  • Oscilador vibracional mecánico.
  • Teslascopio.
  • Control remoto.
  • Impulso Gravitacional Atómico.
  • Aviones STOL.
  • Envío de electricidad con un solo cable.
  • Estudios sobre Rayos X.
  • Radiogoniómetro.

TNikola Tesla, a los 39 añosesla y Thomas A. Edison, otro inventor de bemoles, fueron enemigos irreconciliables y rivales furibundos. Un ejemplo de su rivalidad. Edison propició la invención de la silla eléctrica, que emplea corriente alterna (desarrollada por Tesla) en lugar de corriente continua -de la que él era impulsor- para así dar mala fama al invento del europeo, ya afincado en los EEUU. Rencillas y celos tuvieron la culpa.

Y es que Tesla había trabajado para Edison en París, en 1882, donde desarrolló sus estudios sobre la corriente alterna. En 1886, creó su propia compañía, la "Tesla Electric Company", tras separarse de Edison por profundas diferencias entre los dos. Tesla construyó en su laboratorio el motor de inducción de corriente alterna. Poco después, a falta de recursos económicos para realizar sus inventos e investigaciones, conoció a George Westinghouse, científico y empresario adinerado que le compró las patentes de los inventos y le convenció para que trabajara con él, con un contrato ventajoso para Tesla.

Convencido en la superioridad de la corriente alterna (CA) sobre la corriente continua (CC), desencadenó la "guerra de corrientes". Ese mismo año (1886) logró transferir energía electromagnética sin cables, construyendo el primer radiotransmisor. Presentó la patente correspondiente en 1897, antes de que Guglielmo Marconi lo hiciera.

Por eso tuvo sus más y sus menos con Marconi, presunto inventor de la radio, pues Tesla había inventado un dispositivo similar al menos 15 años antes que él. Por fin, en la década de los sesenta el Tribunal Supremo de los Estados Unidos hizo justicia, pues falló que la patente de la radio era propiedad de Tesla, reconociéndolo legalmente y de una vez por todas como su legítimo inventor, aunque el público en general sigue considerando a Marconi como el genuino inventor, algo totalmente falso. Pero ya se sabe. Crea fama y échate a dormir, y mientras Edison y Marconi eran las estrellas, Tesla era el estrellado, pero como vemos, no desmerecía en nada a ninguno de los dos.

Pero es que además inventó los trasformadores que lograron traer la energía eléctrica desde las cataratas del Niágara hasta Nueva York y inundó de luz la gran metrópoli, y luego el mundo entero.

Pero Tesla era una auténtica eminencia. Algunos de sus estudios eran indescifrables debido a su enorme capacidad inductiva, y se dice que Nikola Tesla no hacía planos, sino qTesla, en su laboratorioue lo memorizaba todo. Como vemos, registraba en su mente todos los pasos necesarios para solucionar el problema. Esta habilidad para resolver problemas matemáticos y visualizar diseños de ingeniería le fue de gran utilidad en distintas etapas de su vida pero atentó contra su salud. Demasiado esfuerzo mental, que condujo a un debilitamiento neuronal.

Tesla en verdad que fue prodigioso, pero apenas celebrado, inventor de múltiples aplicaciones ingenieras sin las que nuestro mundo no sería tal como lo conocemos. Debido a su genio extravagante, su personalidad visionaria, y su desinterés por todo lo que excediera la ciencia, Tesla se ha visto relegado a un injusto segundo plano. Por ello Edison y Marconi, bastante más avispados y con los pies en la tierra son bastante más afamados que el sesudo Tesla. Se nos olvidaba: dominó 7 idiomas. Ahí era nada este hombre. Un auténtico cerebro.

 

 
© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria