| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Arqueologia

Idolo de Peña Tú
Neanderthales en Pinilla del Valle
Complutum
Estar en la gloria
Baños árabes en Ronda
Tumbas rupestres en la Demanda
La Alcazaba de Almería
Minas de hierro en Cabárceno
Poblado ibérico de San Antonio
La ciudad de Julióbriga
Cripta visigótica de San Antolín
El Monasterio de los Angeles
Alarcos medieval
Calatrava la Vieja
El Cerro de la Encantada
Cultura de los Millares
La Dehesa de la Oliva
Complutum
Paseo por el M.A.R.
Las Cogotas
Ulaca
La zona Arqueológica de La Cabrera
Necrópolis medieval de Sieteiglesias
El Convento de San Antonio
El Torreón de Arroyomolinos
Piedra Escrita de Cenicientos
Yacimiento de La Mezquita en Cadalso de los Vidrios
El Palacio de Villena en Cadalso de los Vidrios
La necrópolis visigoda de Colmenar Viejo
El puente de El Grajal
Alcalá la Vieja
Puente del Pasadero
Molinos y batanes de El Grajal
Castillo de Aulencia o Villafranca
El puente romano de El Berrueco
La ermita de Santa María de Valcamino
La necrópolis visigoda de La Cabrera
Los molinos del río Perales
El canal de Cabarrús
Presa del Gasco
Puente de Alcanzorla
La calzada romana de Galapagar
El Románico del Valle de Arán
Los poblados visigodos de Colmenar Viejo
Santa María de Melque
Un fenicio en el Teatro Cómico de Cádiz
Ruinas Santa María de Tina
Cueva del Pindal
Conjunto arqueológico de Carranque
Talavera la Vieja: La Augustobriga romana
San Juan de la Peña
Iglesia de San Caprasio
Las iglesias de Serrablo
Dolmen de Santa Elena
Fortín de Santa Elena

 

EL CANAL DE CABARRÚS

 

El mejor acceso para comenzar esta ruta, pues de una ruta con historia se trata, es dejar el vehículo en un desvío de tierra a la derecha, a 1,5 Km aproximadamente después de salir de Patones de Abajo y a unos 400 m antes de llegar al puente que salva el río Jarama y sobre el que transita la carretera a Uceda. Una hilera de chopos flanquea la vieja acequia.

El antiguo canal de Cabarrús tomaba el agua directamente del río Lozoya a la altura del actual PonPuente del canal de Cabarrústón de la Oliva, y desde la construcción de la presa a mediados del siglo XIX, con la entrada en funcionamiento del Canal de Isabel II, mediante una tubería que desciende desde el sifón de las Cuevas.

Tomamos el camino que bordea el canal de Cabarrús a la derecha. En un principio continuamos de forma paralela a la carretera que viene de Patones, pero poco a poco va girando hacia suroeste, alejándose de esta vía. El canal transcurre en este tramo casi perpendicular al río Jarama, que toma en el desvío donde hemos aparcado, una orientación (por el momento), decididamente meridional, hasta encontrarse con la sierra donde se asienta la villa de Uceda, que bordea tomando sentido oeste.

Si continuamos el camino paralelo al canal de Cabarrús, podemos comprobar que hay tramos de la acequia con restos de enlosado y de estructuras que permitían la apertura del canal y la entrada de agua en los campos colindantes. Estas estructuras de apertura no tienen por qué ser originarias de la época en que se construyó el canal, ya que ha debido sufrir algunas restauraciones, puesto que estuvo en servicio hasta 1880, cuando ya el Canal de Isabel II gestionaba su utilización para el regadío de las abundantes tierras de cultivo anejas a Patones de Arriba y Torremocha del Jarama. En varios tramos, la maleza invade los márgenes del viejo canal. A unos dos Km desde donde hemos empezado nuestra andadura, entramos en los arrabales de Patones, cruzamos un acueducto y llegamos hasta la casa del Guarda de la Cerrada, vieja dependencia del canal de Cabarrús, y actualmente reutilizada como albergue. En este punto, dejamos a mano derecha un pequeño parque infantil, y el tramo visible de la acequia en sí finaliza, al igual que la hilera de chopos a ambos lados del canal que veníamos siguiendo desde el inicio. El cauce desaparece, pero su teórica pCasa del Guardarolongación la podemos seguir por un camino vecinal asfaltado que se dirige hacia Torremocha del Jarama y que acaba en la carretera que une esta población con Uceda.

En este punto nos encontramos con nuevos vestigios de la obra hidráulica: un puente en muy buen estado de conservación y las ruinas de la casa del Puente de la Fábrica, que por la noche se pueden iluminar ya que tiene la infraestructura lumínica adecuada para ello. En los muros que resisten el paso del tiempo de esta casa del guarda, unas placas colocadas en 1995 por el Ayuntamiento de Torremocha, conmemoran la vida del canal de Cabarrús: 1797-1880, año en que las instalaciones fueron adquiridas a golpe de talonario por el Canal de Isabel II.

Cruzamos la carretera Torremocha-Uceda y continuamos de frente, por la vía pecuaria, que no abandonaremos hasta avistar la Casa de los Oficios, nuestro destino final. La pista de tierra nos deja en los restos del Puente de la Cañada y su correspondiente casa del guarda, a la salida de Torremocha. Desde el inicio de nuestro camino, habremos recorrido unos 4 km, siguiendo el cauce del canal, bien visible, bien el teórico que existió durante el siglo XIX. Los puentes que hemos encontrado, vestigios de la antigua acequia, de la que actualmente no hay ni rastro, siguen el sentido suroeste que tomó la vía desde que la iniciamos.

Continuamos por la pista asfaltada, y entre verdes cultivos, observamos en nuestra ruta hacia la restaurada Casa de los Oficios, una nueva caseta de guarda. Un poco más delante de este punto, siempre sin abandonar la pista asfaltada y bien señalizada, observamos de nuevo vagos vestigios de lo que constituyó el canal de Cabarrús, muy deteriorados, nada que ver con el firme trazado que observamos al comienzo del periplo. Continuamos siempre la pista en dirección suroeste, y a la izquierda, sobre un cerrete, nos encontramos con una edificación actualmente en funcionamiento, la casilla de Valdeperote, que responde a las necesidades de infraestructura del omnipresente Canal de Isabel II en la zona. En seguida encontramos restos de otro puente y su casa de guarda corrAcueductoespondiente, conocidos como La Orteguilla. Nuevas placas en las paredes que se mantienen en pie nos advierten de que en 1995 se ejecutó el Programa de Restauración del Canal de Cabarrús, a instancias del ayuntamiento de Torremocha.

Todos estos puentes que hemos visitado están construidos con muros de mampostería de piedra trabajada con mortero.

Dejamos la casa de Valdeperote a la derecha y a 0,5 km, encontramos la entrada a la finca privada de la Casa de los Oficios, antiguo edificio enorme, grande y de planta cuadrada, de factura neoclásica, y que formó parte también de las infraestructuras del Canal de Cabarrús. Enormes perros guardianes merodean en el interior de la finca, desanimando al intruso que tenga el valor de aproximarse. Este edificio fue construido por el Conde Cabarrús, a quien se debe la iniciativa de la construcción de todo el entramado que hemos visitado, a fin de mejorar la eficiencia del regadío en estas tierras. Era su residencia temporal para administrar las fincas de su propiedad existentes en la zona. Para llegar a la Casa de los Oficios, hemos recorrido la vía pecuaria denominada Colada de Araguz, que nos conduce de vuelta al casco urbano de Torremocha de Jarama.

En ese punto, se da por concluido la interesante ruta histórica del Canal de Cabarrús. Desconozco si el trazado del canal continuó en tiempos pasados a partir de la Casa de los Oficios. En total, se recorren aproximadamente 8 km desde el punto de partida y otros tantos de vuelta, en un paseo muy agradable entre grandes extensiones cultivadas.

Historia

El canal de Cabarrús fue una importante infraestructura hidráulica puesta en servicio para mejorar la eficacia de los regadíos en los municipios de Torrelaguna, Torremocha del Jarama, Uceda y Patones. Fue construido entre 1775 y 1799, y llegó a tener 12 kilómetros de longitud, tomando directamente el agua del río Lozoya.

El responsable de la iniciativa fue Francisco Cabarrús, quien encargó el desarrollo del proyecto a los ingenieros Carlos y Manuel Lemaur, hijos de Carlos Lemaur, el ingeniero del fallido diseño de la Presa del Gasco, cuyos restos podemos contemplar todavía en el río Guadarrama, muy próximos a la urbanización del Molino de la Hoz, en el término municipal de Galapagar. Cabarrús, financiero de origen francés muy aficionado a proyectos faraónicos, sobre todo de carácter fluvial, dirigió el Banco de San Carlos (primer banco nacional español y precursor del Banco de España), y fue uno de los prestamistas de la Corona española, que por ello le tuvo en gran estima.

