| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Arqueologia

Idolo de Peña Tú
Neanderthales en Pinilla del Valle
Complutum
Estar en la gloria
Baños árabes en Ronda
Tumbas rupestres en la Demanda
La Alcazaba de Almería
Minas de hierro en Cabárceno
Poblado ibérico de San Antonio
La ciudad de Julióbriga
Cripta visigótica de San Antolín
El Monasterio de los Angeles
Alarcos medieval
Calatrava la Vieja
El Cerro de la Encantada
Cultura de los Millares
La Dehesa de la Oliva
Complutum
Paseo por el M.A.R.
Las Cogotas
Ulaca
La zona Arqueológica de La Cabrera
Necrópolis medieval de Sieteiglesias
El Convento de San Antonio
El Torreón de Arroyomolinos
Piedra Escrita de Cenicientos
Yacimiento de La Mezquita en Cadalso de los Vidrios
El Palacio de Villena en Cadalso de los Vidrios
La necrópolis visigoda de Colmenar Viejo
El puente de El Grajal
Alcalá la Vieja
Puente del Pasadero
Molinos y batanes de El Grajal
Castillo de Aulencia o Villafranca
El puente romano de El Berrueco
La ermita de Santa María de Valcamino
La necrópolis visigoda de La Cabrera
Los molinos del río Perales
El canal de Cabarrús
Presa del Gasco
Puente de Alcanzorla
La calzada romana de Galapagar
El Románico del Valle de Arán
Los poblados visigodos de Colmenar Viejo
Santa María de Melque
Un fenicio en el Teatro Cómico de Cádiz
Ruinas Santa María de Tina
Cueva del Pindal
Conjunto arqueológico de Carranque
Talavera la Vieja: La Augustobriga romana
San Juan de la Peña
Iglesia de San Caprasio
Las iglesias de Serrablo
Dolmen de Santa Elena
Fortín de Santa Elena

 

CRIPTA VISIGÓTICA DE SAN ANTOLÍN

La cripta de la catedral de Palencia contiene los restos arqueológicos de dos épocas: románica y visigoda. Delante del templo protorrománico, se halla la vieja capilla visigoda de mediados del siglo VII, edificada bajo el reinado de Wamba para guardar los restos del mártir San Antolín, noble galo-visigodo, traídos de Narbona a Hispania en 672 ó en 673 por el propio Wamba. Son los únicos restos de la catedral visigótica de Palencia.

Un arco descentrado conecta el espacio visigótico con la ampliación románica. Las ruinas visigóticas que albergaban los restos del mártir galo, fue el lugar elegido como sede episcopal de Palencia en época de Sancho el Mayor. Sancho reconstruyó Palencia e inició la construcción de su catedral, hito importante del Camino de Santiago, añadiendo a la cripta, en su extremo occidental, la nave protorrománico, consagrándose el nuevo edificio, ejemplo del primer románico castellano, a San Antolín con presencia del propio Rey y de varios obispos en el año 1035. Después la primitiva catedral fue sustituida por la gótica actual, pero conservando afortunadamente la cripta de dos salas.

La Cripta visigótica se encuadra en la llamada "tipología de soterraño". La planta es rectangular, irregular y alargada. Se levanta sobre varios arcos de herradura transversales, que parten del basamento lateral, habitual en los edificios soterraños. La cabecera está decorada con tres vanos de arcos de herradura visigodos muy pequeños, que descansan sobre dos columnas de fuste redondo con capiteles corintios de decoración floral, que descansan como el muro sobre un basamento corrido.

La cripta palentina visigoda muestra semejanza con la planta inferior de la Cámara Santa de Oviedo que, según su orden cronológico, estaría inspirada en la cripta de San Antolín. A su vez la cripta ovetense podría ser perfectamente el modelo para la posterior cripta protorrománica aneja a la visigoda de la catedral palentina. Las tres presentan una nave rectangular, completamente abovedada, con arcos fajones que refuerzan su estructura, seguramente la parte inferior de un edificio de doble planta, del tipo de Santa María del Naranco.

La "Cueva de San Antolín" reúne las características más significativas del mejor arte visigodo de finales del siglo VII: se edificó a base de sillares horizontales de gran tamaño y poco pulidos que recuerdan a Santa María de Melque; todos sus arcos son de herradura y la decoración de los capiteles de la testera se asemeja a otras piezas conocidas de los grupos emeritense y toledano.

El tipo de techumbre, con la nave cubierta con techo plano formado por baldosas de piedra que se apoyan sobre los tres arcos de herradura transversales y sobre los muros laterales, rectos y verticales, sin ningún tipo de abovedamiento, no tiene precedente en los monumentos que conocemos de esa época en España, pero era una solución arquitectónica habitual desde hacía varios siglos en Siria, tanto en monumentos paganos como cristianos. Seguramente separó dos plantas de un edificio. Indudablemente se trata de los restos de un edificio muy especial, construido con las mejores artes del siglo VII visigodo. Esta Iglesia mandada edificar por Wamba fue abandonada después de la invasión musulmana a partir de 711.

 

 

 

© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria