| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
El Norte
 

 

- Las Cinco Villas -

Aunque el título de este apartado se refiere sólo a la comarca de las Cinco Villas de Zaragoza, el recorrido incluye otros lugares que, aunque quedan lejos del territorio, si que han sido incorporados al peripBelchite en ruinaslo por razones logísticas, como por ejemplo Belchite y Azaila, que aunque desde Madrid me obligan a describir un arco antes de recalar en las Cinco Villas, sí que merece, y mucho, la pena realizar una visita.

El recorrido comenzó en Belchite. Es conocido por haber sido escenario de la Batalla de Belchite (1937). Como consecuencia de los enfrentamientos, el pueblo fue destruido. En lugar de reconstruirlo, el régimen de Francisco Franco decidió crear un pueblo nuevo al lado (Belchite nuevo), dejando intactas las ruinas del anterior como recuerdo de la guerra civil y de lo que se consideraron excesos del bando vencido. El viejo caserío conserva aún vestigios de mudéjar en la iglesia de San Martín (siglo XV), y en la torre del Reloj, así como de barroco local en las ruinas de los conventos de San Agustín y de los Dominicos (siglo XVIII).

El Cabezo de Alcalá, localizado en la población turolensa de Azaila, contiene los restos de una ciudad iberorromana, y uno de los principales restos arqueológicos descubiertos en España a finales del siglo XIX. Tiene su origen en el siglo IX antes de Cristo, durante el Bronce Final, Azailay su declive llegó durante las Guerras sertorianas, entre los años 80 y 76 antes de Cristo. El trágico final, devino tras un feroz ataque perpetrado por el ejército pompeyano, el cual, tras rellenar el foso que defendía la ciudad, y utilizando poderosas máquinas de asalto, derribó su muralla y permitió la entrada de las fuerzas sitiadoras que arrasaron la ciudad, partidaria de Quinto Sertorio.

Ya dentro de las Cinco Villas zaragozanas, visitamos Sos del Rey Católico, cuyas casas de piedra, aleros, portadas con dovelas y escudos, ventanas góticas y renancentistas, y sus estrechas calles de antíguo empedrado, son elementos que se funden para crear un armonioso monumento. Aquí nació Fernando de Aragón, el Rey católico.

Uncastillo, algo apartada de la ruta que vertebra el resto de núcleos de la comarca, reserva notables sorpresas al viajero. Fue declarada conjunto histórico-artístico en 1966, y contiene muchos monumentos para una villa de su tamaño: colegiata de Santa María (1155), iglesia de San Martín (1179), iglesias de san Juan y de San Felices, además de los restos de su afamado castillo. El castillo que le dio nombre fue durante décadas, pieza clave en la línea defensiva-ofensiva de los cristianos del norte contra los musulmanes del sur. Su caserío, que cuenta con las estrechas calles de la judería merece figurar en las páginas de honor de medievo aragonés. A unos 15 km de Uncastillo, en la carretera sinuosa que lleva a Ayerbe, se localiza una zona de baño, conocida como Pozo Pígalo, con la peculiaridad de que los que van allí se lanzan al agua desde alturas considerables. Incluso mi hijo y yo nos tiramos desde unos 6 metros de altura al profundo pozo de agua, aunque había gente que se lanzaba desde unos 20 metros. No deja de tener su gracia, y cierto riesgo.

Entre UncastilloLos Bañales y Sádaba, se encuentra el yacimiento romano de los Bañales, correspondiente a una ciudad de nombre desconocido y que contiene importantes restos de edificios tallados en roca, acrópolis y sobre todo, singulares obras hidráulicas, entre las que destacan las termas y un largo acueducto que llevaba el agua a las villae de los alrededores.

En Sádaba pordemos visitar (yo no pude hacerlo) el castillo, muy restaurado, obra militar austera de estilo cisterciense, erigido hacia 1223, de planta rectangular y altas murallas rodeadas por siete torreones. Al lado de Sádaba, se ubica el Mausoleo de los Atilios, familia local romana que enterraba sus muertos en este lugar.

En Loarre (Huesca) se encuentra un monumental castillo-monasterio románico, protegido en parte por su naturaleza en alto y en otra por las murallas exteriores salpicadas de 9 torreones semicirculares. El edificio consta de dos partes diferentes, el castillo propiamente dicho y el monasterio. Del primero destacan sus fuertes muros, la llamada Torre del Homenaje, la Torre de la Reina y la pequeña iglesia de SanCastillo de Loarreta María, de discreta construcción y utilizada por la guarnición. El monasterio, añadido en 1070, cuando una comunidad de monjes ocupó el castillo, es una síntesis del estilo mozárabe local y el incipiente románico europeo. La iglesia Mayor dedicada a San Pedro es impactante, con su portada de arcos de medio punto y capiteles de singular belleza. Esta fortaleza defendía la frontera aragonesa contra los musulmanes de Al-Andalus.

Cerca de Loarre, los Mallos de Riglos son unas formaciones geológicas de tipo mallo situadas en la localidad de Riglos, en la provincia de Huesca, unos 45 km al noroeste de Huesca capital, en las sierras del Prepirineo oscense. Son un paraíso para montañeros y escaladores.

Y para finalizar este apretado periplo, nos acercaremos a Navarra donde visité dos lugares emblemáticos navarros. El castillo de Javier es la cuna del patrono de Navarra, san Francisco Javier, que se fue a evangelizar las Indias Orientales hasta llegar al japón, donde realizó su principal misión. El castillo de Javier nació como torre de señales y vigilancia entre los siglos X y XI. En torno a esta Torre del Homenaje o San Miguel se fueron añadiendo estancias, quizás por la existencia del agua fresca de su aljibe. En 1516, seguramente como consecuencia de la anexión del reino de Navarra por Castilla, el Cardenal Cisneros ordenó arrasar los muros exteriores que rodeaban la fortaleza, desmochar las torres, cegar los fosos con las piedras de las almenas, inutilizar los matacanes y saeteras y destruir los puentes levadizos. En 1892 y 1952 se realizaron obras de restauración que le devolvieron su aspecto actual. Francisco nació en el castillo, propiedad de sus padres, María de Azpilicueta y Juan de Jaso el 7 de abril de 1506. Su padre era Doctor en Derecho y Presidente del Real Consejo. Su madre pertenecía a la nobleza local.

El Monasterio de Leyre tiene mucho que ver con el nacimiento de la monarquía navarra, y es uno de los conjuntos monásticos más importantes de España por su relevancia histórica y arquitectónica. En él está ubAbsides y torre del Monasterio de Leyreicado el panteón en el que yacen los primeros monarcas del reino de Pamplona. Lo que más me llamó la atención fue la cripta del monasterio. La cripta de Leyre no es una cripta al uso. No llega a ser subterránea ni hay evidencias de que se haya destinado nunca a ser un lugar de enterramiento. Destaca por sus dimensiones y altura, así como por sus grandes capiteles, que se alzan sobre pequeñas columnas. Fue construida para nivelar el terreno donde se alzaría la iglesia y servir como cimiento a la misma. La Porta Speciosa (puerta preciosa) es el pórtico que se construyó durante la primera ampliación de la iglesia original en el siglo XII. En ella hay constancia, de que trabajó el Maestro Esteban, autor de la puerta de las Platerías de la Catedral de Santiago de Compostela. La torre tiene forma cuadrangular, casi cuadrada, con ventanas de triple arquillo en todos sus costados. Estos arquillos están sostenidos por columnas simples, sin capiteles ni decoración. Los ábsides circulares tienen angostos ventanales y un alero. El ábside y la torre junto a las fachadas de los monasterios nuevo y viejo forman un armonioso conjunto que caracteriza el lugar, siendo uno los rincones más típicos del monasterio.

Y para concluir tan armonioso periplo, nos dimos una vuelta por una joya natural, la Foz de Lumbier, cercana a Leyre. Es un cañón excavado por el río Irati, constantemente sobrevolado por su nutrida población de buitres leonados. Dentro incluye también los restos de un puente que, según cuenta la leyenda, fue construido con ayuda del diablo, dos túneles que antaño atravesó el primer tren eléctrico de España, y la propia y espectacular estrecha garganta, declarada reserva natural.

© by Diego Salvador desde 2006