| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
El Norte
 

- Asturias urbana -

La villa marinera de Luarca tiene un cementerio en un acantilado expuesto a los furiosos embates del mar y viejas casas blasonadas. Cercanas están las playas de Barayo (reserva de la Biosfera) y Otur, al pie de sendos acantilados. Avilés es centro siderúrgico de primer orden, pero también su casco antiguo conserva cierta monumentalidad. En el centro de Asturias se encuentra el cabo Peñas, el más septentrional de los del Cantábrico.

En la localidad de Coaña se sitúa el gran castro de "El Castelón", con restos de casas, piedras de moler, urnas funerarias, vestigios de una vía y recinto de ganado. Fue romanizado, encontrándose monedas romanas en el yacimiento, pero se considera una típica aldea céltica.

La capital del principado es Oviedo, en cuyo casco antiguo se admira la catedral románica, con la Cámara Santa y la Torre Vieja. En el cercano monte Naranco se localizan varios edificios prerrománicos, de estilo ramirense (s. IX): Santa María del Naranco, en origen palacio de Ramiro I, después ampliado y convertido en iglesia en el s.XIII, con habitaciones y baños en la planta principal y un gran vestíbulo en la planta superior con decoración de medallones, y San Miguel de Lillo, basílica cruciforme, con atención especial a las jambas de las puertas de acceso, con escenas circenses.

Gijón debe su origen a los campamentos militares romanos de la Legio IV Macedónica. De esa época se conservan termas, y después, en el s. VIII fue residencia de los reyes astures. El paseo por los alrededores del muelle, con la lonja de pescado y la multitud de tabernas es imprescindible.

En el concejo de Llanes, relieves y grabados de la Edad del Bronce: el ídolo de Peña Tú, figura antropomorfa y espada. Próximo a la playa de San Antolín, un monasterio, de construcción sencilla y sobria (ss. X-XII).

En Pimiango, una población asturiana ubicada junto a Cantabria, podemos acercarnos hasta la Cueva del Pindal, junto a un acantilado, con pinturas rupestres zoomorfas. En los alrededores, la iglesia de San Emeterio y una auténtica sorpresa: las ruinas del monasterio románico de Santa María de la Tina, misteriosamente inmersas en un espeso bosque atlántico.

Cangas de Onís tiene puente medieval sobre el río Sella. Bajo la ermita de Santa Cruz, se observa un dolmen con grabados. Próxima está la cueva del Buxú, con grabados y pinturas (15000 años), con dibujos tectiformes y naturalistas de venados, caballos, un rebeco y un bisonte.

En Ribadesella abundan edificios señoriales (ss. XVII-XVIII). La cueva de Tito Bustillo muestra una galería principal que culmina en una cámara en la habitó el hombre prehistórico. Se puede contemplar la figura de una gran caballo. Otra galería conduce a una amplia cámara de animales pintados: caballos y ciervos, un reno, en rojo, negro y violeta.

 

 

 

© by Diego Salvador desde 2006