La idea de trazar una acequia en el secarral existente al sur de la sierra de Patones, paAcequiartió del propio Cabarrús, con la intención de construir un canal artificial para mejorar los regadíos en los municipios anteriormente citados, aprovechando las aguas de los ríos Lozoya y Jarama, sobre todo del primero. El Conde Cabarrús, pues este cargo tenía en la corte de Carlos IV, se gastó unos 8 millones de reales en 25 años de duración del proyecto, pero en esos años tuvo la satisfacción de comprobar, como al calor de las infraestructuras edificadas, la comarca se cubría de campos de regadío, profusamente cultivados, donde antes sólo había secarrales. De la obra de ingeniería no sólo se benefició el conde, propietario de vastas extensiones de tierra en la región, sino también los agricultores de la zona. Incluso se creó un Reglamento de Regantes para los vecinos de Uceda, Torrelaguna, Patones y Torremocha, aprobado en 1790 por el rey Carlos IV. Como infraestructuras auxiliares a la propia acequia por donde circulaba el agua capturada en el punto en que actualmente se alza el impresionante Pontón de la Oliva (primera construcción que vio el nuevo proyecto diseñado por el Canal de Isabel II), se hicieron 12 puentes de piedra, cinco acueductos, y diez casas de guarda para los vigilantes del canal.

Cabarrús y los "Lemures" (los dos hermanos ingenieros) acordaron un pacto entre caballeros en 1796, por el que Carlos y Manuel ponían toda la carne y la fuerza de trabajo sobre el asador, y el acaudalado Cabarrús aportaba el dinero necesario para finalizar su canal, pues suyo era, no cabe duda. Era noble y rico, había ideado el proyecto, y tenía las tierras donde desarrollarlo. Tan sólo necesitaba la ayuda de un(os) experto(s) para ponerlo en práctica. Y ahí fue donde entraron en liza los hermanos Lamour. Pero como nada se hace gratis, se acordó que al finalizar la obra, las cuotas recaudadas a los regantes por el cobro del derecho de uso de la instalación, revertiría al propio financiero hasta completar el capital inicial y en ese momento y sólo en ése, los beneficios se repartirían a medias.

Cabarrús además mandó construir la Casa de Oficios en Torremocha (más acertadamente entre Torremocha y Torrelaguna, situada al final del camino de las Lomillas bajas, que desde el norte, procede de Torrelaguna), poniendo una vez más en práctica sus generosas (para la época y el lugar, sin duda) ideas ilustradas, pues sirvió para fomentar en la zona la educación como vía de impulso al desarrollo económico.

En 1797, cuando todavía no habían finalizado las obras de "su canal" (lo harían en 1799), Cabarrús partió a Holanda, enviado como embajador por Carlos IV. Durante el reinado del Rey Intruso (entre otros apodos no menos agradables), José I Bonaparte, fue ministro de Hacienda, formando parte de la corte de afrancesados españoles en los que se apoyó a su pesar el nuevo monarca. Falleció en 1810 en Sevilla, durante el ejercicio de su ministerio, por lo que no pudo ver como su obra poco a poco iba cayendo en desuso.

El canal dejó de regar la vega en 1822, año en que los agricultores abandonaron los cultivos de regadío, por resultarles evidentemente caros y en consecuencia, poco rentables, e introdujeron otros más apropiados para una zona de secano como ésta de la meseta castellana. El canal, que había sido diseñado y construido para dar servicio a cultivos de regadío, fue languideciendo, hasta su compra por el pujante Canal de Isabel II.

La llegada de las abundantes aguas del Lozoya vía canal de Cabarrús, incrementó sin duda la utilización de dos molinos existentes en los alrededores: el molino del Duque de Uceda, hoy desaparecido y el antiguo molino medieval, denominado "de la Madre de Dios". Este último, fue restaurado en infinidad de ocasiones, y recogía agua mediante un caz conectado con el canal de Cabarrús. A finales del siglo XIX fue transformado en una fábrica de harinas, y en la actualidad, es un bonito complejo hostelero.

 

© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria