| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Arqueologia

Idolo de Peña Tú
Neanderthales en Pinilla del Valle
Complutum
Estar en la gloria
Baños árabes en Ronda
Tumbas rupestres en la Demanda
La Alcazaba de Almería
Minas de hierro en Cabárceno
Poblado ibérico de San Antonio
La ciudad de Julióbriga
Cripta visigótica de San Antolín
El Monasterio de los Angeles
Alarcos medieval
Calatrava la Vieja
El Cerro de la Encantada
Cultura de los Millares
La Dehesa de la Oliva
Complutum
Paseo por el M.A.R.
Las Cogotas
Ulaca
La zona Arqueológica de La Cabrera
Necrópolis medieval de Sieteiglesias
El Convento de San Antonio
El Torreón de Arroyomolinos
Piedra Escrita de Cenicientos
Yacimiento de La Mezquita en Cadalso de los Vidrios
El Palacio de Villena en Cadalso de los Vidrios
La necrópolis visigoda de Colmenar Viejo
El puente de El Grajal
Alcalá la Vieja
Puente del Pasadero
Molinos y batanes de El Grajal
Castillo de Aulencia o Villafranca
El puente romano de El Berrueco
La ermita de Santa María de Valcamino
La necrópolis visigoda de La Cabrera
Los molinos del río Perales
El canal de Cabarrús
Presa del Gasco
Puente de Alcanzorla
La calzada romana de Galapagar
El Románico del Valle de Arán
Los poblados visigodos de Colmenar Viejo
Santa María de Melque
Un fenicio en el Teatro Cómico de Cádiz
Ruinas Santa María de Tina
Cueva del Pindal
Conjunto arqueológico de Carranque
Talavera la Vieja: La Augustobriga romana
San Juan de la Peña
Iglesia de San Caprasio
Las iglesias de Serrablo
Dolmen de Santa Elena
Fortín de Santa Elena

 

 

CASTILLO DE AULENCIA O VILLAFRANCA

 

En sus cercanías está la base ESAC de la Agencia Espacial Europea. En la carretera a Valdemorillo, en la rotonda que lleva a la urbanización Villafranca del Castillo, tomar la salida hacia la ESAC. Una vez se llega a la Estación espacial, tomar una pista que sale a la derecha, y que bordea el espigón.

El castillo de Aulencia o Villafranca (Madrid) se encuentra ubicado en un espigón u horcajo dentro de una finca privada vallada, en el que confluyen el río Guadarrama y su principal tributario, el Aulencia. En este mismo lugar se encontraba un despoblado medieval denominado el Horcajo, que es nombrado en el Libro de la Montería de Alfonso XI (siglo XIV). Esta aldea mudó de nombre en el siglo XV y pasó a llamarse Villafranca. Esta aldea ha dado paso con el tiempo a una urbanización de chalets que se llama Villafranca del Castillo.

Este paraje constituye una de las áreas de mayor valor ecológico del Parque Regional del curso medio del río Guadarrama y su entorno, espacio natural protegido creado en el año 1999.

El primer dueño del que se tiene noticia es un tal García Hernández, según documentos del siglo XIV. Durante el siglo XV pasó a manos de D. Alonso Álvarez de Toledo, aristócrata feudatario de Juan II de Castilla, quien junto con su mujer fundó en 1450 un mayorazgo en la villa, y seguramente de esa época data la construcción de la fortaleza. La primera referencia al castillo es de 1494, del 10 de marzo, y fechado en Medina del Campo, que dice así: "para que el alcaide de Villafranca haga vida con su mujer y deje a su manceba". Un tirón de orejas al responsable del castillo y una llamada para que lleve una vida familiar políticamente correcta, y de paso dé ejemplo a los descarriados aldeanos. Los Núñez de Toledo, descendientes de los Álvarez de Toledo, ampliaron el edificio y levantaron un muro doble alrededor del núcleo principal.

El castillo continuó en manos de la misma familia hasta el siglo XVIII. En 1813, según testamento de Marqués de Gelo y Santamarca, considera el lugar despoblado. Algún tiempo después, se hizo con el paraje y dentro de él, con el castillo, el marqués de Sotomayor. La hija del marqués inventarió en 1844 el paraje, que según sus cuentas constaba de un caserío, unos viñedos, un chaparral y unos campos, valorados en 1.329.850 reales. Dadas las dificultades económicas que pasaba la familia del marqués, en 1868 tuvieron que vender estas tierras. Fernando Puig y Gilbert compró el castillo en 1880, pasando en 1918 a la familia Ballesteros, cuyos descendientes aún mantienen su propiedad .

Cuando la empresa Agromán inició la construcción de la estación espacial, trató de eliminar todas las bombas que habían quedado sin explotar en los alrededores, tras una exhaustiva búsqueda.

La fortaleza jugó un papel importante como reducto de una compañía soviética en la batalla de Brunete en 1937, utilizado como fortín, en función de lo cual sufrió graves desperfectos merced a los bombardeos que efectuaron las tropas franquistas a fin de desalojar a los defensores.

Su núcleo principal es de planta cuadrada, de unos 25 m de lado, con torres semicilíndricas ocupando los cuatro ángulos, y cuatro cilindros más en mitad de los lienzos del recinto exterior.

El elemento arquitectónico principal y más destacable es sin lugar a dudas la Torre del Homenaje, de 14 x 13 m de lado, y más de 20 m de alto, ubicada en lugar excéntrico del recinto amurallado. Consta de cuatro pisos. Solamente es accesible la planta baja, se compone de dos salas abovedadas y comunicadas entre sí, con accesos al patio de armas. Está rodeado por una barbacana o antemuro.

Las torres cilíndricas son macizas excepto las de los lienzos delantero y posterior. La torre cilíndrica del paño posterior da acceso al exterior del recinto principal, al espacio entre éste y la barbacana.

 

© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria