| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
La Meseta
 

- Medinaceli, Santa María de Huerta y Los Casares -

El Arco romano de triple arcada, único en España, es el símbolo de Medinaceli. Las hipótesis apuntan a que pudo ser erigido en el siglo I o el II de nuestra era, santo y seña de una Occilis, primero campamento y más tarde importante enlace en la vía entre Caesaraugusta (hoy día Zaragoza) y Emerita Augusta (actual Mérida). Tras el arco romano, calles empedradas y sinuosas dibujan restos del antiguo trazado urbano de época musulmana: callejuelas plagadas de casonas nobles y blasones, el Palacio de los Duques de Medinaceli y el del Marqués de Casablanca.

 

La Plaza Mayor se asienta sobre el antiguo foro romano, donde se halló un mosaico de grandes dimensiones, parte del cual se conserva en el Palacio Ducal. Lo mejor es callejear y descubrir la muralla que ya rodeaba la Occilis celtíbera y de la que se conservan algunos lienzos romanos junto al arco; los tramos medievales; la Puerta Arabe; el castillo (con el cementerio detrás), la colegiata del siglo XVI sobre la iglesia románica, el convento de Santa Isabel, donde las monjas elaboran repostería, el Beaterio de San Román, extraño edificio rectangular de origen no cristiano, quizá mezquita, quizá sinagoga.

El Monasterio soriano de Santa María de Huerta fue levantado en estilo cisterciense, por lo que se caracteriza por su sobriedad y su funcionalidad. Hoy en día sigue albergando una comunidad de monjes cistercienses. Las dependencias que se visitan son el refectorio, la cilla o bodega y la iglesia, típicamente cisterciense. La fachada occidental se compone de seis arquivoltas de decoración sencilla y un gran rosetón.

Cercano al pueblo de Riba de Saelices (Guadalajara) se encuentra la cueva de los Casares. Para visitarla hay que pedir cita al guía, ya que hay un cupo cerrado de seis personas como máximo por turno. La visita dura tres horas, y os aseguro que no tiene desperdicio, más por los comentarios de todo tipo del guía que por los grabados, difíciles de ver. La cueva contiene 168 grabados de hace unos 18.000 años. Es la única cueva en el mundo donde se representa una cópula de dos seres antropomorfos bajo la mirada de una hechicera con disfraz de mamut, pero hay que abstraerse un poco para comtemplar la escena. Esta y otras escenas, como la de una mujer embarazada, muestran un interés de los ancestrales habitantes del lugar por la fertilidad. Muchos de sus grabados han sido mutilados, puesto que no se han protegido convenientemente contra las agresiones. Los grabados rupestres están a unos 200 metros de la entrada.

 
© by Diego Salvador desde 2006