| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
La Meseta
 

- Cáceres, La Vera y Mérida -

El casco antiguo de la ciudad de Cáceres es un armonioso conjunto artístico-monumental amurallado formado por palacios, hermosas casas y edificios religiosos enlazados entre ellos con gran equilibrio. No en vano fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Entre los edificios más emblemáticos destaca el aljibe árabe bajo la casa de Las Veletas. Un paseo por el recinto amurallado, al comienzo de la noche de un comienzo de verano, con la ciudad antigua disfrazada de medioevo por los artesanos vestidos para la ocasión, no tiene parangón, pues uno se siente transportado al siglo XIII (por lo menos). En Trujillo encontramos la plaza Mayor, en la que podemos ver varios edificios monumentales como el palacio de los duques de San Carlos y la estatua de Pizarro, y dominando el conjunto, el castillo árabe asentado sobre un alto. El monasterio de Guadalupe tiene un claustro gótico-mudéjar y la fachada es de estilo gótico, de ladrillo recubierta de yeso. De Cáceres, partiendo hacia el norte llegamos al parque natural de Monfragüe, lugar ideal para la observación de aves, como buitres leonados, alimoches y águilas, que habitan las sierras hendidas por los ríos Tiétar y Tajo. De la época de la Reconquista queda el castillo de Monfragüe, y la curiosa aldea de Villareal de San Carlos fue fundada por Carlos III. El puente romano de Alcántara, población situada al noroeste de Cáceres, se considera una obra maestra de la ingeniería civil romana. En la misma localidad, podemos encontrar la iglesia de la casa prioral de San Benito, que posee una hermosa galería abierta de arcos renacentistas de la época de Carlos I.

El norte de la provincia cacereña es montañoso, pero antes de llegar a la comarca de La Vera, podemos pasear por las calles de Plasencia, ciudad amurallada y con una catedral "vieja", iniciada a fines del siglo XIV, con una magnífica entrada principal, provista de un rosetón, la catedral "nueva", iniciada un siglo más tarde. Plasencia da comienzo a la comarca de la Vera, situada en la parte más occidental de la sierra de Gredos. En el Monasterio de Yuste (cercano a la localidad de Cuacos) se retiró Carlos I después de abdicar. Los pueblos más característicos de esta comarca son Cuacos de Yuste, Garganta la Olla, Villanueva de la Vera, Jarandilla de la Vera y Jaraíz de la Vera. Los tres primeros son ejemplos de arquitectura popular, con plazas porticadas, calles con soportales y numerosas fuentes en una curiosa forma de globo pétreo. Jarandilla cuenta con el castillo de los Condes de Oropesa, hoy en día, parador nacional. Más al norte, lindando con Salamanca, se encuentra Hervás, en cuya zona noroeste se halla la bien conservada judería, de típicas calles estrechas y placas en hebreo.

En la provincia de Badajoz, una de las ciudades romanas mejor conservadas de España y antiguamente capital de la provincia lusitana, es Emerita Augusta (Mérida), actualmente capital de la Comunidad extremeña. Fue fundada en 25 A.C. para los veteranos romanos de las guerras hispánicas. Su sistema de alcantarillado en piedra aún pervive bajo el suelo de la moderna ciudad, diseñada según el trazado hipodámico, compuesto de manzanas regulares. Se conservan un gran circo, un anfiteatro, un teatro, y un templo dedicado al culto imperial. El puente romano sobre el río Guadiana todavía se encuentra en uso, y más construcciones acuáticas de las cuales quedan restos son los acueductos de los Milagros y San Lázaro y un dique en el lago Proserpina, que en su día fue un embalse creado por los ingenieros de obras públicas imperiales.

 
© by Diego Salvador desde 2006