| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
El Norte
 

- Arqueología cántabra -

Parte del Valle de Asón se puede recorrer en una deliciosa marcha que transcurre en su final entre hayas hasta llegar al nacimiento del río Asón, con la impresionante cascada que forma en su salto al vacío, de más de 50 m. Esta excursión comienza en la localidad de Arredondo, que tiene como monumento principal una imponente iglesia neocláisca construida en 1860 a expensas de un indiano de la región, y escoltada por una descomunal torre cilíndrica. En los alrededores de Puente Viesgo, famoso por su balneario, se descubrieron a comienzos del siglo XX cuatro cuevas con arte rupestre paleolítico, de las cuales se pueden visitar actualmente la cueva de El Castillo, del que interesa destacar representaciones tectiformes y 35 manos en negativo sobre fondo rojo. la Cueva de las Monedas cuenta con figuras de renos, caballos, cabras y un bisonte.

A 9 km de Reinosa podemos visitar el poblado cántabro de Argüesa, reconstruido en parte de la Edad del Hierro. Un paseo entre las cabañas con techumbres de paja y paredes de madera, barro y piedra, nos acerca a la vida cotidiana de los pueblos norteños antes de la conquista romana. Sus reproducciones arquitectónicas e instrumentales son el resultado de rigurosos estudios históricos y arqueológicos, basados en vestigios documentados, en las descripiciones que aparecen en las fuentes grecorromanas y en la observación minuciosa de las construcciones autóctonas que se han mantenido vivas a los largo de los siglos, como el teito, la palloza o los chozos de los pastores, cuyas formas de vida se han mantenido prácticamente inmutables desde la Edad del Hierro hasta casi nuestros días. Una magnífica iniciativa que sirve para aprender arqueología de una manera práctica y divertida. Un excelente proyecto divulgativo.

En la pequeña localidad de Retortillo, se hallan las ruinas de la ciudad romana de Julióbriga, con restos de casas, villa romana y tumbas paleocristianas próximas.

La Cueva del Pendo, cercano a un acantilado atravesando Escobedo, contiene un solo panel con grabados, de los que el único descifrable es el que representa a dos pájaros con sus lomos superpuestos.

Y las más famosas pinturas rupestres hispanas, las de la Cueva de Altamira, ya definitivamente cerradas al público. Se puede visitar una magnífica reproducción in situ. Edificios que representan el románico cántabro, además de la colegiata de Santillana de Mar, son las pequeñas iglesias de Santa María de Yermo y Santa María de Cayón, sencilla iglesia en la que contrasta su austera portada con la abundancia de talla en canecillos y capiteles de la cabecera.

Aunque no exactamente representante de la arqueología cántabra, la Cueva del Soplao es una espectacular cavidad, célebre por sus formaciones de estalactitas y estalagmitas que se dispersan excéntricamente en todas direcciones, algo difícil de ver y en tan alta concentración como en esta gruta. Es un conjunto único. Fue descubierta a comienzos del siglo XX debido a la explotación minera de las minas de La Florida.

 

© by Diego Salvador desde 2006