| Inicio | Contacto | Viaje por España | Revista Historia | Biblioteconomía | Noticias carpetanas | Madrid críptico | Blog |
Revista de Arqueologia

Idolo de Peña Tú
Neanderthales en Pinilla del Valle
Complutum
Estar en la gloria
Baños árabes en Ronda
Tumbas rupestres en la Demanda
La Alcazaba de Almería
Minas de hierro en Cabárceno
Poblado ibérico de San Antonio
La ciudad de Julióbriga
Cripta visigótica de San Antolín
El Monasterio de los Angeles
Alarcos medieval
Calatrava la Vieja
El Cerro de la Encantada
Cultura de los Millares
La Dehesa de la Oliva
Complutum
Paseo por el M.A.R.
Las Cogotas
Ulaca
La zona Arqueológica de La Cabrera
Necrópolis medieval de Sieteiglesias
El Convento de San Antonio
El Torreón de Arroyomolinos
Piedra Escrita de Cenicientos
Yacimiento de La Mezquita en Cadalso de los Vidrios
El Palacio de Villena en Cadalso de los Vidrios
La necrópolis visigoda de Colmenar Viejo
El puente de El Grajal
Alcalá la Vieja
Puente del Pasadero
Molinos y batanes de El Grajal
Castillo de Aulencia o Villafranca
El puente romano de El Berrueco
La ermita de Santa María de Valcamino
La necrópolis visigoda de La Cabrera
Los molinos del río Perales
El canal de Cabarrús
Presa del Gasco
Puente de Alcanzorla
La calzada romana de Galapagar
El Románico del Valle de Arán
Los poblados visigodos de Colmenar Viejo
Santa María de Melque
Un fenicio en el Teatro Cómico de Cádiz
Ruinas Santa María de Tina
Cueva del Pindal
Conjunto arqueológico de Carranque
Talavera la Vieja: La Augustobriga romana
San Juan de la Peña
Iglesia de San Caprasio
Las iglesias de Serrablo
Dolmen de Santa Elena
Fortín de Santa Elena

 

EL ROMÁNICO DEL VALLE DE ARÁN

Voy a describir someramente las cinco iglesias principales del Valle de Arán, incrustado en un maravilloso paisaje de la alta montaña del Pirineo leridano. Los Pirineos están tan íntimamente ligados al Arte Románico que parece imposible concebirlos sin iglesias de este estilo arquitectónico tan rural y simbólico, puesto que son éstas, con sus altos campanarios, las que han dado un toque añadido de personalidad a sus valles. Pero cada valle tiene un estilo románico peculiar y bien diferenciado de los otros valles. En el Valle de Arán se construyen edificios románicos en el siglo XII y bien entrado el XIII, encontrando con frecuencia formas de transición al gótico.

La difícil comunicación de estos valles con el resto del territorio circundante propició la concentración en algunas poblaciones de un buen elenco de artesanos variados, de escultores, de pintores y de canteros que lograron crear, hombro con hombro, durante años, un estilo bastante definido y característico con sabor muy local. El Valle de Arán es un territorio con idiosincrasia propia, tanto por la orografía como por su habla aranesa. Su personalidad se refleja en sus construcciones religiosas, de las que las iglesias románicas son un ejemplo magnífico.

En Vielha/Viella se encuentra la iglesia de Sant Miqueu. Es una construcción de una sola nave cubierta por una bóveda de medio punto sostenida por arcos denominados "fajones", y encabezada por un sencillo ábside. La portada es de gran interés: consta de 5 arquivoltas apuntadas, que nos sumerge en la transición del Románico al Gótico. El arco de la puerta es semicicrcular, pero sobre él se sitúan las arquivoltas apuntadas. Los capiteles que sostienen las arquivoltas son de temática vegetal, mientras que el programa escultórico de las arquivoltas es de tema humano, con figuras en diferentes actitudes. También podemos observar un Juicio Final. En el interior del edificio se encuentra el famoso Crist de Mijaran (Medio Arán), escultura en madera de la que sólo se conserva hoy la parte superior del tronco y la cabeza.

Saliendo de Vielha en dirección Salardú, nos encotramos la iglesia de Sant Sernilh en Betrén. Es una iglesia construida en el siglo XII, pero fuertemente reformada en el siglo XIV, época de la que proceden sus ventanales góticos. La peculiaridad de esta pequeña iglesia rural son los tres ábsides de planta poligonal.

La iglesia de Sant Pèir en Escuñau tiene una pequeña portada que llama poderosamente la atención por concentrar en espacio tan reducido dos tipos de motivos: la cruz y el círculo, inscritos y superpuestos a veces el uno en el otro. La parte superior del cuerpo saliente está rematado por un interesantísimo friso con un crismón central y dos círculos con ocho pétalos y dos cruces inscritas en sendos círculos.

Salardú se encuentra en las estribaciones inferiores del Puerto de la Bonaigua. Su iglesia parroquial está dedicada a Sant Andreu, que data del siglo XIII. Su fábrica consta de tres naves con cuatro tramos rematados por tres ábsides no completamente semicirculares. En el exterior llama la atención unos poderosos arbotantes que pudieron sostener un desaparecido atrio. La portada consta de cinco arquivoltas de medio punto, que nos hablan de un estilo característicamente románico. El interior guarda el llamado Cristo de Salardú, una pequeña talla del Crucificado.

A pocos km de Francia, la iglesia de Santa María de Bosost es quizás la más interesante de todo el valle de Arán. Consta de tres naves rematadas en ábsides, una cornisa repleta de canecillos y un campanario cuadrado rematado por un agudo tejado octogonal, es lo más característico de Bosost. la portada septentrional guarda un Pantocrator con el tetramorfos (los 4 evangelistas), el sol y la luna. Esta iglesia es la más importante tanto por la calidad de sus tallas, como por su unidad simbólica. El tosco dinamismo impuesto a su obra por el Maestro de Bosost indica que Cristo es el Señor de todo lo creado, del espacio y del tiempo (aludidos en las tallas del "alfa" y "omega" de la portada meridional. Es un mensaje sencillo, pero perfectamente entendible para los hombres que habitaron y habitan tierras tan duras como las del Valle de Arán.

 

© by Diego Salvador desde 2006
Revista de Historia Medieval Revista de Historia Moderna Revista de Historia Contemporanea Revista del Mundo Actual Revista de Arqueologia Revista de Historia Antigua Revista de Prehistoria